Campañas / Paramilitarismo

Paramilitares asesinaron a miembro de Comunidad de Paz

La Comunidad de Paz de San José de Apartadó, había denunciado previamente sobre las amenazas que paramilitares habían hecho sobre los miembros que la componen con la complicidad de la Policía y el Ejército. Un comunicado expedido por la misma Comunidad con fecha 13 de julio pasado, advertían que el día anterior sobre las 5.35 de la tarde, en el sitio conocido como Tierra Amarilla asolo 10 minutos de Apartadó sobre la carretera que conduce de este municipio antioqueño hasta San José, dos paramilitares con armas de fuego hicieron detener un vehículo de servicio público y luego de inspeccionar a los pasajeros ordenaron continuar la marcha, no sin antes advertirles, “Somos ‘Águilas Negras’ y vamos a controlar esta zona. Esa hijueputa Comunidad de Paz va a empezar a pagarla bien caro”.

El mismo día que se conoció la denuncia de la Comunidad de Paz, los paramilitares empezaron a materializar las amenazas, pues a las 12 y 15 minutos del 13 de julio, a cinco minutos de Apartadó, por la vía que conduce a San José, los criminales interceptaron el carro de servicio público en el que viajaba el líder social Dairo Torres, lo obligaron a bajar del vehículo, le ordenaron al conductor que prosiguiera la marcha y luego lo asesinaron.

El crimen fue perpetrado a menos de dos minutos del retén de la Policía, situado en el Mongolo a la salida de Apartadó. Según las acusaciones de la Comunidad, los dos asesinos fueron vistos sentados y conversando con los agentes de policía en el retén, tres horas antes del homicidio.

Dairo Torres era coordinador de la zona humanitaria de Alto Bonito, ubicada a cuatro horas de San Josesito. El líder venía trabajando con la comunidad desde el 2004 y según los campesinos, era un hombre íntegro, serio y responsable. “Era un líder que trabajaba incansablemente por las veredas. Participaba activamente en las asambleas y reuniones de la comunidad. Fue un artífice en el proceso del desarrollo comunitario”. Así lo recuerdan sus compañeros de lucha.

“Es un crimen de los paramilitares en total complicidad con la Policía. Ya veníamos dejando constancia de estos hechos sin que ninguna institución del Estado actuara en absoluto. Las amenazas de la Policía no se dejaron esperar y sus mensajeros de la muerte, los paramilitares, cumplieron las órdenes bastante rápido”, expresaron los campesinos.

156 fosas comunes

Una información suministrada por la Primera Brigada de Infantería de Marina, conocido el pasado 10 de julio, advirtió que funcionarios del DAS y de la unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía General hallaron tres fosas comunes con varias víctimas de grupos paramilitares en los municipios de Bajo Grande en El Carmen y Macayepo, departamento de Bolívar, así como en Aguacate, zona rural de San Onofre, Sucre. De acuerdo con información de las autoridades, los cuerpos encontrados pertenecen a víctimas de grupos de narco-paramilitares que han sembrado el horror en la zona y que los asesinaron en los primeros meses de1999. En las fosas comunes fueron encontrados los restos óseos de siete personas, tres de los cuales corresponden a Johnny Manuel Mercado, José Vicente Arias y José Luis Arias. Con estos últimos hallazgos, la cifra llega a 156.