INFORME DE LA DELEGACIÓN ASTURIANA PA PESCUDAR LA SITUACIÓN DE LOS DRECHOS HUMANOS EN COLOMBIA

MARZU 2005

 ENTAMU INFORME COLOMBIA

Dende l’añu 2001 el gobiernu d’Asturies vien desarrollando un programa p’atender a víctimes d’ataques a los drechos humanos en Colombia. Un programa que tien permitío acoyer temporalmente n’Asturies a venti homes y muyeres, sindicalistes y defensores de drechos humanos en Colombia y que tán en situación probada de peligru de muerte.

Fondamente esmolecíos pola situación de crisis permanente y ataque constante y sistemáticu a los drechos humanos y al drechu internacional humanitariu en Colombia, l’Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu, entamó del 28 de febreru al 12 de marzu una comisión pa pescudar el respetu a los drechos humanos; viaxó a dalgunes de les zones más conflictives del país, ente elles: Bogotá, San Juan de Sumapaz, Cali, Saravena y Cartagena de Indias, cola fin de conocer direutamente la situación de les víctimes del conflictu y ellaborar un informe onde se recuyena les sos demandes p’apurriles a les autoridaes colombianes, al parllamentu asturianu, al gobiernu y parllamentu español, al parllamentu européu, al Altu Comisionáu de les Naciones Xunies en Colombia y a la comunidá internacional en xeneral.

Esta Comisión mista, gobiernu y ONGD, taba formada por un representante de los movimientos sociales y ONGD asturianes, Javier Arjona; el coordinador del programa, Javier Orozco; y Rafael Palacios, como direutor de l’Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu y responsable políticu del gobiernu d’Asturies en materia de cooperación, solidaridá internacional y defensa y promoción de los drechos humanos.

L’esmolimientu pola situación que vive Colombia ye mayor entá, si se repara en que l’Estáu español ye’l segundu inversor en Colombia, tando’l so gobiernu acusáu bien de vegaes por forciar los drechos humanos. Poro, ye del too necesario perfacer un siguimientu y control de los fondos de la cooperación española, col oxetivu de que’l so destín nun seya la persecución política, la represión, l’incumplimientu de los drechos humanos y qu’acaben diendo a parar nes manes de los grupos paramilitares que, cada vez más, tán presentes en distintos niveles del Estáu colombianu y el so gobiernu.

Nesta visita institucional tuviérense entrevistes y aconceyamientos con autoridaes polítiques (gobernadores, alcaldes, conceyales, diputaos, senadores, personeros...), autoridaes militares y policiales (miembros del exércitu, la policía y los organismos de seguridá colombianos), partíos políticos, sindicatos, asociaciones de muyeres, asociaciones campesines, ONG, movimientos sociales, defensores de los drechos humanos, trabayadores de los medios de comunicación, escritores y ciudadanos y ciudadanes individuales.

Amás, hebo alcuentros col embaxador español en Colombia, Carlos Gómez Mújica, el defensor del pueblu colombianu, dr. Volmar Pérez y col direutor axuntu de la oficina en Colombia del Altu Comisionáu de les Naciones Xuníes pa los Drechos Humanos, Amerigo Incalcaterra.

Visitáronse ciudaes y aldees campesines y comprobóse de manera direuta l’innegable conflictu social, políticu y militar que vive Colombia dende hai 57 años na so última dómina, dende’l 9 d’abril de 1948.

El refugu social y políticu, la intolerancia y l’autoritarismu que vive Colombia son responsables direutos de los miles d’asesinatos, desapaiciones, encarcelamientos, exilios y amenaces que sufren los dirixentes de movimientos d’esquierda, activistes sociales, intelectuales y miembros de distintes confesiones relixoses. A esto hai qu’añader una situación de desigualdá social y marxinación que viven millones de persones, que nun tienen vivienda, nin accesu a comida, educación y sanidá.

El 64% de los más de 42 millones d’habitantes que tien Colombia vive na probitú y d’ellos el 34% ta per baxo la llinia de la miseria, según datos de la Contraloría Xeneral de la República nel so informe "Evaluación de la política social 2003", na so páxina 43. Hai más de 2´5 millones de persones esllarigaes pola violencia, 11 millones de persones sufren fame severa y el 21% de la población vive con un dólar diariu. Nuna situación grave de fame y desigualdá, el gobiernu colombianu ta privatizando la sanidá, la educación, l’agua y la enerxía eléctrica. El desemplegu ye superior al 40% de la población n’edá de trabayar, incluyendo a los que tán na "economía del rebuscu" o trabayu informal.

Un Estáu con 22.000 asesinatos nel añu 2003, según datos del "XI Informe del defensor del pueblu al congresu de Colombia", y 21.232 homicidios nel añu 2.004, según datos del Departamentu Nacional de Planiación de la República de Colombia, cantidá qu’arrebaten les organizaciones sociales, qu’afirmen que les cifres d’asesinatos son muncho mayores que les oficiales.

Onde menos de 1.000 families atropen el 70% de les meyores tierres en forma de llatifundiu ociosu y 1´5 millones de families campesines nun tienen tierra. Más de 40 millones de díes de gües (5 millones d’hectárees) de tierra de les comunidaes esllarigaes tán en manes de los paramilitares.

Los gastos del Estáu marchen nun 60% pa pagar los intereses de la delda esterna, el gastu militar y l’aparatu xudicial. Un presupuestu destináu a la guerra y non a la xusticia social. Un Estáu, Colombia, onde participa nes eleiciones menos del 28% del censu eleutoral.

Nesta visita la delegación recoyó denuncies y decatóse d’ataques a los drechos a la vida, a la integridá, a la llibertá y seguridá personales, al procesu afayadizu y a la vida privada ya intimidá, asina como a les llibertaes fundamentales de circulación, residencia, opinión y espresión.

La situación de los drechos humanos ye crítica. Recoyéronse denuncies d’execuciones estraxudiciales atribuyíes a miembros de la fuercia pública y exércitu; tortures y desapaiciones forciaes; denuncies de detenciones y allanamientos illegales por parte de miembros del exércitu y la fiscalía; casos de trafulcar pruebes y manipuliar testigos; rellación ente les fuercies de seguridá y paramilitares; y responsabilidá del Estáu por aición direuta ou omisión.

Recoyéronse denuncies qu’indiquen que la fiscalía dedica los sos principales esfuercios a xudicializar a los cabezaleros sociales y sindicales, en cuentes d’investigar les múltiples execuciones estraxudiciales, detenciones masives arbitraries y desapaiciones forciaes.

La falta d’independencia xudicial y la militarización de la xusticia provoquen un nivel d’impunidá del 98%. Amás, instituyóse una rede d’informantes a sueldu, más de 3 millones según el gobiernu, que, empara dineru, acusen ensin pruebes a cualquier persona pa que la detengan y la xulguen.

Denuncies graves por atrometer escontra los drechos económicos, sociales y culturales, sobre too pa los grupos y rexones más albentestate del país, y, en concreto, en cuantes al accesu, la disponibilidá, la permanencia y el gociu de los drechos al trabayu, a la educación, a la salú, a la vivienda y a la identidá cultural.

Recoyéronse denuncies a esgaya por incumplimientu del drechu internacional humanitariu, homicidios coleutivos, masacres y secuestros. Los actores armaos que participen nel conflictu, más que nada los grupos paramilitares, cometieron graves y numberosos delitos, como ataques a la población civil, ataques indiscriminaos, homicidios, masacres, secuestros, actos de terrorismu, esllarigamientos forciaos, utilización de mines antipersonales, allistamientu de menores, esclavitú y atentaos escontra la integridá y dignidá personal de muyeres y neñes, asina como actos de forciamientu sexual.

Munches midíes de proteición y prevención nun tienen valor porque autoridaes civiles y militares faen declaraciones públiques cuestionando la llexitimidá del llabor de los defensores de los drechos humanos y el trabayu de les sos organizaciones, calificándolos de "fachada política de la guerrilla", lo que ye un grave señalamientu, que los convierte n’oxetivu militar y ye causa d’asesinatos, desapaiciones, exilios y cárcel. Hai una clara intención de xudicializar y criminalizar a los movimientos sociales y a los defensores de los drechos humanos, acusándolos de "rebelión" pol fechu de pensar diferente y metiéndolos na cárcel ensin xuicios per llargues temporaes. En saliendo de la cárcel son asesinaos en munchos casos.

El gobiernu colombianu nun reconoz qu’hai conflictu políticu armáu, señala lo que denomina "amenaza terrorista" y ñega qu’en Colombia haya presos políticos.

Comprobóse la grave situación de riesgu de muerte na que s’alcuentren los defensores de los drechos humanos, sindicalistes, organizaciones de muyeres, de mocedá y estudiantes, líderes campesinos, autoridaes indíxenes y otros cabezaleros sociales, poles amenaces de los paramilitares.

Los propios mandos policiales reconocen que’l mayor númberu de sindicalistes asesinaos y amenazaos coincide colos momentos de conflictos llaborales. Constatáronse cambeos nes modalidaes d’execución estraxudicial: cométense en munchos casos con armes blanques p’atribuyiles a la delincuencia común y nun ser contabilizaes como crímenes políticos.

El númberu de persones esllarigaes pola violencia espoxigó y les comunidaes indíxena y afrocolombiana siguen siendo masacraes y echaes de los sos territorios.

Les muyeres, los neños, los periodistes, los alcaldes y conceyales, los miembros de la Unión Patriótica y del Partíu Comunista, y les persones discriminaes pola so orientación sexual, como homosexuales, lesbianes, bisexuales y transexuales, son, aínda, los grupos que sufren más atentaos a la so vida, a la so integridá física y a los sos drechos humanos.

L’Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu considera que la cultura de la paz ye un bien universal y que’l desarrollu y l’exerciciu de les llibertaes nun son posibles más que cuando hai paz y xusticia social. La resolución de conflictos ye una parte inxertada dientro los procesos de solidaridá internacional y, darréu d’ello, una parte imprescindible de la so actuación.

Poro, l’Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu trabaya pa favorecer iniciatives, tanto polítiques como de cooperación al desarrollu y de defensa de los drechos humanos y del drechu internacional humanitariu nos países en conflictu armáu; pa poder avanzar hacia una paz xusta y verdadera. La construcción de la paz y la xusticia social son exes tresversales na política asturiana de cooperación y, nesti sen, Colombia va recibir especial atención, al sufrir un conflictu políticu armáu, que supón una torga importante pal so desendolcu.

El métodu de la solución política ye’l meyor pa resolver el conflictu armáu que padez Colombia y algamar una paz con xusticia social, na cuala’l desarrollu humanu, la llibertá, la xusticia y la democracia seyan patrimoniu de tola sociedá y non privilexu d’unos pocos. Polo tanto, solo’l diálogu, la negociación y los alcuerdos humanitarios ente les partes, xunto cola verdá, la xusticia y la compensación, van trayer la paz y la xusticia social a Colombia.

La comisión asturiana pa pescudar la situación de los drechos humanos en Colombia presenta públicamente a la comunidá internacional esti informe de la so visita institucional, que va apurrir a les autoridaes colombianes, al parllamentu asturianu, al gobiernu y parllamentu español, al parllamentu européu, a la oficina en Colombia del Altu Comisionáu de les Naciones Xuníes pa los Drechos Humanos y al conxuntu del movimientu social colombianu.

 2. PRESENTACIÓN

Organismos internacionales y ONG coinciden en señalar que Colombia vive la peor crisis de los drechos humanos de tol hemisferiu occidental; Kenzo Oshima afirma que "Colombia pue convertise na mayor crisis humanitaria del mundiu". El gobiernu colombianu apequeña la crisis de los drechos humanos amosando reducciones nos índices de dalgunos de los incumplimientos. Sicasí, siguen siendo mui altos o cambiaron de modalidá.

L’atención nacional ta pendiente de la reeleición inmediata del presidente Álvaro Uribe Vélez y del procesu de negociación colos grupos paramilitares y non na crisis de los drechos humanos. Crisis que ye consecuencia d’un llargu conflictu social, políticu y militar que llamó l’atención de la comunidá internacional, tanto pol númberu de víctimes como pola so duración, 57 años na última dómina.

La comunidá autónoma del Principáu d’Asturies, sensible a esta realidá, vien desarrollando, per aciu de l’Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu, cola participación d’organizaciones sociales del Estáu español y de Colombia y dende l’añu 2001, un programa d’acoyimientu a víctimes de ataques a los drechos humanos cometíes en Colombia escontra sindicalistes y defensores de talos drechos.

El gobiernu asturianu acoyó a venti persones dientro del programa, pa protexer la so vida ya integridá física; presentaren de viva voz los sos testimonios y solicitaren, xunto coles sos organizaciones de base, la realización d’una visita oficial que comprobare los graves ataques a los drechos humanos y al drechu internacional humanitariu, los altos niveles d’impunidá, qu’espresare la so solidaridá coles víctimes y considerare la posibilidá de collaborar pa sucerner esti conflictu.

Como parte de la construcción d’una Asturies solidaria comprometida cola defensa de los drechos humanos, la delegación sopelexa’l presente informe énte los gobiernos y parllamentos d’Asturies, Estáu español y Xunión Europea, col envís d’agabitar na superación de les causes y les consecuencies del llargu conflictu colombianu, qu’amenaza con espardese per otros países d’América del Sur.

La delegación tevo formada pol sr. Rafael Palacios, direutor de l’Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu; Javier Arjona, de la ONG Soldepaz Pachakuti; y Javier Orozco, coordinador del programa asturianu d’atención a víctimes d’ataques a los drechos humanos, que tuvieron en Colombia ente’l 28 de febreru y el 12 de marzu de 2005.

Cola idea de percibir diverses realidaes y escuchar diverses opiniones, la delegación visitó varios departamentos y aconceyó con miembros d’organizaciones sociales, con autoridaes civiles y militares, con víctimes y col Altu Comisionáu de les Naciones Xuníes en Colombia pa los Drechos Humanos.

 3. OXETIVOS

Observar direutamente la situación de los drechos humanos en dalgunos departamentos de Colombia.

Informar de les sos constataciones a diverses instancies del Estáu español y de la Xunión Europea.

Cooperar en que se conoza esta realidá y cola promoción y proteición de los drechos humanos en Colombia.

 4. CONSTATACIONES

Delles misiones d’estudiu documentaren l’orixe, les razones y la permanencia de la situación de violencia en Colombia como productu de la escomanada desigualdá social, la resquiebra de la falta d’equidá, la probitú, desemplegu, l’arrequexamientu políticu, l’usu de la represión oficial como arbía pa gobernar y la violencia como forma d’apropiación del territoriu.

Según l’indicador oficial, el 64% de los 42 millones d’habitantes vive na probitú y d’ellos el 34% ta per baxo de la llinia de miseria. El 20% de la población más rico atropa’l 62% de los ingresos totales de la nación.

El Bancu Mundial da-y a Colombia’l tercer puestu ente los países con mayor desigualdá social d’América Llatina.

La Converxencia Nacional, Campesina, Indíxena y Negra (CNI) señala al llatifundiu como factor d’atrasu y de falta d’equidá, darréu que más de la metá de la tierra’l país ta en manes de menos del 1% de los propietarios, mentanto qu’un millón y mediu de families campesines nun tienen tierra.

Colombia presenta, xunto a les altes cifres d’ataques a los drechos humanos, un altu índiz de concentración de la propiedá industrial y rural. El "ingresu nacional" alcuéntrase en poder de poques families. Nel marcu del conflictu foi habiendo una mayor concentración de la propiedá de la tierra en manes de grupos paramilitares, narcotraficantes y empreses multinacionales. Diose hasta una situación que podría calificase como "contrarreforma agraria". Tierres axudicaes pol Estáu a families campesines de baxos recursos tornaren per métodos violentos a manes de neollatifundistes amparaos pol Estáu y exércitos privaos.

Estes situaciones d’inxusticia repercuten direutamente escontra los drechos de la población a la salú, la educación, la vivienda y la seguridá social. Les estadístiques oficiales nun incluyen indicadores importantes d’ataques a los drechos civiles y políticos, nin a los drechos económicos, sociales y culturales

L’Estáu colombianu soscribió, ente otros, el Pautu internacional de drechos civiles y políticos, el Pautu internacional de drechos económicos, sociales y culturales, la Convención americana de drechos humanos, les Convenciones de Xinebra y los sos protocolos amestaos, l’Estatutu de la Corte Penal Internacional, el Protocolu facultativu pal Pautu Internacional de drechos civiles y políticos, la Convención escontra la tortura y otros tratos o penes crueles, inhumanos o degradantes. Acordies cola constitución colombiana, estos pautos y convenciones soscritos habríen ser d’obligatoriu cumplimientu, inclusive baxo estaos d’esceición, y, en tou casu, deberíen imponese nel orde internu.

Asina y too, y a pesar de l’abondosa llexislación internacional roblada y de les normes internes, el país vive una situación de crisis humanitaria. Crisis agravada durante’l gobiernu d’Álvaro Uribe Vélez, qu’asumió la presidencia n’agostu del 2002, votáu pol 25% del censu eleutoral.

La so propuesta principal yera llograr la derrota militar de les guerrilles aplicando un conxuntu midíes conteníes na política de "seguridá democrática", alloñando les posibilidaes d’una salida política negociada de los conflictos social y militar, colo qu’encoyó tamién l’espaciu políticu pa l’aición de les organizaciones y sectores de la sociedá que trabayen pola paz, el respetu de los drechos humanos y el cumplimientu del drechu internacional humanitariu.

Un cambéu básicu foi la reestructuración militar, implicando a les fuercies armaes na llucha escontra’l narcotráficu empara de l’ayuda militar del gobiernu de Estaos Xuníos, per aciu del Plan Colombia. Estaos Xuníos sigue siendo l’actor estranxeru más influyente en Colombia. En 2004 apurrió más de 700 millones de dólares al gobiernu, fundamentalmente n’ayuda militar. Magar que’l 25 % de l’asistencia de seguridá incluyida nesti paquete ta arreyáu oficialmente a condiciones en materia de drechos humanos, éstes nun s’aplicaren: el total de l’ayuda sigue llegando a Colombia a pesar de que’l gobiernu nun rompió los llazos ente les fuercies armaes y los grupos paramilitares.

El Congresu d’Estaos Xuníos aprobó la duplicación de les sos tropes y un aumentu de los contratistes privaos d’esi país en Colombia pal añu 2005. Les tropes y los contratistes van ufrir apoyu loxísticu y entrenamientu a les fuercies armaes colombianes n’operaciones antinarcóticos y escontra la insurreición.

El gobiernu de Colombia cambió’l diálogu cola guerrilla por un modelu d’afondamientu de la guerra y de diálogos colos grupos paramilitares, que siguen espolletando. El gobiernu propónse llograr el control militar del territoriu baxo la condición d’arrezquilar les llibertaes y garantíes básiques de la población y el desconocimientu del drechu internacional humanitariu.

Mientres, les guerrilles pliéguense y amuesen capacidá de desestabilización, atacando n’ocasiones drechos de la población civil y normes del drechu internacional humanitariu.

Los grupos paramilitares, que van espoxigando en númberu y capacidá operativa, dedicáronse a los asesinatos selectivos y a los ataques sistemáticos escontra los cabezaleros sociales, al tiempu que pretenden que la llei d’alternatividá penal-yos garantice la impunidá dafechu, la conservación de los capitales y la tierra consiguío mediante la violencia y el narcotráficu y la reproducción per otres víes de la imposición qu’apliquen güei en munches rexones.

Colombia tien una amplia carta de drechos y garantíes conseñaos na so constitución política de 1991, pero una cosa son les normes y los sos preceutos sobre’l papel y otra les decisiones polítiques y les práutiques nel tarrén de los drechos humanos. De fechu, les consecuencies de les tresformaciones del conflictu y la política de guerra del gobiernu xeneraren un grave deterioru de les garantíes democrátiques y humanitaries del país.

El gobiernu entiende que la eleición popular autorízalu a entamar reformes antidemocrátiques, retrucaes por sectores sociales colombianos y pola comunidá internacional. Asina, asume que la busca de la seguridá trai apareyáu’l sacrificiu de los drechos humanos, de les instituciones democrátiques y del drechu internacional humanitariu.

La política de "seguridá democrática" enguedeya más a la población civil nel conflictu armáu. El presidente considera deber absolutu que la población civil dea collaboración militar a la fuercia pública. Pero, amás, considera a la población civil, xenérica y sistemáticamente, sospechosa de collaborar coles guerrilles, convirtiendo en dambes situaciones a la población civil n’enemigo y blanco d’ataques oficiales.

La situación de los drechos humanos en Colombia ye aínda crítica, yá que son constantes los ataques a los drechos civiles y políticos, y a los drechos económicos, sociales y culturales.

Hai una situación grave de valtamientu xeneralizáu de los drechos sociales, económicos y culturales en cuasi toles grandes ciudaes del país. La población esllarigao pola violencia abellúgase de la muerte en cinturones de miseria. Na comunidá Paraíso de Ciudad Bolívar en Bogotá, más de 55 mil persones viven ensin servicios públicos y ensin garantíes d’accesu a la educación o a la salú. Nel barriu La Candelaria de Cartagena de Indias, miles de persones viven en condiciones de miseria absoluta y marxinación, sobre l’agua apodrigañao de la Ciénaga de la Virgen. Estos dos llugares foron visitaos pola delegación asturiana.

Na mayoría de les ciudaes colombianes tán zarrando los programes d’apoyu a la población más probe, los llares infantiles, les escueles y hospitales públicos, los comedores comunitarios, pa destinar los recursos al pagu de la delda esterna y al incrementu de la fuercia pública.

SINTRAEMDES de Cartagena señala l’asesinatu de 17 de los sos afiliaos en tol país y el despidu de centenes de trabayadores por oponese a les privatizaciones de servicios públicos. Señalen qu’empreses estranxeres como Unión FENOSA y Agua de Barcelona tienen responsabilidaes direutes nos niveles de probitú de la población poles tases abusives que cobren pola enerxía eléctrica, acueductu, cantarelláu y pañar basura en ciudaes del Caribe colombianu, lo que provocó masives protestes de los usuarios, represión pola fuercia pública y dalgunes execuciones estraxudiciales.

De manera totalmente contradictoria, les agresiones a los drechos humanos y a les riqueces naturales apetecíes por inversionistes de grandes empreses, conviértense nos motivos fundamentales de l’atención internacional. Nun país con un contestu marcáu pola falta d’equidá, la violencia y el conflictu social y armáu internu.

Sicasí, el gobiernu colombianu ñega al traviés d’altos funcionarios qu’haya un conflictu social y armáu internu y atesterona en que namas qu’hai una amenaza terrorista escontra la sociedá colombiana, lo que repercute pa mal nos niveles de violencia política, nes polítiques públiques de seguridá, na observancia del drechu internacional humanitariu y nes posibilidaes d’iguar políticamente los conflictos.

Los términos "terrorista", "amigos de los terroristes" o "fachada política de los terroristes" tán siendo utilizaos indistintamente pol gobiernu pa referise a guerrilleros, defensores de los drechos humanos, sindicalistes, cabezaleros campesinos y populares o a quien señale la inxusticia social como causa orixinal de la confrontación social y militar, yá que taría xustificándoles.

Esti desdexu del drechu internacional humanitariu desobedez el principiu d’estremar ente combatientes y población civil, convierte a los defensores de drechos humanos y a los cabezaleros sociales n’oxetivu militar y, al mesmu tiempu, valta’l drechu fundamental a la llibertá d’opinión.

N’ocasiones ye’l propiu gobiernu o los altos mandos militares los que, ensin sanción disciplinaria por ello, incrementen los factores de riesgu al realizar declaraciones públiques que ponen en peligru a persones y organizaciones defensores de los drechos humanos o sindicales.

El propiu presidente Álvaro Uribe fixo por enllordiar la fuelga de los obreros del petroleu, les marches campesines ya indíxenes y, nel añu 2003, el llabor de les ONG internacionales y colombianes que trabayen polos drechos humanos mencionándoles como "voceres del terrorismu" y "traficantes de drechos humanos".

Nel 2004 de nuevo’l presidente colombianu arremete escontra los defensores de drechos humanos y refirióse a Amnistía Internacional y otres organizaciones como "cómplices culpables del terrorismu".

Pela so parte, l’altu mandu militar refirióse a les ONG asistentes a eventos internacionales sobre drechos humanos como "la diplomacia paralela de los grupos terroristes". Son constantes los señalamientos de mandos militares y grupos de paramilitares escontra líderes sociales y ONG como "amigos de la subversión o guerrilleros de civil".

Pela so parte, el coronel Medina, comandante del batallón mecanizáu Revéiz Pizarro de Saravena, refierse a les organizaciones sociales d’Arauca y los sos cabezaleros como persones plenamente identificaes que conformen un frente políticu y una escuela de subversión del ELN que son oxetivu militar pa "descastriar dende’l raigañu".

La definición de terrorismu según el Ministeriu de la Defensa ye "fechos nos que son usaos artefactos esplosivos de manera indiscriminada, atacando la vida de los non combatientes y los sos bienes", que son, en xeneral, actos atribuyíos a la guerrilla, pero dexa fuera les aiciones de los grupos paramilitares, responsables de la mayoría de les masacres escontra población civil, cometíes con crueldá p’axorizar y avacar rexones completes.

La ONU define terrorismu como "actos criminales con fines políticos concebíos o planiaos pa provocar un estáu de terror na población en xeneral, nun grupu de persones o en persones determinaes; son inxustificables en toles circunstancies, cualesquiera seyan les consideraciones polítiques, filosófiques, ideolóxiques, raciales, étniques, relixoses o de cualquier otra triba que se faigan valir pa xustificalos" .

Los crímenes de los que los movimientos sociales acusen al gobiernu y a les fuercies armaes colombianes encuallen cola definición que fai de terrorismu la ONU. Los movimientos sociales señalen responsabilidá, por aición o por omisión, del gobiernu y de les fuercies de seguridá del estáu, abellugando conductes que van dende la omisión del deber de curiar y garantizar los drechos humanos, hasta la participación direuta nes agresiones o nel cubrimientu o proteición de los sos autores.

Munchos de los abusos cometíos en Colombia son susceptibles de ser xulgaes pola Corte Penal Internacional, yá que se trata de crímenes escontra la humanidá pol so calter de graves, masivos y sistemáticos.

Les denuncies y les cifres de los informes de ONG, organizaciones sociales y organismos internacionales reconocen la gravedá de los ataques al drechu a la vida, a la integridá, a la llibertá y seguridá personales, al procesu afayadizu, al respetu de la vida privada y la intimidá, y tamién agresiones al drechu a llibertaes fundamentales como la de circulación, residencia, opinión y espresión.

La oficina en Bogotá del Altu Comisionáu de la ONU pa los drechos humanos rexistró nel 2004 un aumento de les denuncies d’execuciones estraxudiciales con responsabilidá de la fuercia pública o d’otros funcionarios; y siguen altes les cifres de tortures y desapaición forciada, asina como allanamientos illegales pol exércitu y la fiscalía. Hai numberosos casos de detenciones arbitraries o basaes en testigos y pruebes manipuliaes.

Y son altes les cifres d’amenaces y execuciones estraxudiciales de defensores de drechos humanos, incluyendo a sindicalistes, cabezaleros campesinos ya indíxenes, organizaciones de muyeres, estudiantes, comunidaes afrocolombianes, líderes cívicos cometíos sobre manera por grupos paramilitares; los mesmos grupos que, según la Defensoría del Pueblu, nun respetaren el cese de la llucha y fixeren masacres, esllarigamientos forciaos, homicidios selectivos y sistemáticos, secuestros, abusos sexuales, desapaiciones forciaes, amenaces, intimidaciones, desaposios.

Pasa de 200 el númberu de sindicalistes que foren asesinaos durante’l gobiernu d’Álvaro Uribe, según datos recopilaos pola Escuela Nacional Sindical, la mayoría d’ellos persones pertenecientes a la CUT. Toos esos crímenes tán impunes, incluyíu’l grave atentáu a Rafael Cabarcas, sindicalista de la USO-CUT, feríu col so escolta en marzu del 2005 en Cartagena.

La CUT de Valle y los sos sindicatos Sintra conceyu Yumbo, SINTRAIME, SINTRAUNICOL, SINTRAQUIM y les organizaciones CPDH y ANDAS denuncien graves fechos qu’atenten escontra los drechos humanos como: asesinatos de sindicalistes ente 1996 y 2003, persecución a campesinos de SINTRAGRICOVAL; a ún d’ellos asesináren-y en febreru del 2001 dos fíos y dos sobrinos, vive persiguíu entá y cola so familia esmaniada, ensin podelos axuntar pol peligru y porque quedaren ensin vivienda y ensin l’apoyu del Estáu.

Na finca San Pablo, 52 families campesines foron desapolinaes pola fuercia y les sos cases y tarecos quemaos durante una operación de la policía antigriesques y l’alcaldía del conceyu; el mesmu tratamientu recibieren los esllarigaos y otres persones que llevantaren les sos cabañes na finca Polo de Cali. Denuncien amenaces de muerte de grupos paramilitares en varios conceyos del valle del Cauca a los que s’opongan a la reeleición del presidente Uribe.

Los trabayadores universitarios de Cali denuncien l’asesinatu de 64 sindicalistes, profesores y estudiantes nos últimos años nel país, la desapaición de Gilberto Agudelo y les amenaces recientes del grupu paramilitar MASIN (Muerte a Sindicalistes) dientro de les universidaes públiques.

Ta claro que’l paramilitarismu espárdese y afítase y hai conocimientu nos órganos de la xusticia sobre les actividaes d’estos grupos en narcotráficu, contrabandu d’armes y les sos rellaciones con autoridaes civiles y militares en delles rexones.

N’agostu del 2004 y nos entamos del 2005 hebo dos graves violaciones de los drechos humanos escontra población civil y n’entrambes el gobiernu entainó a quitar les culpes a les fuercies militares.

N’agostu del 2004 tres sindicalistes de CUT Arauca foron deteníos nuna casa rural mientres taben dormiendo, sacárenlos de la vivienda y matárenlos; poques hores dempués el vicepresidente de la República y l’altu mandu militar informaron al país de que yeren guerrilleros daos de baxa en combate, situación que foi quien arrebater la comisión xudicial y de drechos humanos, que viaxó al llugar de los fechos y constató que se trataba d’una execución estraxudicial de persones civiles cometida por personal del batallón Revéiz Pizarro del Exércitu Nacional. Yá hai dalgunos militares procesaos pola autoría material d’estos delitos, pero nun s’estableció aínda l’autoría intelectual.

En febreru del 2005 ocurrió una apavoriante masacre de cuatro adultos y cuatro neños de la comunidá de paz de San José de Apartado, que dende fai años vien oponiéndose a la presencia de personal armao, de cualesquier fuercia, dientro de la so comunidá. Testigos d’estes execuciones y miembros de la ilesia señalen la participación direuta del exércitu colombianu nestos fechos, que’l gobiernu fixo por anubrir pa protexer a los autores intelectuales y a la institución militar.

Una fonte importante d’impunidá ye’l treslláu a la xurisdicción penal militar de la competencia de la xusticia ordinaria pa xulgar fechos graves d’ataques a los drechos humanos y de crímenes de guerra. Lo que nun fai otro qu’aumentar la corrupción interna y enxareyar más a la fuercia pública y a los funcionarios de la fiscalía colos grupos paramilitares.

Esta conducta concrétase nes denuncies de CUT Bolívar presentaes énte’l gobernador y les autoridaes militares del departamentu, nel sen de que les declaraciones de los testigos de crímenes delantre la fiscalía baxo secretu de sumariu, calistren darréu dende esti organismu a los grupos paramilitares, que proceden a asesinar testigos y escazar nes pruebes o facer que se suman.

La crisis de los drechos humanos dase metanes les midíes de "seguridá democrática" del gobiernu, que supunxeron l’aumentu de miembros del exércitu, soldaos profesionales, soldaos campesinos y policíes, col so respeutivu incrementu de movilidá y capacidá de respuesta.

Asina y too, en cada casu d’ataque a los drechos humanos con responsabilidá d’axentes públicos queda claro que’l poder en Colombia somete a la población civil con métodos indignos d’un Estáu de drechu.

Amás, el gobiernu reconoz qu’aumentaren enforma los informantes pagaos. Pero l’espoxigue de la presencia militar y policial o d’axentes civiles nun trexo la superación de la crisis humanitaria. Delles veces foi más bien fonte de mayor inseguridá de la población civil, como rescampló en Saravena (Arauca); o causa de pérdigues económiques importantes pa los campesinos por actos de saquiamientu, como la ocupación d’embelgues campesines ensin autorización, convertíes en base militar, o’l robu continuáu de ganáu mayor por parte de los militares en San Juan de Sumapaz (Bogotá D.C.)

Per tol país rexístrense denuncies escontra les autoridaes pola realización sistemática d’allanamientos y detenciones alministratives ensin fundamentu de prueba afayadizu. La xusticia ve escayer los sos procedimientos pol usu de testimonios falsos y pagaos, provinientes de denuncies anónimes, de persones desmovilizaes o con base n’informaciones atropaes pola intelixencia militar.

Les organizaciones integrantes de la Coordinación Colombia-Europa-Estaos Xuníos detallen que se fala de detenciones arbitraries porque nun hai base llegal que les xustifique y porque nun respeten el procesu obligatoriu, amás de que se cometen tortures de manera sistemática durante’l procesu de detención.

La mayoría de les detenciones masives danse n’operaciones de la fuercia pública basaes n’albidros o en señalamientos de xente atapao tres d’un capiellu.

La Comisión Interamericana de Drechos Humanos pronuncióse diciendo, referente a Colombia, que "el poder castigador del Estáu y el so aparatu de xusticia nun han ser manipuliaos cola fin d’acosar a los que tán dedicaos a actividaes llexítimes. Nesi sen la comisión recibió información y sigue atropando elementos de xuiciu sobre repetíes instancies nes que s’alega que se tien recurrío al emplegu de los llamaos "amagüestos xudiciales" cola fin de perxudicar o callar a defensores de drechos humanos que desarrollen, ente otres, xeres de documentar la situación de los drechos humanos, de defensa xudicial de persones acusaes, de representación de víctimes énte los tribunales o d’acompañamientu de comunidaes que tán en situación d’altu riesgu"

Tamién la ONU "condergó que, cola xida de lluchar escontra’l terrorismu, s’amenace a defensores de los drechos humanos y se ponga na mira a grupos fráxiles"

Varios miles de persones foren deteníes de manera masiva ya irregular. Centenares siguen en prisión en condiciones infrahumanes, ensin que se-yos probare delitu dalu, como ocurre coles preses polítiques de la cárcel del Buen Pastor, Luz Perly Córdoba, presidenta de l’Asociación Campesina d’Arauca; y Bricedit, enfermera del hospital y sindicalista de Saravena.

Otros cabezaleros sindicales, con inocencia non alteriada y que foron apresaos encontiándose en falsos testigos, tienen llibertá condicional o casa por cárcel, como Diógenes Contreras y Alonso Campiño, ex-funcionarios y sindicalistes del Institutu Colombianu de Reforma Agraria INCORA, presos nes sos viviendes de Saravena, onde tamién reciben visites por sorpresa de la fuercia pública pela nueche, poniéndolos en mayor peligru.

Munchos de los arrestos masivos, individuales y allanamientos entamaos pola Fiscalía Xeneral fixérense con base en testimonios falsos o ñicios pocos serios; emitiéronse documentos en blanco pa ordenar detenciones o tramitáronse en tando feches. Estos procedimientos irregulares afectaron a defensores de drechos humanos, sindicalistes y cabezaleros campesinos y cívicos.

Namás que’l 17% de los 259.400 apresamientos realizaos hasta’l 10 d’ochobre del 2004 tenía orde xudicial previa, en más de 205.000 casos l’arrestu fíxose en "flagrancia", que ye’l términu mal usáu pa xustificar detenciones basaes en simple sospecha, ensin investigación xudicial antemanada.

Hai estudios especializaos qu’amuesen cómo la xusticia va perdiendo principios básicos, como los d’independencia ya imparcialidá, respetu al procesu obligatoriu y a les garantíes xudiciales, y a presuponer inocencia antemanada.

L’abusu de poder qu’impliquen los apresamientos masivos y arbitrarios foi constatáu en toles rexones visitaes.

Tamién son abusu de poder y constituyen delitu los casos de tortura denunciaos durante’l tercer informe periódicu sobre Colombia, au s’espresaba esmolecimientu pola práutica de la tortura y los malos tratos exercida "de manera xeneralizada y davezu poles fuercies y cuerpos de seguridá del Estáu (…) tanto n’operaciones militares como fuera d’elles"

En rexones como Saravena, les denuncies d’ataques a drechos humanos queden impunes, nun acaben desanubriendo los fechos ya identificando a los responsables porque nun hai cuerpu téunicu d’investigación xudicial, xorrascando amás el tarrecimientu a declarar, yá que nun se llogra xusticia y sí nueves fontes de riesgu pa los pobladores y testigos.

La situación carcelaria ye caótica. Colombia tien 68.000 prisioneros, pero la capacidá carcelaria ye de 49.600 y hai problemes d’apetiguñamientu superiores al 100 % en cárceles de Bogotá, Arauca, Valledupar y otres, incluyíes les cárceles de muyeres de Bogotá, Cali y Popayán.

L’apetiguñamientu y les males condiciones de les cárceles, incluyida la visitada pola delegación, xunto con casos de tortures denunciaos en Valledupar y La Dorada (Caldas), puen ser consideraos como constitutivos de tratos crueles, inhumanos y degradantes, atentatorios escontra’l drechu internacional humanitariu.

Hai denuncies de febreru del 2005 sobre graves fechos de persecución a presos políticos na cárcel de La Picota de Bogotá consistentes en cuelmes, agresiones verbales, ataques a reclusos con perros policíes, amenaces de muerte y acosu permanente.

El nivel del conflictu militar y l’usu de la violencia p’arrampuñar territoriu por parte de los grupos paramilitares creo una población esllarigada, ensin censar, pero que ta cercana a los tres millones de persones, miles más tán acorripiaes o aisllaes en rexones onde los paramilitares y militares imponen severes llendes a la movilidá de les persones, al tresporte d’alimentos y melecines.

Pela so parte, la ONU y organizaciones como Amnistía Internacional, señalen a la guerrilla como responsable del delitu de secuestru de civiles con fines d’estorsión económica o de presión política, allistamientu de menores, usu de mines antipersonales, práutiques d’anticonceición y albuertu forciaes, homicidios de persones protexíes y, en concreto, d’autoridaes indíxenes, como’l mamo arhuaco de 70 años asesináu poles FARC en payares del 2004 na Sierra Nevada de Santa Marta, l’asesinatu d’un conceyal embera chami del resguardo de San Lorenzo en Río Sucio (Caldas) y un líder del pueblu guambianu.

Los pueblos indíxenes, inclusive los qu’esfruten de midíes preventives de la Comisión Interamericana de Drechos Humanos, CIDH-OEA, padecen execuciones estraxudiciales qu’amenacen la diversidá étnica y cultural del país. Sobre los sos territorios hai bombardeos, execuciones, allistamientu y guíes forciaos, bloqueos alimentarios, fumigaciones de cultivos illegales y de sobrevivencia, too ello especialmente sobre les árees onde’l gobiernu executa el Plan Patriota, diseñáu pa golpiar militarmente a les FARC.

Son los casos de los kankuamos, wiwas, emberas chami, koguis, guambianos, embera katio, paeces, awas, pastos y otros que, siendo grupos fráxiles no referente a los ataques a los sos drechos humanos, amás tán en situación d’altu riesgu de desañiciase como pueblos y cultures.

Un centenar d’indíxenes del pueblu embera katio mudaren hai varios meses a Bogotá y anguaño tán abellugaos na sede de la ONIC desixendo del gobiernu parar los asesinatos de los cabezaleros emberas ya iguar los estrozos ecolóxicos y sociales causaos pol banzáu d’Urrá, construyíu pola fuercia dientro del territoriu indíxena.

Tamién les comunidaes negres o afrocolombianes foren oxetu de xebradura y discriminación: tienen tases hasta tres vegaes más altes de desemplegu, probitú, mortalidá infantil y analfabetismu que les del restu de la población, nun siendo los indíxenes, y, magar llograren la titulación coleutiva de dalgunos territorios, nun puen esfrutalos pola presión de los grupos paramilitares al serviciu d’empreses multinacionales y d’empresarios de la palma d’aceite y de les esplotaciones madereres, que los van ocupando con violencia.

Atopáronse, amás, denuncies por ataques dende’l gobiernu a los drechos a la integridá personal, a la llibertá d’asociación, movilización y opinión, con base nel usu descomanáu de la fuercia oficial pa reprimir l’inconformismu y la movilización ciudadana, qu’en delles ocasiones foi penalizada por considerala delitu.

Ye menester conseñar el fechu de qu’otros delitos, como la desapaición forciada y los casos de tortures tán rexistraos con cifres menores que les reales, como pasa nos casos denunciaos en Bolívar y otros departamentos.

N’Arauca hai denuncies por tortures y posterior asesinatu de población civil na vereda Flor Amarilla, Piñalito y Cravo, cometíos por grupos paramilitares qu’actúen con llibertá y públicamente nun área de fuerte control militar (conceyu de Tame).

Tamién les muyeres son un grupu desamparáu, organizaciones como la Casa de la Muyer en Bogotá, la organización de muyeres esllarigaes de Cartagena y l’Asociación de Muyeres Campesines ya Indíxenes foren víctimes d’amenaces, execuciones, atentaos, ocupaciones paramilitares de les sos sedes.

Les muyeres padecen violaciones del drechu a la igualdá por estereotipos sexistes y por otres formes de violencia y discriminación, especialmente pol control que pretenden sobre les muyeres los grupos armaos. Los paramilitares engafentaren y convirtieren en causa d’execución estraxudicial y maltratu les conductes homosexuales.

Y sobre los sindicalistes, como grupu desamparáu, documentóse, pal 2004 y per aciu del Departamentu de Drechos Humanos de la Central Unitaria de Trabayadores, la cifra de 94 homicidios escontra los sos afiliaos y dirixentes, colos que se superen los 3.500 nos últimos quince años, el 99% na impunidá dafechu.

El 7 de marzu del 2005, mentanto la comisión asturiana aconceyaba con autoridaes civiles y militares de Saravena, mui cerca d’ellí, na vereda Corosito, sobre la carretera Tame-Fortul, onde actúa la empresa española Repsol, l’exércitu disparó escontra población civil que taba na vía publica, asesinando a cuatro persones y firiendo a siete más. La comunidá denunció qu’al día siguiente, durante los entierros, los militares metiérense con violencia nel funeral intentando llevar pola fuercia a testigos de la masacre.

La CUT y les ONG de drechos humanos de Bogotá coinciden en señalar que les execuciones estraxudiciales siguen y, delles vegaes, cométense con arma blanca pa faceles pasar por fechos de la delincuencia común, col oxetivu por parte del gobiernu d’evitar qu’espoxiguen les cifres d’homicidios con fines y motivaciones polítiques.

Ye’l casu del asesinatu sistemáticu de taxistes afiliaos a SINTRACONTAXCAR de Cartagena, cinco d’ellos asesinaos nuna sola nueche en fechos qu’asemeyen de la delincuencia común, pero que tienen de fondo la negativa de los taxistes a enguedeyase nel conflictu militar como vixilantes ya informantes de la fuercia pública.

El peligru qu’implica asumir el papel de dirixente sindical en Colombia quedó afitáu dafechu nes últimes sesiones añales de la Organización Internacional del Trabayu. El riesgu de ser asesinaos sindicalistes y defensores de los drechos humanos ta llevándolos a l’autocensura de la so espresión y a amenorgar les sos actividaes, afeutando a drechos y llibertaes fundamentales de los trabayadores y la población.

En Cali los sindicatos de la Central Unitaria de Trabayadores CUT seición Valle y en particular SINTRAEMCALI denunciaren una operación secreta con participación d’oficiales del exércitu llamada "operación cuélebre", destinada a atropar información pa executar sindicalistes, defensores de los drechos humanos y cabezaleros políticos de la esquierda opositora, por parte d’una empresa arreyada a EMCALI y militares d’altu rangu.

N’Arauca’l gobiernu de los Estaos Xuníos consideró qu’hai intereses mui sensibles y, darréu, llogró que’l gobiernu colombianu unviare tropa de la Brigada 18 y fuercies especiales pa "entrenar soldaos colombianos en táutiques escontra la insurreición pa defender l’oleoductu Caño Limón-Coveñas de los ataques de los grupos irregulares qu’actúen na zona".

Esti oleoductu pertenez a la empresa multinacional d’orixe norteamericanu Occidental Petroleum Co., conocida como la Oxy. Pa defender los sos intereses aportaren a la zona decenes d’instructores militares d’Estaos Xuníos, coincidiendo con graves y masivos ataques a los drechos fundamentales de la población d’Arauca.

Los familiares de les persones civiles y militares reteníes pola guerrilla vienen quexándose de l’ausencia de voluntá política del gobiernu Uribe p’alcordar coles FARC les condiciones d’un cambéu humanitariu de reteníos por guerrilleros presos.

La población infantil na so mayoría nun esfruta de los drechos del neñu/a poles carencies n’inversión del Estáu y pol estáu de probitú o miseria de les sos families. D’un millón de guah.es trabayadores en Colombia, la metá nun tien accesu a educación básica. En dalgunes rexones encismen a los menores p’allistase nes guerrilles o nos grupos paramilitares, y los militares úsenlos en campañes psicolóxiques, como la denominada "soldaos per un día", cuando nun ye qu’ocupen les escueles y les convierten en campamentos militares, poniendo n’altu riesgu a escolinos y mayestros.

En febreru del 2005 agravóse la situación d’amenaces escontra sindicalistes de la CUT, ente ellos Domingo Tovar, del Departamentu Nacional de Drechos Humanos. Los grupos paramilitares vienen amenazando de muerte a dirixentes d’USO Cartaxena, CUT Bolívar, CUT Huila (Francisco Barreto), SINALTRAINAL (Duvan Vélez), y saltó l’alarma al sabese d’un aconceyamientu esti añu en Cerritos (Valle) ente empresarios, políticos y miembros de la fuercia publica pa planificar los asesinatos de sindicalistes opuestos a la llegalización de los grupos paramilitares en rexones como Bolívar, Bogotá, Cali, Medellín y otres ciudaes.

Tamién se conocieren les amenaces de muerte llanzaes en febreru del 2005 pol grupu Capital de los paramilitares escontra cuatro líderes de la Converxencia Nacional Campesina, Indíxena y Negra.

FENSUAGRO-CUT vien denunciando una operación d’estermín escontra los sos afiliaos y dirixentes basada en detenciones masives y arbitraries, amenaces y l’asesinatu de cabezaleros en varies rexones durante el 2004

La población que vieno de pueblos indíxenes del departamentu del Tolima, n’aconceyamientu cola delegación asturiana, presentó denuncies y pruebes de graves violaciones de los drechos humanos consistentes en: l’asesinatu de 126 persones en seis meses, la mayoría d’elles por persecución política de los indíxenes por organizar los sos propios movimientos políticos d’oposición y algamar mayoría nos órganos de los conceyos, ocupaos polos caciques llocales, les masacres de campesinos nes orielles del ríu Saldaña, onde hai xacimientos d’oru y petroleu.

En Bogotá hai cientos d’indíxenes esllarigaos del sur del Tolima en situación d’estremu desamparu, yá que son arrodiaos y acosaos nos sos llugares d’asentamientu pola fuercia pública. Dellos, qu’optaren por tornar a los sos abellugos yá fueron asesinaos a pesar de les promeses del gobiernu de curiar de la so vida.

Tamién hai otres denuncies de les organizaciones sociales d’Arauca rellacionaes col dañu al mediu ambiente producíu nes esplotaciones petroleres de Repsol y Oxy n’Arauca y Casanare. Nesti últimu departamentu hacia 800 mil díes de gües (100 mil hectárees) de tierra de los campesinos tendríen pasao per aciu la violencia a manes de los paramilitares, y otres tierres taríen afectaes poles fumigaciones masives con glifosfatu (defoliante químico que s’asperxa dende aviones sobre cultivos illegales y sobre los cultivos de sobrevivencia de campesinos ya indíxenes).

L’Asociación Campesina d’Arauca, que tien midíes preventives de la CIDH-OEA pa curiar d’ellos, denuncia al Exércitu Nacional pola práutica de bloqueos alimentarios en rexones completes, la realización de censos illegales au apunten a la población civil, saquen semeyes y, al pocu tiempu, dalgunes persones conseñaes son asesinaes.

L’asociación d’educadores d’Arauca, ASEDAR, denuncia al coronel Medina, del exércitu en Saravena, por facer declaraciones públiques que los ponen en peligru; y al gobernador d’Arauca por pone-yos el nomatu de "terroristes" a les ONG d’Europa que faen siguimientu de los ataques a drechos humanos n’Arauca. Denuncien l’asesinatu de cuatro de los sos afiliaos, les amenaces a munchos otros, los tresllaos forciaos a sitios de trabayu, onde dempués son atopaos y asesinaos. Temen la próxima campaña eleutoral, porque nesa situación aumenten les execuciones estraxudiciales y les detenciones masives de candidatos de la oposición al gobiernu.

Mentanto, la personera del conceyu de Saravena, n’abierta contradicción colos testimonios de la población civil y les organizaciones sociales, reconoz solo a la guerrilla como autora de les violaciones de los drechos humanos na llocalidá, y l’alcalde señala que les violaciones provienen de tres sectores: paramilitares, fuercia pública y guerrilles.

Son varios los estamentos internacionales del ámbitu de los drechos humanos que comparten la preocupación pola que señalen como "la peor traxedia humanitaria del hemisferiu occidental".

LA PREOCUPACIÓN INTERNACIONAL

La ONU tien una oficina especial en Bogotá dende 1996 dedicada a observar la situación de los drechos humanos y nel añu 2004 unvió al país al subsecretariu xeneral p’asuntos humanitarios y tamién dos rellatores especiales: el rellator especial pa la situación de los drechos humanos y les llibertaes fundamentales de los indíxenes y el rellator especial pa la promoción y proteición del drechu a la llibertá d’opinión y d’espresión.

Nel mesmu añu y en rellación cola situación de los drechos humanos, el gobiernu de Colombia tevo que comparecer delantre la Comisión de Drechos Humanos de la OIT poles execuciones estraxudiciales de sindicalistes, mientres que les ONG defensores de los drechos humanos redactaben los sos informes señalando la crisis de los drechos humanos y les responsabilidaes del Estáu por aición ou omisión.

La crisis de los drechos humanos y la presión internacional llevaron al gobiernu colombianu a asumir en Xinebra n’abril del 2004 los 27 encamientos del Altu Comisionáu de Naciones Xuníes pa los drechos humanos, que traten sobre seis temes: prevención y proteición; conflictu armáu internu; estáu de drechu ya impunidá; polítiques económiques y sociales; promoción d’una cultura de drechos humanos; asesoramientu y cooperación téunica del Altu Comisionáu pa los drechos humanos.

Estos encamientos tuvieren pocu desarrollu práuticu y, en delles ocasiones, les midíes que’l gobiernu tomó son abiertamente contraries, como pasa cola llucha precaria, cuasi simbólica, escontra’l paramilitarismu y escontra les sos estructures económiques y polítiques, incluyendo les rellaciones ente estos grupos, la fuercia pública y otros servidores públicos.

 5. CONCLUSIONES Y ENCAMIENTOS

El conflictu políticu armáu colombianu tien como fondu la falta d’equidá, el refugu social y políticu, la represión como preséu de gobernabilidá y la violencia como mediu p’atropar riqueza y territoriu.

La respuesta del gobiernu a l’actividá llexítima de los movimientos sociales vien siendo la represiva y militar, esguilando nos niveles d’enfrentamientu, enguedeyando a la población civil nel conflictu militar coles consiguientes agresiones masives y sistemátiques a los sos drechos humanos.

Los grupos paramilitares nun respetaren l’altu’l fueu durante los sos diálogos col gobiernu y la normativa que se discute nel congresu apunta a garantiza-yos la impunidá, la so incorporación a la sociedá ensin investigación nin castigu polos delitos y crímenes escontra la humanidá que cometieren, calteniendo les sos estructures económiques y polítiques, ñegándose con esto’l drechu de les víctimes a los drechos de xusticia, verdá ya compensación dafechu.

El gobiernu tien que responder pola espardedura y afitamientu de los grupos paramilitares en tol territoriu nacional mientres s’aplicaba la so política de seguridá democrática y pola militarización de grandes rexones onde los paramilitares siguen actuando y penetrando n’alministraciones ya instituciones públiques, como se denuncia nel conceyu de Magangué-Bolívar y n’otres rexones, onde ye evidente la tolerancia y entendimientu ensin sanción alministrativa nin penal ente militares, autoridaes civiles y grupos paramilitares.

Pue observase qu’hai un proyeutu políticu de llargu plazu que va enanchando mediante la ocupación del territoriu pola fuercia pública y los paramilitares, usando métodos violatorios de los drechos humanos pa llograr gobernabilidá.

Hai series deficiencies nel sistema de "alertes tempranes" y na proteición pa grupos desamparaos remanáu pol Ministeriu del Interior y quexes escontra los informes evaluativos del nivel de riesgu de persones que piden proteición, dalgunes de les cuales caen asesinaes o sufren graves atentaos dempués de ser valoráu’l so nivel de riesgu como baxu.

La xusticia ordinaria ta cediendo les sos competencies a la xusticia penal militar pa que xulgue delitos cometíos por militares, nun se los pudiendo clasificar como actos propios del serviciu.

Recomendamos al parllamentu asturianu, español y européu, asina como a los respeutivos gobiernos, nun collaborar col gobiernu colombianu en materia militar y en proyeutos de reinxertadura de paramilitares, hasta que se cumplan los 27 encamientos de la ONU en materia de drechos humanos y se garantice’l cumplimientu del drechu de les víctimes a la verdá, xusticia y compensación por crímenes cometíos por grupos paramilitares.

L’unviu de misiones de revisión y grupos d’acompañantes por parte de les organizaciones sociales a les rexones onde s’afincó’l paramilitarismu, haya combates o se tean violando masivamente los drechos humanos.

Sofitar dende la cooperación al desarrollu y con ayuda humanitaria a les organizaciones sociales que tienen los sos proyeutos de vida y xusticia social.

Asegurar la permanencia a partir del 2006 de la Oficina del Altu Comisionáu de la ONU pa los drechos humanos en Colombia, pol so importante trabayu d’asesoramientu y monitoréu en drechos humanos.

 6. ANEXOS

Aconceyamientu col dr. VOLMAR PÉREZ, defensor del pueblu.

Reconoz qu’hai una situación de persecución a los sindicalistes nes rexones del país onde’l conflictu ta mas encerrizáu ya informa que’l gobiernu carez de medios pa protexer la vida de los sindicalistes señalaos polos paramilitares como "aliaos de la guerrilla" darréu que les plataformes sindicales coinciden cola de les guerrilles, anque esi fechu nun xustifica les execuciones de sindicalistes.

Acepta qu’hai un altu nivel d’impunidá nos ataques a los drechos humanos de los sindicalistes porque hai temor nos testigos de les agresiones y nos familiares de les víctimes, xunto a fallos de la xusticia rellacionaos col fechu de que munches denuncies penales solo s’investiguen si tán xuníes a un xuiciu civil escontra l’Estáu, lo qu’esplicaría, ensin xustificar la impunidá, por qué cada vez son más importantes instancies como la Corte Interamericana de Drechos Humanos de la OEA.

Diz que la sociedá colombiana desconoz los conteníos y compromisos adquiríos pol gobiernu colos grupos paramilitares nos diálogos de Santa fe de Ralito y qu’entá nun se sabe si la desmovilización de los paramilitares inclúi la desmovilización de les sos estructures económiques y polítiques, tampoco ye seguro pa les víctimes el cumplimientu de los sos drechos a la compensación dafechu, la devolución a los campesinos y pueblos indíxenes de les tierras arrampuñaes con violencia polos paramilitares.

Señala que la Defensoría del Pueblu foi sacada del Comité d’Alertes Tempranes al entrega-y esta función a un comité controláu dende la vicepresidencia de la República y considera que ye necesario asegurar que’l comité tenga en cuenta los informes de riesgu necesarios p’activar los sistemes d’alerta y prevención.

Visita a la cárcel del Buen Pastor en Bogotá

Nesta cárcel tán privaes de la llibertá muyeres xulgaes por delitos comunes y por delitos políticos como rebelión y axuntanza pa cometer delitos.

LUZ PERLY CÓRDOBA, presidenta d’ACA y cargu en Fensuagro, llevaba 15 meses presa acusada de rebelión ensin que-y probaren los cargos. Señala que la situación carcelaria ye mala y refierse a:

La necesidá de qu’una comisión nacional ya internacional pida accesu y revise les condiciones de detención de les preses polítiques nes cárceles de Doña Juana en La Dorada, Caldas, y na cárcel d’alta seguridá de Valledupar. Esta cárcel, construyida copiando’l modelu carcelariu norteamericanu nun ye afayadiza pa muyeres, pero ellí tán varies muyeres preses polítiques treslladaes de la cárcel del Buen Pastor a un pabellón improvisáu, ensin agua, ensin poder trabayar pa remir años de prisión, nun tienen serviciu médicu. Los familiares de les preses foron obligaos a tener qu’andar llargues distancies per territoriu controláu por paramilitares en tol departamentu del Cesar; ellí nun tienen agua; en mesmu pabellón tán preses sindicalistes, campesines, defensores de los drechos humanos, guerrilleres, paramilitares. Pide que tranquen esti pabellón, como tamién pidiera’l representante de la ONU.

Na cárcel de Doña Juana en La Dorada, Caldas vívese una situación de apetiguñamientu y tensión pola presencia de paramilitares armaos dientro la cárcel xunto a presos por delitos políticos. Sindicaos y condergaos reciben malos tratos, hai persones deteníes preventivamente per más de dos años.

Fala de que nun grupu de 150 preses hai 100 que son muyeres cabezaleres sociales persiguíes por un sistema xudicial instrumentalizáu pa beneficiu d’un proyeutu políticu de la oligarquía, que necesita estrapallar les organizaciones sociales y la oposición política, y les muyeres a les que nun tuvieren otra que reconoce-yos la inocencia salen señalaes de la cárcel y peligrosamente persiguíes nes cais.

Indicó que’l presupuestu asignáu pol gobiernu pa toles cárceles del país ye de solo 20.000 euros, lo que da una idea del modelu carcelariu y de les condiciones de los deteníos.

Rosel y Brice

Nel Buen Pastor hai apetiguñamientu de les muyeres y enfermedaes ensin tratamientu, como casos de problemes pulmonares, l’alimentación ye mala pa les muyeres y pa los sos fíos menores, que comparten les condiciones de la cárcel. A dalgunes muyeres la guardia quitó-yos y separtóles pola fuercia de ñácaros d’añu y mediu.

Piden siguimientu internacional a la situación de los presos políticos y a los procesos que s’adelanten escontra líderes sociales deteníos.

Aconceyamientu col Sindicatu Nacional de Trabayadores del Institutu Colombianu de la Reforma Agraria, SINTRADIN, y col Coordinador Nacional Agrariu

Sintradin-CUT manifiesta:

"Al sindicatu cóbren-y el so compromisu cola llucha campesina pola reforma agraria. La guerra sucia, los amagüestos xudiciales y los despidos masivos de trabayadores cutieren la organización. Tenemos cuatro compañeros asesinaos nos últimos tres años y trés más presos; los asesinatos siguen impunes dafechu. Los presos siguen siéndolo ensin prueba de culpabilidá, pero ya tán marcaos y cuerren altu riesgu. Hai varios sindicalistes más amenazaos de muerte o persiguíos. Va pocos meses foron despidíos 1.351 trabayadores y quedamos solo 249. La llucha pola reforma agraria foi derrotada per vía violenta en varies rexones, a los campesinos que pidíen la conformación de zones de reserva campesina autorizaes por llei acusáronlos de guerrilleros y varios foron asesinaos, otros tán presos. Miles de campesinos que llucharen y llegalizaren les sos tierres col Estáu foren obligaos a vender o abandonar les sos caseríes y entaína una poética agraria anticampesina, controlando a la población del campu con métodos fascistes. Ye necesario que la llei de "xusticia y paz" ordene la devolución polos paramilitares de les tierres y demás bienes y tarecos de que desaposiaron a los campesinos pola fuercia. A la fecha nin l’Estáu nin les organizaciones sociales tienen les cifres sobre cuánta tierra pasó a manes de los paramilitares, pero son miles y taba bien que se fixere agora esa investigación. Les comunidaes negres que recibieren títulos coleutivos de propiedá tienen los sos territorios ocupaos por paramilitares qu’impunxeron qu’había que semar palma africano. Los campesinos en munches rexones tán acorripiaos, los paramilitares nun-yos dexen salir nin-yos permiten entrar alimentos y drogues; n’otres rexones sométenlos a bombardeos escontra la insurreición y a fumigaciones aérees escontra la coca, zurdiendo l’únicu productu rentable de los pequeños campesinos neses zones. La represión busca desiguar la organización campesina. Poro, amenazaren los paramilitares a cuatro integrantes de la direición de la Converxencia Campesina, Indíxena y Negra".

CNA

"Toi amenazáu, pero nun quixi la escolta oficial porque nun ameriten enfotu y nun pienso salir del país; pero nun soi l’únicu: tamién amenazaren de muerte a cuatro campesinos d’organizaciones de la Vía Campesina. Entrúgome si’l presidente d’España sr. Rodríguez Zapatero cree tamién qu’hai democracia en Colombia".

Aconceyamientu con representantes de les organizaciones CUT Valle, Sitra conceyu de Yumbo; Sintraime, Comité Permanente pola Defensa de los Drechos Humanos, ANDAS Valle, Sintraunicol; Sintraquim.

Hai coruxía debío a les represalies por denunciar la situación que se vive en Yumbo. Los sindicalistes informen de persecución y represión escontra los mayestros de Valle, la muerte de tres profesores en 1996, apresamientos illegales. Señalen que l’autoridá policial convive colos paramilitares en Yumbo; denuncien tener recibío amenaces de muerte de los paramilitares por oponese a les polítiques del gobiernu nacional y a la reeleición del presidente.

Un campesín esllarigáu afiliáu a Sintragritol denuncia l’asesinatu por paramilitares de dos fíos y dos sobrinos y l’esmaniase del restu de la so familia, fecho con impunidá. Denuncien que desapolinaren de casa con violencia policial na finca San Pablo a 52 agricultores y que-yos quemaren les cases y los tarecos; igual tratu recibieren los d’El Polo en Cali.

Un sindicalista de Sintraunicol denuncia la desapaición forciada de 9 persones, ente elles el presidente del sindicatu Gilberto Agudelo; les execuciones estraxudiciales de 64 persones ente profesores, estudiantes y trabayadores de les universidaes públiques de Colombia en quince años; l’apaición del grupu MASIN (Muerte a sindicalistes) nes sedes de la Universidá de Valle; y la marcha d’un plan conocíu como "Cuélebre", con participación de la intelixencia militar, empreses privaes y axentes de la policía p’asesinar directivos sindicales y parllamentarios de los grupos d’esquierda.

Aconceyamientu con campesinos de San Juan del Sumapaz, Andas, Fensuagro, CPDH.

L’Exércitu Nacional acosa a los campesinos del ermu de Sumapaz, parte rural de Bogotá, a los que considera auxiliares de la guerrilla. A diario preséntense detenciones arbitraries, actos d’espoliu del exércitu, robu de ganáu de los campesinos, actos deliberaos de los soldaos pa contaminar los acueductos de la collación, ocupación militar de finques familiares de campesinos convirtiéndoles, ensin consentimientu, en bases militares, onde acarcoven pa facer trincheres.

Denuncien l’espoxigue del paramilitarismu y amenaces del coronel del exércitu Juan Carlos Fuentes, de la XIII brigada, en 2002; y del comandante del batallón 39 Fusagasugá, escontra los cabezaleros sociales del Sumapaz, a los qu’aseguró "cárcel o cementeriu" nuna xunta. Dempués, y a lo llargo de los años 2002 y 2003, foron asesinaes varies persones del sindicatu.

El Sindicatu de Trabayadores Agrícoles del Sumapaz y l’Asociación de Xuntes denunciaren el 31 de marzu del 2005 allanamientos illegales, detenciones arbitraries y la desapaición y posterior execución estraxudicial pol exércitu de los campesinos militantes del partíu comunista en San Juan del Sumapaz, Javier Cubillos, Wilder Cubillos y Heriberto Delgado, que desapaecieron el vienres 18 de marzu cuando viaxaron a la vereda La Hoya del Nevado a ver ganáu de la familia. El día 27 de marzu los familiares de los desapaecíos atoparon los sos cadabres na morgue de Fusagasugá, au foren llevaos pol Exércitu Nacional col informe de que yeren "guerrilleros daos de baxa en combate", lo que ñeguen organizaciones sociales y familiares de les víctimes.

Aconceyamientu cola organización nacional d’esllarigaos campesinos ya indíxenes de Colombia, Andicol.

Denuncien graves persecuciones escontra los indíxenes de los conceyos de Coyaima, Natagaima, Ortega ya Icononzo, nel Tolima, onde en mediu añu foren asesinaes 126 persones, ente elles varios cabezaleros sociales y miembros de la organización política d’oposición Unión Patriótica, centenes d’indíxenes del sur del Tolima foren esllarigaos, ente ellos 537 neños, y varios de los que tornaren a les sos tierres foren asesinaos.

Denuncien que militares y paramilitares ocuparen el territoriu de los pueblos indíxenes y exercen un estrictu control sobre les comunidaes, onde apavorien. Denuncien aiciones conxuntes de militares y paramilitares en puestos, allistamientu forciáu de menores, apoyu de la fuercia aérea a los paramilitares.

Aconceyamientu coles organizaciones sociales d’Arauca en Saravena.

L’asociación campesina ACA, que tien midíes preventives de la OEA, denuncia señalamientos escontra los sos dirixentes y la masacre de cuatro campesinos, incluyida la menor indíxena Maria Tocaría Sarmiento, na vía Saravena-Tame, por un tanque del exércitu na zona onde trabaya la empresa Repsol.

Indiquen que los paramilitares ocuparen la ciudá de Tame cola permisividá de la policía y del exércitu y tomaren pola fuercia unos 800 mil díes de gües (100 mil hectárees) de tierra de los campesinos; estorsionen a los comerciantes y tresportistes y asesinen con impunidá.

Denuncien a la brixada móvil 5 del exércitu pola masacre de 14 campesinos el 20 de mayu del 2003 en Cravocharo, Floramarillo y Piñalito.

Denuncien allanamientos de cases y censos illegales pol exércitu, que fai semeyes y filma a persones, que dempués son asesinaes. El día 7 de marzu del 2005 per Botalón y El Mordisco vieren al exércitu y a un informante encapielláu caminar escontra’l monte llevando tres persones preses.

Denuncien graves estrozos ambientales ocasionaos poles petroleres Repsol y Occidental na llaguna de Lipa, que ye reserva natural.

Denuncien la ocupación militar de les escueles, delles convertíes en base militar, onde los soldaos acosen sexualmente a menores d’edá.

L’Asociación d’Educadores de Saravena, ASEDAR, denuncia persecuciones del exércitu y tresllaos de sitiu de trabayu, onde son asesinaos los educadores. Denuncien al coronel Medina, del Batallón Revéiz Pizarro del exércitu, por señalar como "peligrosos" a los sindicalistes de la CUT y d’ASEDAR, que dempués son amenazaos de muerte ensin que la procuraduría nin la fiscalía investiguen les denuncies presentaes. Denuncien tamién al gobernador d’Arauca por señalar como "terroristes" a les ONG europees de drechos humanos; temen que llegue la próxima campaña eleutoral, na que suelen incrementase les execuciones estraxudiciales y los encarcelamientos arbitrarios de los candidatos de la oposición política. Nel 2005 espolletaren les amenaces escontra los cabezaleros sociales d’Arauca y en Saravena; les organizaciones temen una futura arremetida escontra la población civil.

Aconceyamientu cola personera del conceyu de Saravena.

Indica qu’en Saravena quien ataca a los drechos humanos ye la guerrilla, que pon bombes escontra la fuercia pública y executa asesinatos selectivos. Reconoz qu’hai paramilitares na ciudá, pero precisa que nun hai denuncies sobre venceyos ente estos y la fuercia pública.

L’Asociación de Mocedá y d’Estudiantes Rexonal ASOJER y el Comité de Drechos Humanos Joel Sierra dicen que munchos xóvenes tienen asumíu’l riesgu de dirixir el movimientu social en reemplazu de los tres líderes asesinaos y d’otros que tán presos. Presentaren denuncies por masacres como la de La Cabuya y Santo Domingo. Espresen esmolición pol usu que pueda dar l’exércitu a la base de datos onde tien reseñaos a tolos cabezaleros de les organizaciones sociales, cíviques, sindicales, campesines, indíxenes y xuveniles.

Espresen rocea pol control que tien l’exércitu y la policía sobre la personera del conceyu, yá que la falta d’independencia d’esi organismu ye causa d’impunidá; como la inoperancia de la xusticia: 120 procesos penales foren zarraos por vencimientu de plazos ensin que s’investigare nin sancionare a los responsables, pero en dos aiciones la fuercia pública detuvo arbitrariamente a 78 dirixentes sociales; nel coliséu de Saravena foron trancaes 3 mil persones pol exércitu y marcaes con tinta indeleble, 43 foron procesaes con base en montaxes xudiciales.

Alonso, dirixente sindical, denuncia que tevo presu 18 meses, dende’l 12 de abril de 2002, por un montaxe de la brigada 18 del exércitu y la unidá d’apoyu de la fiscalía; durante’l procesu rescamplaron como falsos los testimonios escontra d’elli y recibió llibertá condicional, pero yá señaláu teme pola so vida y la de la so familia. Tevo cuatro meses ensin recibir atención médica pa una mancadura abierta, productu d’una ciruxía. Nel momentu de la captura los sos familiares foron amenazaos y sufrieren atropellos, posteriormente la televisión amosó a los sindicalistes como "máximos dirixentes del ELN". Tevo presu na cárcel d’alta seguridá de Valledupar, onde afirma que s’estricen tolos drechos humanos; tán revueltos los presos políticos y los paramilitares; a aquellos la guardia penitenciaria trancólos 75 días darréu en solombra, recibíen un llitru d’agua al día pa beber y bañase nun clima chornáu; rompíen-yos la ropa y estrozaben les melecines de los presos; fixeron una fuelga de fame pa buscar meyores condiciones p’atender la visita familiar mensual de diez minutos de duración, pero varios foron castigaos y encolingaos de les manes nes redes de la cárcel per 36 hores.

Aconceyamientu col Alcalde de Saravena.

Siendo candidatu a l’alcaldía del conceyu de Saravena foi deteníu y tevo presu mediu añu na cárcel La Picota de Bogotá. Afirma que les fuercies de seguridá del Estáu atacaren los drechos humanos y hai militares procesaos por conductes delictives que son fechos aisllaos, non polítiques d’Estáu. Indica que la población tien mieu de denunciar fechos como l’allistamientu y los forciamientos de neños y neñes por grupos al marxe de la llei. Señala que la ciudá ye güei más segura gracies a les aiciones conxuntes d’autoridaes civiles y militares, que busquen recuperar l’enfotu de la población. Los sindicalistes denuncien presencia paramilitar, pero nun presentaren nin una denuncia al respeutive. Hai munchu fallu d’escayimientu o suspensión de los xueces en procesos por agresiones a los drechos humanos porque nun hai cuerpu téunico d’investigación xudicial na rexón. La ciudadanía sabe quién ye guerrilleru o paramilitar pero nun denuncien por mieu a les represalies.

L’Asociación d’Usuarios Campesinos d’Arauca, ADUC, informa que varios de los sos cabezaleros foren asesinaos, l’últimu, Alirio Martínez, asesináu sangrinamente por tropes del batallón Revéiz Pizarro y presentáu, xunto a dos sindicalistes más, delantre los medios de comunicación como "guerrilleros daos de baxa en combate".

El Comité de Drechos Humanos "Joel Sierra" de Saravena (Arauca) denunció’l 11 de marzu del 2005 l’arrestu arbitrariu d’Eduardo Sogamoso, de venti años d’edá, presidente de l’ASOJER y dirixente del Comité de Drechos Humanos "Joel Sierra", por una patrulla motorizada del batallón Revéiz Pizarro del exércitu mientres organizaba un taller con neños víctimes de la violencia.

Aconceyamientu con CUT Bolívar y los sindicatos Sintraelecol, Uso, Sinpabol, Sincontaxcar, Sintraemdes, Sintraseguridadsocial y Sudeb en Cartagena de Indias.

Denuncien el poder de los paramilitares na gobernación de Bolívar y na alcaldía de conceyos como Magangue. Denuncien qu’hai un plan pa reprimir la protesta social y p’asesinar a los dirixentes sindicales, campesinos y cívicos sobrevivientes. Informen que la policía conoz la identidá de les persones y autoridaes qu’aguiyen a los paramilitares en Bolívar. Denuncien que los paramilitares apropiáronse de les tierres de los campesinos nel distritu de riegu de Marialabaja.

Los sindicalistes denuncien que la empresa Unión Fenosa ye responsable de cometer abusos en tarifes escontra los usuarios de los servicios d’enerxía eléctrica nes ciudaes de la costa Atlántica y de torgar el drechu d’asociación de los trabayadores, asina como de desconocer drechos económicos de les vilbes de los trabayadores. Nesta empresa vienen dándose despidos masivos, amenaces de muerte, asesinatos y atentaos escontra sindicalistes.

Denuncien que’l Departamentu Alministrativu de Seguridá, DAS, ta valorando con "riesgu baxu" a munches persones que tán siendo perseguíes, polo que nun reciben medios de proteición y queden en situación de desamparu.

La Unión Sindical Obrera, USO, denuncia l’asesinatu impune de los sos directivos, l’incrementu de les amenaces de muerte, l’atentáu escontra el sindicalista Rafael Cabarcas y la so escolta, les presiones escontra los trabayadores pa que se desafilien del sindicatu USO, les repetíes amenaces telefóniques durante marzu del 2005.

Sintraseguridadsocial denuncia l’asesinatu de cuatro sindicalistes en tol país, munchos más foren amenazaos, la represión oficial orixina la militarización de los hospitales y clíniques; denuncien el pieslle de la clínica Enrique de la Vega, au s’atiende a la población probe.

Sintracontaxcar denuncia l’asesinatu de 17 taxistes en Cartagena nel tiempu de 27 meses y les amenaces de muerte escontra los líderes del sindicatu, incluyíu Esteban Barboza, dirixente de los taxistes y de CUT Bolívar.

Sindicatu de Bienestar Familiar denuncia despidos masivos, disminución de los programes d’atención a la muyer y a la familia; denuncien la precariedá del trabayu de les madres comunitaries, que curien durante ocho hores a grupos de trelce neños y reciben una paga de mediu salariu mínimu mensual (menos de 60 €).

Simtraemdes denuncia la rellación del gobernador de Bolívar y del alcalde de Magangué colos paramilitares qu’a diario asesinen persones. Son 17 les persones d’esti sindicatu asesinaes.

Los campesinos del Sindicatu de Pequeños Agricultores de Bolívar, Sinpabol, denuncien l’asesinatu sistemáticu de los sos dirixentes, la ocupación violenta de tierres por paramilitares, les detenciones masives de campesinos basaes en falsos testimonios.

Aconceyamientu col gobernador encargáu de Bolívar y autoridaes militares y policiales, Cartagena.

Pa Idelfonso Valdiris, gobernador encargáu de Bolívar, la impunidá tien que ver cola dificultá p’alcontrar a los culpables de les muertes ocurríes, amás, por coruxía, nun hai testigos nin pruebes en munchos casos.

Un capitán de navíu de la Fuercia Naval del Atlánticu precisa que la situación de los drechos humanos ta meyorando y recuperaren la gobernabilidá, la paz y l’orde públicu, pero la ideoloxía marxista leninista contaminó y perxudicó a la democracia.

El defensor del pueblu de Bolívar indica que l’incrementu de la fuercia pública en Bolívar permitió baxar l’índiz de secuestros pero non el d’asesinatos selectivos y amenaces. Afirma que la policía conoció los nomes de les persones aportantes de los grupos paramilitares. Señala que los trabayadores sindicalistes en Bolívar enfrenten les amenaces y les comunidaes campesines restricciones al ingresu d’alimentos y fármacos a les sos collaciones. Denuncia que Cartagena vive una situación social grave, col 75% de la so población na probitú y el 45 % d’estos na miseria, agravada pol esllarigamientu campesín; y en condiciones asemeyaes tán otres ciudaes de Bolívar, onde s’amenorgó la inversión social. A finales d’abril va redactar un informe sobre les detenciones masives que llevaron a la cárcel en Bolívar a unes 700 persones, de les que’l 70% yá ta libre, darréu que se trataba de detenciones arbitraries por acusaciones d’informantes con poca o ninguna credibilidá. Ye preciso que la xusticia recupere la credibilidá y pa ello fai falta que se respete la inocencia antemanada y el procesu afayadizu.

El Departamentu de Drechos Humanos de la CUT nacional informa que la fiscalía recibió 1.210 espedientes por asesinatos de sindicalistes; d’esto nun hebo más que 16 xuicios y, a la fin, por toos esos muertos solo hai un militar condergáu. Denuncia que la fiscalía apurre a los paramilitares les declaraciones de testigos d’asesinatos en secretu de sumariu.

En 2004 la CUT sufrió l’asesinatu de 94 sindicalistes y 28 atentaos, pero nun hai siquieramente un presu por ello. De les 8.711 detenciones arbitraries cometíes durante’l gobiernu del presidente Uribe llorgraren recuperar la llibertá delles persones que tienen riesgu de ser asesinaes nes cais; denuncia qu’hai nueves modalidaes pa cometer asesinatos políticos y facelos pasar como fechos de la delincuencia común.

Visita a la comunidá urbana de La Candelaria en Cartagena: denuncien violaciones de tolos drechos sociales, económicos y culturales; son miles de families les que viven sobre los caños de agua negro de la ciudá, ensin atención de salú pública nin proteición pa los neños y los ancianos, nun siendo lo que la mesma comunidá tien entamao alredor d’un centru d’atención que nun tien recursos y que s’inunda parte del añu.

Aconceyamientu col coronel Medina, comandante del batallón Revéiz Pizarro de Saravena.

Diz que tien identificaos a los qu’actúen como grupu de trabayu políticu de la guerrilla n’organizaciones de fachada qu’hai que descastriar y onde’l cuentu de los drechos humanos ta parcializáu; afirma que les organizaciones criminales faen bones campañes n’Europa; reconoz que los grupos paramilitares son creación del exércitu, cuando un artículu de la constitución política lo permitía, al quedar ensin vixencia esa norma l’exércitu tevo qu’enfrentalos y nun hai paramilitares en Saravena.

Aconceyamientu con Amérigo Incalcaterra, direutor axuntu de la Oficina del Altu Comisionáu de la ONU pa los Drechos Humanos.

Esmolimientu pola crisis de los drechos humanos que queda conseñada nel informe del añu 2004. Colombia necesita ayuda de la comunidá internacional, pero esa ayuda tien que tener criterios, como’l mínimu respetu polos drechos humanos.

L’axenda d’actividaes incluyó:

- Aconceyamientu col embaxador español y conseyeros de cooperación y rellaciones.

- Aconceyamientu col defensor del pueblu, dr. Volmar Pérez.

- Visita a muyeres prisioneres polítiques na cárcel del Buen Pastor (Luz Perly, Brisedil, Rosel) .

- Alcuentru col Sindicatu de Trabayadores de la Reforma Agraria.

- Aconceyamientu con Francisco Valderrama, asesor del senador Jorge Robledo.

- Aconceyamientu con Diego Peña, asesor del senador y candidatu presidencial Carlos Gaviria.

- Aconceyamientu col alcalde mayor de Bogotá, Lucho Garzón.

- Aconceyamientu cola CUT de Valle.

- Aconceyamientu col gobernador de Valle (Cali), Angelino Garzón.

- Rafael Enciso Patiño, direutor de la revista Soluciones Agrarias.

- CPDH Valle.

- Monserrat Muñoz, primera dama. Cali.

- Direutiva y asamblea d’esllarigaos del Tolima en Bogotá.

- Conferencia na Universidá Autónoma, alcuentru col decanu de drechu y estudiantes.

- Visita al ermu de Sumapaz y aconceyamientu con autoridades llocales.

- Alcalde Mario Upegui.

- Visita a asentamientos d’indíxenes y esllarigaos pola guerra acompañaos por delegación de l’alcaldía presidida pol secretariu de salú Román Vega.

- Direutora del programa Bogotá ensin fame.

- Eduardo Carreño, Coleutivu d’Abogaos José Alvear Restrepo.

- Gloria Mansilla y Orlando Pérez, d’ANDAS.

- Flor Munera, de la fundación CSPP.

- Jairo Ramirez y Tamanai, del CPDDHH.

- Domingo Tovar, departamentu ddhh CUT.

- Eberto Díaz, presidente Fensuagro.

- Germán Bedoya, presidente CNA.

- Visita a comunidaes, autoridades polítiques y militares nel departamentu d’Arauca (alcalde, personera, coronel Medina, comandante del batallón 18)

- Aconceyamientos con ACA, ASOJER, "Joel Sierra", Sindicatu de Profesores y ADUC d’Arauca.

- Visita a dirixentes sindicales (Alonso y Diógenes) en detención domiciliaria en Saravena.

- Delegación alemana de la Rede d’Hermandá (20 integrantes).

- Actividá reivindicativa del día de la muyer trabayadora en Saravena.

- Proyeutu esperimental ganaderu ADUC Arauca.

- Fundación Intercultural y viveru, nel antiguu INCORA de Saravena.

- Pueblu embera katío del Sinú, en protesta na cai en Bogotá.

- Audiencia col gobernador y autoridaes militares de Bolivar (xefe del DASS, xefe de policía, xefe de la marina, defensor del pueblu, senadores, etc).

- Visita y aconceyamientu con esllarigaos y cabezaleros sociales en Cartagena.

- Visita a dirixente d’USO Rafael Cabarcas, alicando de reciente atentáu en Cartagena, asina como’l so escolta feríu.

- Visita a los hospitales de Sumapaz y Paraíso (Ciudad Bolivar).

- Aconceyamientu con Amerigo Incalcaterra, representante del Altu Comisionáu de Naciones Xuníes pa los DDHH.