Maestros asesinados

Luto y rabia en el profesorado Hondureño.

La Delegación Asturiana de Observación a los DDHH en Honduras después del golpe, ha estado el domingo manteniendo diversas reuniones, con periodistas independientes, con el Centro de Mujeres, con excandidatos presidenciales, y ha acompañado ala familia del profesor asesinado en el duelo que sus compañeros realizan en la sede sindical de los maestros.

Leo, hermana del profesor fallecido, Roger Vallejo, ha pedido a la comisión contar todo lo que está ocurriendo aquí. Mi hermano era un hombre de bien, siempre ha estado ayudando a la gente. Siempre se ha mantenido muy ocupado y casi nunca podía ir a las marchas. Pero el día jueves sí fue, y la policía lo baleó.

Mientras estuvo herido, en el hospital, la policía siguió molestando. Yo soy enfermera, y la policía llegó por allí atemorizando, me decían que ellos podían disparar sin problemas. Sospechamos que de no haber estado allí su intención era ultimarlo. También llegaron a la casa, diciendo que había un robo en la vecindad, pero no la dejamos entrar, su intención era amedrentar. Yo no digo que el hombre (Zelaya) sea bueno, pero con el esto no pasaba. Ahora vemos policías y sentimos temor. Si tienen que contar esto, cuéntenlo.

Ayer, cuando salió de estar aquí en el duelo, al llegar a casa otro maestro fue asesinado con 35 puñaladas. Su nombre Martín Florencio Rivera.

En Comayagua también la policía persiguió a los manifestantes y resultó muerto otro profesor.

Somos diez hermanos, nuestra madre queda destrozada, el entierro lo haremos mañana en cuanto llegue un hermano que tenemos en Suiza. Allí tenía previsto viajar en vacaciones nuestro hermano Roger con su hijo de meses. Ahora ya no podrán..

La nuestra es una familia cristiana, muy humilde, Roger era el más pequeño, hizo grandes sacrificios para estudiar y graduarse, y ahora lo matan a los 38 años.

Supimos que el Presidente Zelaya envió un mensaje a la familia, pero los golpistas lo censuraron..

Antes el periodista Manuel Torres, editor también del periódico El Inventario, estuvo dando sus importantes reflexiones.

Aseguró que la clase empresarial hondureña ha sido autista frente a los reclamos sociales. Ellos hablan de “volver a la paz, la tranquilidad y la conciliación” como si eso hubiera existido alguna vez.. es una frase falsa en un país que no existe.

Contempló un escenario en donde la solución este determinada frente a la defenestración de Zelaya y la entronización de la extrema derecha.

El país que propaga en sus comerciales esa extrema derecha tiene índices de violencia similares a los de Medellín.

La corrupción ha sido el nexo para relevos entre políticos consolidado por el bipartidismo como forma de reparto donde los partidos pequeños también avalan este sistema.

Está demostrado que los grupos empresariales utilizan entre el 10 y el 20 % del presupuesto nacional en la corrupción.

Ello supone 800mil millones de lempiras para capitalizar poder.

La captura del estado lleva a que los empresarios sean presidentes, sin intermediarios.
12 grandes señores toman todas las decisiones, los Facussé, los Ferrari, los Cafi, los Rosental, los Canahuati…y tienen todos los medios de comunicación.

El Golpe de Estado se da a partir de los temores de la extrema derecha empresarial, extremadamente conservadora. Escogieron a Micheletti, más conocido por especialista en crear fuego, pero solo es un monigote.

El país ha sufrido una fractura, pero no una ruptura.

Si solo se resuelve formalmente la crisis, el modelo de corrupción continuará.

Todo golpe humilla y angustia.

Pero la sociedad hondureña ha pasado de la humillación inicial a una sensación de autoestima, con nuevas redes de resistencia, que debieran encauzarse hacia propuestas de transformación.

Tenemos otra Honduras, después del 28 de junio, Y en este nuevo escenario la cooperación internacional también debiera cambiar, para que la ciudadanía social no deje en manos de los políticos tradicionales las decisiones estratégicas.

Una cooperación que trata de combatir la pobreza, pero que no cuestiona el modelo que crea pobreza a manos llenas, está abocada al fracaso, y se vuelve una vergüenza.

El golpe de estado no es una catástrofe natural. No se acompaña por tanto con ayuda asistencial o humanitaria.

El cardenal que apoya ahora el golpe fue financiado con 100mil lempiras permanentes por Facussé. Pero también Zelaya le aportó millones.

El Opus y los neocatecumenos están muy presentes en el golpe. De todo el mundo llegan ahora eufóricos los gurús de la ultraderecha a Honduras.

Lo recomendable sería apoyar las propuestas de defensa de los derechos humanos, y los temas de reflexión y análisis.

La Solidaridad internacional generada con Honduras, es una de las fortalezas de la resistencia.