Actualizado

Abril campesín

Cada 17 d’abril campesines y campesinos de tol mundu celebramos la llucha pola tierra, la defensa del territoriu y los derechos de les persones que producimos los nuestros alimentos en tol planeta. Y facémoslo en recuerdu d’otru 17 d’abril, el de 1996. Aquel día policíes militares brasileños abrieron fueu contra una marcha del Movimientu de los Sin Tierra de Brasil, en Eldorado dos Carajás, nel estáu de Pará. Diecinueve persones fueron asesinaes. El so crimen: lluchar pol derechu a la tierra.

La despoblación del mundu rural ye una realidá evidente. Cada vez hai menos campesines y campesinos, l’agricultura funciona como una industria más nel mercáu mundial, los alimentos recorren miles de kilómetros pa llegar a les nuestres meses. Dedíquense menos tierres a cultivar alimentos sanos y más a producir mercancíes barates, comida basura.

Les polítiques agraries y los Trataos de Llibre Comerciu -como’l TTIP o’l CETA- son una amenaza p’acabar colo poco que queda de les economíes locales, y cola soberanía de los pueblos. Les semientes tán suxetes a lleis de propiedá intelectual, y los procesos de mercantilización de la naturaleza convierten los alimentos n’activos financieros y, por tanto, receptores d’inversiones importantes, comercializables nel mercáu capitalista y suxetos a especulación.

Les campesines, que producimos la mayor parte de los alimentos que sostienen la nuestra vida, vemos cada vez más vulneraos los nuestros derechos básicos. Esta situación ta estrechamente relacionada con violaciones continuaes de los derechos humanos: expropiación de tierres y en dellos casos pola fuerza, discriminación y violencies machistes, dificultá d’accesu a la tierra, ingresos baxos y falta d’accesu a los medios de producción, protección social insuficiente y criminalización de los movimientos que defienden los derechos de les campesines y de les persones que trabayen nes zones rurales en tol mundu, como pasó en Gaza esti 30 de marzu, na celebración del Día de la Tierra. L’exércitu israelí acribilló a diecinueve persones indefenses y ferió a más de dos mil.

Asturies ye un casu d’esi procesu de destrucción al que se ve sometíu’l nuestru campu, como consecuencia d’unes polítiques agraries dictaes en despachos zarraos a miles de kilómetros. Les campesines asturianes desapaecen o sobreviven a base de grandes esfuerzos, l’aire del centru del nuestru país ye irrespirable, los pueblos destrúyense por abandonu, les quemes esfarrapen el territoriu, esmantélense les comunicaciones y tresportes públicos que xunten les zones rurales, en tanto que s’invierte n’autovíes y obres faraóniques qu’aíslen los pueblos. Multinacionales, como la canadiense Orvana Minerals (Orovalle), algamen concesiones nueves p’afuracar la tierra a la busca d’oru…

La Soberanía Alimentaria ye la única respuesta

La respuesta de les organizaciones campesines de tol mundu, xuntes na Vía Campesina, ye la llucha pola soberanía alimentaria, ye dicir, pol derechu de los pueblos a decidir cómo producir y distribuir los sos alimentos propios, garantizando l’alimentación sana y segura de toles persones. Esti derechu sostiénse nel trabayu de los campesinos y campesines, de les productores pequeñes y medianes, de les pescadores, de les pastores, de les indíxenes que son quien mantienen la producción d’alimentos basándose nos conocimientos tradicionales y na conservación de la biodiversidá.

Como en toles lluches, les muyeres son centrales tamién nesta. La soberanía alimentaria ye feminista porque tamos faciéndola posible la resistencia cotidiana de les muyeres que cuidamos los nuestros cuerpos y los nuestros territorios. Y por embargu, nun podemos ser les úniques responsables. Muyeres y homes tenemos qu’ocupanos de forma corresponsable de l’alimentación y de tolos trabayos asociaos al mantenimientu de la vida.

Pero son munchos los problemes a los que nos enfrentamos nesa llucha cotidiana: la falta de medios pa desenvolver el nuestru trabayu; los precios baxos de los productos agrícoles; la desvalorización de la vida nel campu; la falta de polítiques y incentivos qu’apoyen l’agricultura campesina, local y artesanal; la esistencia de lexislaciones adaptaes a la gran producción…

Por eso, p’avanzar hacia la Soberanía Alimentaria fáese fundamental l’apoyu decidíu a la producción agroecolóxica local. N’Asturies lleva años confirmándose una rede de productores pequeñes, dedicaes a l’agricultura y a la ganadería ecolóxiques, que, a pesar de les dificultaes crecientes, lluchamos por mantener unes formes de producción y de vida que nos permitan continuar nel campu, y siguir cultivando y cuidando los nuestros alimentos. Pero, pa que’l nuestru esfuerzu tenga resultaos, ye necesaria la implicación del restu de la sociedá al traviés del consumu responsable. Esto ye, consumir alimentos sanos, de cercanía y de variedaes autóctones. Alimentos compraos nos mercaos locales y nes tiendes de los nuestros barrios, producíos por campesinos y campesines que vivimos nel territoriu, que cuidamos de la nuestra contorna y, amás, mantenemos el mundu rural vivu, guardando les tradiciones culturales y los saberes populares. El consumu responsable tamién implica l’apoyu de la sociedá a les nuestres reivindicaciones y lluches, en definitiva, son les de toes.

Dende la Campaña Asturiana pola Soberanía Alimentaria sumámonos, un añu más, al llamamientu mundial de la Vía Campesina pa conmemorar el Día Internacional de les Lluches Campesines, y siguir trabayando pa reforzar la soberanía alimentaria, la llucha contra’l cambiu climáticu y la conservación de la biodiversidá. Y facemos nuestres les sos reivindicaciones.

¡Alimentamos los nuestros pueblos y construimos movimientu pa cambiar el mundu!
¡Contra’l saquéu del capital y l’imperiu, pola tierra y la soberanía de los nuestros pueblos!

17 d’abril, Día Internacional de les Lluches Campesines
Campaña Asturiana pola Soberanía Alimentaria


domingo 8- mercáu en Santolaya.

12. charra tresxénicos. CCAI Xixón. Santu Grial o caxa de Pandora , por Diego Bárcena Menéndez. Ecoloxistes n’Acción. 7,30

14. Refuerzu. Mercáu Llena. Actividá central. C/ Caba baxa. Música, comida, mural. Pola Soberanía Alimentaria. 11hrs.

16. Cine n’El Llanu-Xixón. 19,00. Berta Vive y Canción de Amor para Berta Cáceres.

20. mesa. En Cambalache-Uvieu. Mesa redonda. Leña contra el fuego: propuestas para la prevención de incendios forestales. 20hrs

21. mercáu La Llume- Xixón. Sábadu verde en Libélula Güerta-Avilés.

22. cine en Nava- la ruta del tomate . El Remediu 19,30.

28. mercáu social en Nava. 11 hrs.


LA RUTA DEL TOMATE from Transforma Films on Vimeo.


17 abril. Tiempos de Luchas Campesinas.

..Debemos invertir en programas de investigación agrícola que ayuden a la población a prepararse para eventos como los desastres naturales, las plagas y el cambio climático…

- En las experiencias, que están creciendo en Asturias, de producción agroecológica, y sus aliados naturales, los grupos de consumo, se precisa complementar y reforzar con la formación, técnica y política sobre los modelos de agricultura.

- La agricultura industrial que destruye el medio, participa del 50% del calentamiento global, favorece las mercancías kilométricas de comida chatarra, acapara tierras, fumiga millones de toneladas de agrotóxicos, impone monocultivos transgénicos, desbarata la biodiversidad , reproduce el esclavismo en el campo y nos envenena la vida.

- La agricultura campesina que “enfria” el planeta, es respetuosa con la biodiversidad, fortalece la economía local y los alimentos sanos y de proximidad, respeta y promueve la organización social comunitaria, permite un mundo rural vivo, y se relaciona con las consumidoras a través también de mercados locales y grupos de consumo. Y reafirma la vida digna en los territorios.

Este mes celebramos las luchas. Nos congratulamos de los logros.

Sin obviar las impunidades, por el crimen de ElDorado dos Carajás. Por los miles de asesinatos de campesinas, de campesinos organizados, de reclamantes de tierras robadas, de activistas indígenas, de ambientalistas en todo el mundo, de defensoras de la Tierra Madre, como Berta Cáceres en Honduras hace dos años. Como las campesinas y los pescadores de GAZA, masacrados por el ocupante militar ilegal israelí, amparado en el apartheid y la limpieza étnica, que destruye olivares, huertas y roba el agua palestina.

— En el día internacional de las luchas campesinas. Nada menos.

Hace 22 años un día como hoy estaban masacrando a 21 Sin Tierra en el estado de Pará en Brasil. 46 más quedaron heridos. Oscar Niemeyer hizo después sus esculturas para honrar a la campesinada, Y la Vía Campesina Internacional se hizo cargo de la fecha para conmemorar desde entonces las luchas, en todo el mundo.

Para poner en candelero y en la agenda política los Derechos del campesinado. https://viacampesina.net/downloads/PDF/SP-3.pdf
Para establecer metas futuras y presentes como el logro y construcción de la soberanía alimentaria.

Para incrementar las movilizaciones, ante los foros mundiales, ante los proyectos extractivistas, ante los monocultivos del desierto verde, ante los fabricantes de venenos, ante los acaparadores de tierras y los gobiernos que les son sumisos,

— Y reclamar y ensalzar y construir la agroecología, y la formación de cuadros sociales y políticos, y cultivar sano, y defender leyes, municipales, regionales, estatales, mundiales, para darle la vuelta a la dominación de las corporaciones que nos imponen comida basura, que se apoderan de la distribución de alimentos, que nos envenena la vida, los campos , los ríos, el océano y condenan al hambre masiva a cientos de millones de personas.

— El derecho de los pueblos a decidir cómo producir y distribuir sus propios alimentos, garantizando la alimentación de todas las personas se sostiene en el trabajo de los campesinos y campesinas, de las pequeñas y medianas productoras, de las pescadoras, de las pastoras, de las indígenas que son quienes mantienen la producción de alimentos basándose en los conocimientos tradicionales y en la conservación de la biodiversidad.

Eso, todo ello, es lo que difundimos, apoyamos, exigimos.

Reconociendo y visibilizando el papel de las mujeres en estas luchas.

Rechazando los Tratados llamados falsamente “de Libre Comercio” impuestos a los parlamentos y gobiernos por las transnacionales que amenazan con acabar con lo poco que queda de las economías locales y con lo poco que queda de las soberanías nacionales.
Paneles Informativos; Comercio Tratados y Soberanía

Propugnando el derecho a una vida digna en el campo y alianzas fértiles entre campo y ciudades.

Explicando sin descanso que el Agua, los bosques y semillas son patrimonio de los pueblos, y no se pueden privatizar.

Apoyando la creación de grupos de consumo por todas las geografías asturianas que a su vez fortalezcan a las campesinas y agricultores de cada zona y revaloricen nuestro mundo rural y los valores comunitarios.

Acompañando los derechos de los pueblos indígenas, campesinos, ribereños a sus territorios y a la integralidad de esos territorios que han sabido cuidar por milenios.

— Promoviendo el comercio justo, rechazando el racismo y el patriarcado, los transgénicos y los agro-tóxicos, así como la ideología supertóxica del capitalismo que destruye a las comunidades y al planeta.

Honrando la historia de resistencias y luchas de las y los campesinos de quienes somos orgullosamente agrodescendientes.

Contribuyendo, desde la responsabilidad y desde el afecto, desde la emoción y la organización, a las transformaciones profundas de la realidad injusta. (que en algunos lugares llaman el pachakuti).

Globalicemos la Lucha. Globalicemos la Esperanza.

Globalizar las luchas no es solamente una consigna de la Vía Campesina: supone una estrategia política de calado de un movimiento que tiene en la solidaridad y el internacionalismo buena parte de sus fortalezas.

Defender la tierra y honrar la Vida.

Viva la campesinada en todo el mundo.


BERTA VIVE (Honduras, 2016) from Terco Producciones on Vimeo.


Los movimientos campesinos, fuerza social internacional para recuperar la naturaleza.

Los movimientos campesinos se han convertido en la actualidad en uno de los movimientos sociales más importantes a nivel internacional, con la intención de volver a su cometido esencial de mantener el equilibrio de la naturaleza, perdido tras muchos años por la industrialización y el mercado globalizado, campesinado que como fuerza social y económica son una alternativa para las nuevas generaciones y a la supervivencia del planeta.

La Vía Campesina es una articulación que en la actualidad integra 200 millones de miembros y es la fuerza social más importante del mundo. También hay escuelas campesinas en nuestro estado, como la Universidad Rural Paulo Freire, en la Serranía de Ronda ,donde están tratando de recobrar los conocimientos, campesinos muchos de los cuales han desaparecido y que, a veces, solo mantienen ya las personas mayores.

El campesinado tiene una larga historia; se puede decir que es uno de los ejercicios más antiguos del mundo y tiene un trabajo esencial para conseguir un equilibrio con la naturaleza, lo que no quiere decir que no haya habido cambios en la historia del campesinado.

Reúne muchos valores, como el apoyo mutuo. En lugar de competir, tratan de hacer las cosas unidos y ayudarse las unas a los otros. Ha sido el campesino el que ha mantenido históricamente la riqueza de la tierra que tenemos, pero en 150 años se han destrozado los suelos por el uso de productos químicos, maquinaria, así como por los monocultivos.

Rescatar la biodiversidad, utilizar productos naturales para fertilizar y luchar contra las enfermedades, ayudar a que se mantenga un suelo rico, es muy importante en Europa, donde el suelo está destrozado por la agricultura industrial.

Antes, la tierra era un bien sagrado, que no pertenecía a nadie.

Ahora de nuevo hay una voluntad por parte de la gente de reclamar la tierra para trabajarla, pero como campesinos, no con agricultura industrial.

El futuro es el campo. La fuerza de la agricultura está en renovar sus propios recursos constantemente y es un futuro real para los jóvenes, para los que quieran ir a encontrar trabajo en el campo y buscar una plenitud que muchas veces no van a encontrar en las ciudades.

Una de las características del capitalismo es que la producción está dirigida únicamente para el mercado. Sin embargo, las dos terceras partes de la población que no come suficientemente vive en el campo, lo que quiere decir que si la gente trabajara para su autoconsumo se resolvería parte del hambre en el mundo.

Pero, aunque eso no es suficiente porque hay que alimentar también a las ciudades, si hubiera los suficientes campesinos que el campo requiere se podría dar de comer a todo el mundo, porque un billón de personas pasa hambre y otro billón de personas come mal.

(economista, socióloga , documentalista, Silvia Pérez-Vitoria.)

¡La ali­mentación es un derecho, no una mercancía!

¡Soberanía Alimentaria Ya!

¡Globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza!

Desde la Campaña asturiana pola soberanía alimentaria nos sumamos al llamamiento mundial de la Vía Campesina para conmemorar el Día Internacional de las Luchas Campesinas y continuar trabajando para reforzar la soberanía alimentaria, la lucha contra el cambio climático y la conservación de la biodiversidad.

Para continuar conservando, usando e intercambiando nuestras semillas. Para fortalecer la solidaridad con y entre las gentes campesinas.

Las campesinas, que producen la mayor parte de los alimentos que sostienen nuestra vida, ven vulnerados sus derechos básicos: expropiación de tierras, desalojos forzosos, discriminación de género, ausencia de derecho a la tierra y falta de desarrollo rural, bajos ingresos y falta de acceso a los medios de producción, protección social insuficiente y criminalización de los movimientos que defienden los derechos de las campesinas y de las personas que trabajan en las zonas rurales en todo el mundo. Asturies es un ejemplo de ese proceso de destrucción al que se ve sometido nuestro campo como consecuencia de unas políticas agrarias dictadas en despachos cerrados a miles de kilómetros.

Mientras la propaganda muestra una imagen de la Asturies verde y vendible del ‘paraíso natural’, los incendios asolan el territorio; las inversiones se piensan en función de autovías y obras faraónicas que aíslen los pueblos y permitan una huida más rápida en busca de otras alternativas de vida que aquí no parecen posibles.

La soberanía alimentaria es el derecho de los pueblos a decidir cómo producir y distribuir sus propios alimentos, garantizando la alimentación sana y segura de todas las personas. Este derecho se sostiene en el trabajo de los campesinos y campesinas, de las pequeñas y medianas productoras, de las pescadoras, de las pastoras, de las indíxenas que son quienes mantienen la producción de alimentos basándose en los conocimientos tradicionales y en la conservación de la biodiversidad. La soberanía alimentaria también es feminista porque la está haciendo posible la resistencia cotidiana de las mujeres que cuidan nuestros cuerpos y de nuestros territorios.

Muyeres y homes tenemos que ocuparnos de forma corresponsable de la alimentación y de todos los trabajos asociados al mantenimiento de la vida.
Pero no puede haber soberanía alimentaria sin un apoyo decidido a la producción agroecológica local.

En Asturies existe una red de pequeñas productoras, dedicadas a la agricultura y a la ganadería ecológicas, que a pesar de las dificultades crecientes luchan por mantener unas formas de producción y de vida que les permitan continuar en el campo y seguir cultivando y cuidando nuestros alimentos.

Sin embargo la falta de medios para desarrollar su trabajo, los bajos precios de los productos agrícolas y la desvalorización de la vida en el campo, la falta de políticas e incentivos que apoyen a la agricultura campesina y la existencia de legislaciones adaptadas a la gran producción que no favorecen la producción local y artesanal de alimentos, son algunos de los problemas a los que se enfrentan en esa lucha cotidiana.

El consumo responsable implica consumir alimentos sanos, de cercanía y de variedades autóctonas. Alimentos adquiridos en los mercados locales y en las tiendas de nuestros barrios y producidos por campesinos y campesinas que habitan el territorio y que cuidan de nuestro entorno. Además estos campesinos y campesinas mantienen el mundo rural vivo, custodiando las tradiciones culturales y los saberes populares. El consumo responsable también implica nuestro apoyo a sus reivindicaciones y sus luchas que son las nuestras.


"Una canción de amor" para Berta Cáceres from Entrepbs/Herriarte on Vimeo.