Presentado en la Semana Negra de Xixón el Informe Colombia

INFORME DE LA VISITA ASTURIANA DE VERIFICACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS A COLOMBIA.

“Es aberrante que España acoja a Alvaro Uribe” (Rafael Palacios)

La carpa de la Coordinadora de Ongs de Asturias fue el escenario en la noche del martes 12 de julio para la presentación del Informe de la Visita de Verificación de la situación de los derechos humanos en Colombia.

En la mesa estaban el Director de la Agencia Asturiana de Cooperación Internacional al Desarrollo, Rafael Palacios; el responsable de comunicaciones de Amnistía Internacional de Asturias, Francisco Javier López y las tres defensoras de los derechos humanos colombianas atendidas por el Programa de atención a víctimas de violaciones de los derechos humanos, Lola, Yolanda y Lida.

Entre el público asistente además de personas de diversos colectivos solidarios, alguna periodista y gente interesada que pasaba por allí, estaban también Javier Arjona de Soldepaz y Javier Orozco, quienes formaron parte de la delegación asturiana que viajó a Colombia.

Palacios al presentar el libro con el informe de la visita a Colombia realizada en marzo pasado, dijo que era aberrante que el gobierno de España acogiera al Presidente de Colombia Alvaro Uribe Vélez por su política represiva y violatoria de los derechos humanos y rechazó la posibilidad de que el gobierno español se convierta en portavoz ante la Unión Europea de un gobierno señalado y condenado por violar los derechos humanos. Además informó que era necesario hacer un seguimiento a los derechos humanos de Colombia y al efecto anuncia que en el 2006 viajará una Comisión Asturiana de Verificación compuesta por el gobierno de Asturias, representantes del Parlamento, Ayuntamientos e integrantes de organizaciones sociales y colectivos solidarios astures.

“España vendió un millón de euros en armas a Colombia en 2004” (Amnistía Internacional de Asturias).

Por su parte Amnistía Internacional valoró positivamente el compromiso demostrado por la Agencia Asturiana de Cooperación en la defensa y promoción de los derechos humanos de Colombia en contraste con el silencio del Rey y del Presidente del gobierno de España con motivo de la visita del Presidente de Colombia Alvaro Uribe Vélez. Puntualizó en la violencia sexual contra las mujeres y las niñas como parte del conflicto en ese país y denunció cómo la Cátedra UNESCO de la universidad de Barcelona encontró que el gobierno de España vendió más de un millón de euros en armas (misiles, torpedos, munición) al Ejército Nacional de Colombia ampliamente denunciado -y condenado por las masacres de Mapiripán y Santo Domingo- por violar masiva y sistemáticamente los derechos humanos.

“Uribe impone a plomo y cárcel un proyecto político de extrema derecha en Colombia” (Colectivo de Colombianas refugiadas en Asturias)

Las tres defensoras de los derechos humanos de Colombia acogidas en Asturias expresaron en su orden:

Yolanda: Uribe puso a Colombia en venta, vino a ofrecerla a las transnacionales de España y de Europa; las garantías a la inversión incluyen eliminar el estorbo de los campesinos ocupando territorios porque previamente los está desplazando mediante el terror.

Lola: hay una contra reforma agraria a favor de los latifundistas; hay abusos de la soldadesca contra mujeres y niñas; los paramilitares controlan varias cárceles donde presionan a los presos políticos a hacer delaciones o falsos testimonios, en algunos casos llegan a ejecutar a quien no se pasa a sus filas como ocurrió con el detenido Manuel Hernández asesinado el 28 de agosto del 04 en su celda de la cárcel Distrital de Barranquilla. Denuncia la persecución de jueces y paramilitares contra la organización campesina FENSUAGRO en la Costa Atlántica que tiene 2000 afiliados y 14 de cada cien están presos mediante montajes judiciales y testimonios falsos. Denuncia que hay agentes del Estado violando la ley obligando con amenazas de muerte a personas a testimoniar contra sus familiares presos. Señala que el problema no es sólo caer en la cárcel sino el asesinato de gran cantidad de presos tan pronto recuperan su libertad como le ocurrió al profesor de la Universidad del Atlántico Alfredo Correa de Andreis.

Lida presenta el informe 2004 sobre derechos humanos del Comité de Integración del Macizo Colombiano. Denuncia el asesinato del líder Enoc Samboní en diciembre de 2004 ejecutado para generar terror y desvertebrar la organización social a la que pertenecía; indica que en la región se pasó de la masacre indiscriminada de otros años a las muertes selectivas que tienen menos registro en la prensa pero surten el mismo efecto de destruir las organizaciones sociales. Denuncia como ejemplo de detenciones masivas y arbitrarias el caso del pueblo de Santa Rosa con 900 habitantes de los cuales la mitad fue desplazada y reemplazada por el Ejército y 120 más apresados de manera ilegal. Denuncia el desplazamiento forzado de 34.700 personas de los campos hacia la capital del Cauca, Popayán, que no tiene capacidad para atenderlos por lo que esta gente pasa a engrosar los cinturones de miseria urbana. Señala que el gobierno de Uribe incrementó el presupuesto para la guerra llevando al Estado al abandono de sus obligaciones sociales. Dice que la solidaridad internacional y las alertas tempranas de las comunidades han detenido masacres como se demuestra en el caso del pueblo de Bolívar-Cauca donde la alarma nacional e internacional disuadió a los paramilitares que se disponían a masacrar a la población civil.

“Ley de Justicia y Paz: mayor operación mundial de legalización de mafiosos y asesinos” (Javier Orozco)

El colombiano asistente a la charla indicó que el Presidente Uribe pretende que España “le compre” la Ley de Justicia y Paz aprobada el 22 de junio/04 por el Congreso de Colombia y señala que esta ley constituye la mayor operación mundial de legalización de la mafia pues garantiza que sus capos no sean investigados ni sancionados por los crímenes cometidos, sus riquezas mal habidas y las tierras despojadas a las campesinos también serían legalizados, pero además al recibir estatus político los jefes de la mafia y de los paramilitares se librarían de la extradición a los Estados Unidos por narcotráfico. Es una ley de impunidad y premio a los más grandes asesinos del hemisferio occidental sin que se garantice a las víctimas sus derechos a la verdad, la justicia y la reparación sin las cuales no serán posibles la reconciliación nacional y la paz, por lo que coincide en que recibir a Uribe en la sede del gobierno de España constituye toda una aberración.