Informe de la novena visita asturiana de verificación a los DDHH en Colombia

Se presenta el 12 de junio, en el Parlamento Asturiano en la mañana.
En la Procuradoria General a las 7 de la tarde.

Esta novena visita pa pescudar l’estáu de los drechos humanos en Colombia produzse nun momentu de relevancia hestórica especial pal puelu colombianu.

Los diálogos de L’Habana, entamaos ente’l gobiernu y les FARC, abren una ventana d’esperanza p’acabar dafechu col con-ictu colombianu. La delegación asturiana nun pue más que felicitase por esta esperanza de paz y comprometese a respaldar y acompañar al puelu colombianu, sobre manera’l residente nel país nuesu, na imprescindible implicación de tola ciudadanía nel procesu de paz.

Por desgracia, la realidá qu’alcontró la delegación asturiana ta tovía bien lloñe de considerase un escenariu de paz.

Anque se mantién l’actitú de collaboración del gobiernu colombianu coles xeres d’esta delegación, ta llonxanu de ser un gobiernu del que se pueda armar que respeta y fai respetar los drechos humanos. Más distante entá se ve la fin de la impunidá pa los criminales que vienen perpretando de manera sistemática’l xenocidiu de los defensores de drechos humanos en Colombia.

Por más que’l trabayu de marketing del gobiernu colombianu collechare’l frutu nuna Europa más interesada nel potencial de negociu de los trataos de llibre comerciu que na protección efectiva de la integridá física y moral de los seres humanos, la delegación asturiana nun pue dexar de denunciar que se mantién l’actividá de los paramilitares, y la persecución y amenaza de defensores de drechos humanos, mentanto’l gobiernu retira sistemes de seguridá imprescindibles pa salvar la vida de les persones amenazaes.

A la realidá de violencia alcontrada n’otres visites, hemos sumar una fonda esmolición pol aumentu del ataque masivu a los drechos humanos alredor de los grandes proyeutos minero-enerxéticos nes rexones visitaes, que se tán desarrollando a costa d’un impautu irreparable nel mediu ambiente y na población de les zones afectaes.

Nel informe que tienes ente les manes vas alcontrar el detalle d’estes denuncies: aumentu de les amenaces de muerte, de la desapaición forciada de persones, de la violencia sexual, de los homicidios de reclamantes de tierres y de la impunidá, pero sobre too, vas atopar el retratu d’un puelu cola voluntá ta pa siguir lluchando por una paz que se base na xusticia y nel drechu de la xente a garrar les riendes del futuru de la so tierra y les sos comunidaes.

Nestos tiempos de crisis europea, los que viaxemos a Colombia alcontremos asemeyos enforma ente la nuesa hestoria y el momentu colombianu actual; l’apuesta por un capitalismu xabaz, de desarrollu rápidu, ye garantía d’una sociedá desigual, con inxusticies sociales fondes, que solo conduz en Colombia -y n’España- al enriquecimientu d’una minoría a costa del emprobecimientu de la mayoría y a la criminalización de los movimientos d’oposición al modelu económicu.

Nun mundiu global, onde’l pensamientu únicu y el mieu son les bases imprescindibles pal caltenimientu d’un sistema de dominación y esplotación insoportable pa les mayoríes sociales, la llucha organizada polos drechos humanos, la resistencia, la desobediencia civil y la solidaridá son les armes de los débiles pa vencer al poder.

Esti informe ye una gota más del permanente llover de lluches pola dignidá humana que, más pronto que tarde, va faer océanu.

Colombia y el Examen Periódico Universal de los Derechos Humanos

En abril del presente año el gobierno de Colombia presentó su informe ante el Examen Periódico Universal en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Los países asistentes felicitaron el camino del diálogo entre el gobierno y las FARC como salida al conflicto armado.

Sin embargo la situación de los derechos humanos en Colombia, como hace cinco años durante la primera Evaluación, continúa siendo motivo de preocupación y por los mismos asuntos para las delegaciones de 75 países que se refirieron a temas como:

  • Impunidad: la inoperancia de la justicia colombiana (Francia, Hungria…), y el temor de que delitos graves, actos crueles, inhumanos o degradantes, cometidos por militares sean juzgados por tribunales militares (Portugal, Suecia, Australia…). Hay 694 procesos por ejecuciones extrajudiciales en manos de la Justicia Penal Militar, con más de 1.500 militares procesados y sólo 13 de ellos son oficiales con grado de coronel. No hay oficiales de rango superior llamados a juicio siendo parte de la cadena de mando.
  • Violencia sexual contra las mujeres: alarma por su incremento y por el sub registro de casos, así como por la impunidad (España, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá)
  • Muchos países expresaron su preocupación por los niveles de inequidad-desigualdad y pobreza de la población colombiana que es la segunda más pobre de América.
  • Tortura: sigue cometiéndose especialmente en los centros de reclusión por lo que varios países ratificaron la recomendación del EPU en el 2008 pidiendo del gobierno de Colombia la ratificación del Protocolo Facultativo de la Convención contra la tortura con mecanismo de supervisión de las cárceles (Perú, Costa Rica, Filipinas, Guatemala, México…)

Al final del EPU el gobierno de Colombia -aduciendo la existencia de normas suficientes constitucionales, legales, disposiciones administrativas y el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, se negó a:

Ratificar el Protocolo Facultativo de la Convención contra la tortura

Reconocer la competencia del Comité de la ONU contra la Desaparición Forzada de Personas

Eliminar la política de recompensas e incentivos a los militares que desbocaron en miles de ejecuciones extrajudiciales

Reconocer la objeción de conciencia al servicio militar .

20 sindicalistas asesinados 2012: