En la Fiscalia General de la Nación.

Tras 49 minutos de cacheos y controles llegamos al despacho del Fiscal, Sr Iguarán, considerado por algunos pieza clave del conflicto que vive Colombia, al haberse convertido la Fiscalía en un instrumento de guerra, cuyo nombre hace estremecer a muchos ciudadanos, por la decisiva y estrecha relación con miles de injusticia personales y colectivas.

Al fiscal le acompañaron a la reunión tres de sus ayudantes operativas, encargadas nada menos que de relaciones internacionales y de derechos humanos. (una de ellas, esposa del presidente de Fedegán, el organismo de los ganaderos acusado multiples veces de creador y amparador de grupos paramilitares ).

La Comisión Asturiana comprobó sobre el terreno la figura dual que juega el fiscal general de Colombia, habil en el manejo diplomático, defensor en la palabra de los derechos humanos, al tiempo que figura clave en las acusaciones contra las organizaciones sociales y la criminalización y represión de las mismas.

En esa dualidad, y tras el escarceo también diplomático de la Delegación, permitió, al parecer de forma inédita, recuperar las cámaras y que hubiera grabación de la entrevista.

Ante esas cámaras, enfatizó el fiscal que de ninguna manera iba a permitir que ningún fiscal a su cargo persiguiera o judializara a ninguna organización social o de ddhh, intentando obviar los testimonios trasladados a l reunión por dos abogados de Justicia y Paz que le mostraron lo contrario.

Asimismo negó conocimiento alguno por el centenar y medio de jóvenes asesinados en Ciudad Bolivar el año pasado, y retó a mantener reunión al día siguiente si le traian testimonio en contrario. (al día siguiente, lo que hubo fue entrevista con el Sr Defensor del Pueblo, que en este tema aseveró que el Fiscal tenía de sobra Informes y datos entregados por la propia Defensoría sobre los asesinatos en Ciudad Bolivar..)

Frente a las numerosas investigaciones estancadas, en procesos de asesinato a dirigentes sociales, o a las Comunidades de Paz, el fiscal alegó con desparpajo que eran los grupos subversivos los que impedían el desarrollo las mismas.

Asimismo se permitió, (dentro de la señalada cortesía y tal vez por lo mismo sonara a mayor brutalidad), derivar responsabilidad en la investigación del asesinato de Luciano Romero, con la excusa de que todas las vias de investigación debian seguirse, (en alusión de la Delegación asturiana y de la familia de Luciano de que tal vez estaban tratando de nuevo culpar a la víctima, con artilugios de asunto pasional), y que también a él le habían matado varios fiscales..

La Delegación Asturiana dejó verbalmente establecido conocimiento de numerosos testimonios de violaciones, a los cuales se respondió genericamente o con negación de conocimiento,
Y los abogados de Justicia y Paz, que ya habián tenido dos entrevistas similares este año, reiteraron compromisos de la fiscalia incumplidos, en cuanto a la persecución a las Comunidades de Paz y la judialización de la Comisión de Justicia y Paz.