Informe Sexta Delegacion a Colombia

VI INFORME DE LA DELEGACIÓN ASTURIANA DE VERIFICACIÓN DE LA SITUACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS EN COLOMBIA 2010 (castellano)

https://issuu.com/soldepaz-pachakuti/docs/vi-informe-colombia-2010-castellano

1-. Presentación

“Los asturianos y asturianas serán la voz de los mudos pues aquí nunca nos dejan hablar y si lo hacemos nos
amenazan, o no nos oyen, ni nos creen”.

El conflicto político, social y armado que sufre Colombia desde hace décadas a causa de la desigualdad y la injusticia social, se agrava con una de las mayores crisis humanitarias conocidas en su historia. Esta crisis se expresa con una de las más altas tasas de desplazamiento interno del mundo, con ejecuciones extrajudiciales, torturas, detenciones masivas y arbitrarias, sembrado indiscriminado de minas antipersona, ametrallamientos y bombardeos sobre comunidades campesinas e indígenas, junto con múltiples violaciones de los Derechos Humanos y transgresiones al Derecho Internacional Humanitario.

Las violaciones de los Derechos Humanos y las transgresiones al Derecho Internacional Humanitario cometidas por todos los actores armados, junto con la inequitativa distribución de la riqueza, la discriminación y estigmatización de grupos vulnerables, la impunidad y las dificultades para el acceso a la justicia, siguen condicionando el goce integral de los Derechos Humanos.

La situación de los Derechos Humanos en Colombia está ausente en los grandes medios de comunicación, pero hace parte de la preocupación compartida por los sistemas de Derechos Humanos de la ONU y de la OEA, además de estar presente en la agenda de las principales organizaciones que los monitorean.

El Gobierno colombiano invierte cada año ingentes sumas de dinero en seguridad y defensa. Se ha priorizado el gasto militar sobre la inversión social y eso se refleja en la militarización de la sociedad y en el desamparo de millones de personas. Creció el conflicto social y no se acabó con el conflicto armado.

Durante el año 2009 aumentó el número de personas amenazadas de muerte, sobre todo de opositores sociales y políticos al Gobierno colombiano, y continuó la violencia contra los sectores más vulnerables y perseguidos: colectivos de mujeres y estudiantes, defensores y defensoras de los Derechos Humanos, sindicalistas, periodistas, comunidad GLTB, Pueblos Indígenas y comunidades afro colombianas. Un sector importante de las Instituciones Públicas del Estado colombiano que no han sido copadas por los agentes de los grupos narcoparamilitares, defiende su independencia del Gobierno.

La Corte Suprema de Justicia mantiene con grandes dificultades su lucha contra la impunidad y por preservar su independencia frente al poder ejecutivo. Pagando, incluso las familias de los Magistrados, un alto precio en amenazas, hostigamientos, señalamientos y seguimientos ilegales por parte del DAS, Policía secreta que depende directamente de la Presidencia del Gobierno colombiano.

Para Naciones Unidas sigue siendo prioritaria la atención a la situación de los Derechos Humanos en Colombia. Cinco relatores presentarán sus informes a lo largo del 2010, sobre cuestiones fundamentales: Defensores y Defensoras de Derechos Humanos, Pueblos Indígenas, Ejecuciones Extrajudiciales, Independencia Judicial y Minorías Étnicas.

La cooperación de determinados Estados de la Unión Europea, canalizada a través del Gobierno colombiano, ha sido denunciada por comunidades campesinas como dañina, convirtiéndose en “un apoyo exterior a la política de guerra del Gobierno, un instrumento para legitimar la presencia del Ejército y de la Policía en regiones donde han cometido actos atroces y a las que regresan para realizar obras civiles, brigadas de salud y actos de beneficencia que son competencia de autoridades civiles, sin que los militares hayan pagado por sus crímenes, ni pedido perdón, ni cambiado de conducta”.

La Embajada de España en Colombia considera prioritaria la cuestión de los Derechos Humanos: “Apoyamos el trabajo de la Comisión Nacional de Reparación y Conciliación y la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas (…) Hay presencia de grupos paramilitares, o como se llamen, en diversos sitios del territorio nacional (…) Los Derechos Humanos serán tema de trabajo en el diálogo UE/Colombia y uno de los compromisos de la AECID este año es la promoción de los Derechos Humanos (…) Queremos contar con la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo para trabajar este tema con la nueva Administración colombiana que salga elegida en mayo de 2010”

El Gobierno colombiano considera que son innegables los avances en materia de Derechos Humanos. En esa valoración coincide el Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación del Gobierno de España, Miguel Ángel Moratinos: “La situación de los Derechos Humanos en Colombia ha mejorado durante el mandato del actual presidente, Álvaro Uribe Vélez, aunque aún queda un largo camino por recorrer”.

La Misión de Parlamentarios y Parlamentarias del Estado español considera que “la población civil es la principal víctima del conflicto al ser involucrada de manera forzada y creciente por parte de las diferentes partes en conflicto. Este proceso genera profundo sufrimiento, impotencia en la población, falta de confianza en las instituciones y, especialmente, la percepción de impunidad respecto a la violación de los derechos humanos”

El Senador catalán, Joan Josep Nuet, considera que “la política de seguridad de Uribe parece más una política de violencia aparentemente democrática, con la aparición de grupos paramilitares muy relacionados con las instituciones”.

Colombia es un Estado prioritario para la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo del Gobierno del Principado de Asturias, en la puesta en marcha de proyectos de cooperación, solidaridad y defensa y promoción de los Derechos Humanos. De manera especial, por la crisis sostenida que afecta a los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y las graves consecuencias del conflicto militar sobre las organizaciones y personas defensoras de los Derechos Humanos.

Desde el año 2001, el Gobierno del Principado de Asturias auspicia el “Programa Asturiano de Atención a Víctimas de Violaciones de los Derechos Humanos en Colombia”, que permite dar acogida temporal a sindicalistas y a defensoras y defensores de los Derechos Humanos que tienen alto riesgo probado de perder la vida o su integridad física.

El Programa ha atendido a 64 personas hasta marzo de 2010, y serán 70 al finalizar el año. Desde el año 2005 y de forma anual, la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo del Gobierno del Principado de Asturias pone en marcha una delegación de verificación de la situación de los Derechos Humanos en Colombia con el objetivo de elaborar un Informe que es puesto a disposición de los Parlamentos asturiano, español y europeo, de los Gobiernos asturiano, español y colombiano, de ONU, OIT y OEA, y de colectivos, ONGD y movimientos sociales.

Dando continuidad a estas iniciativas, este año 2010, una Delegación Asturiana viajó a Colombia, del 29 de enero al 12 de febrero, con el objetivo fundamental de elaborar el VI Informe de Verificación de la Situación de los Derechos Humanos, como expresión del compromiso de la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo del Gobierno del Principado de Asturias con la preservación del derecho a la vida y el respeto a los Derechos Humanos, así como gesto de solidaridad con las miles de víctimas de la violencia en Colombia. Específicamente se planificó la visita a los Departamentos de Antioquia, Caquetá, Cauca, Cesar, Putumayo, Sur de Bolívar y Cundinamarca, además de la ciudad de Bogotá. De este viaje se informó, de manera oficial, al Gobierno de Colombia y a la Embajada de España en Bogotá.

La Delegación Asturiana agradece el esfuerzo de las organizaciones integrantes del Comité de Selección del Programa Asturiano de Atención a Víctimas de Violaciones de los Derechos Humanos en Colombia, encargadas de la elaboración del programa de la visita y su acompañamiento.

Su trabajo es vital para que en Colombia se camine hacia la paz con justicia social, por eso expresamos públicamente nuestro reconocimiento a: Departamento de Derechos Humanos de CUT Colombia, Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos CPDH, Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos FCSPP, Asociación Nacional de Ayuda Solidaria ANDAS, Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo.

La Delegación Asturiana de Verificación de la Situación de los Derechos Humanos en Colombia está profundamente conmovida e indignada ante la gravedad de las denuncias y testimonios recogidos y ante las violaciones de los Derechos Humanos y las transgresiones al Derecho Internacional Humanitario constatadas.

Resulta incuestionable que la situación de los Derechos Humanos en Colombia sigue siendo crítica, los niveles de impunidad altísimos, precario el acceso de la población a la justicia y poco efectivas las mediadas tomadas para proteger la vida de los sectores más vulnerables de la población.

La Delegación Asturiana denuncia la actitud intimidatoria, hostil y amenazante de las Fuerzas Armadas colombianas con esta misión internacional. El 2 de febrero en Piñuñanegro, Departamento de Putumayo, un helicóptero militar aterrizó junto a la escuela de la localidad. Los Generales Cabrera y Colón, al mando de varios oficiales y numerosa tropa que portaba armas de guerra, junto a civiles armados que los acompañaban y que fotografiaron a los miembros de la misión, interceptaron a la Delegación Asturiana con el objetivo evidente de amedrentarla e impedir que sobre el terreno constatara las violaciones y transgresiones del Derecho Internacional Humanitario por parte de la fuerza pública: barcos militares con armamento de guerra atracados dentro de la localidad, requisas y registros por parte de militares a población civil, soldados sin identificaciones ni uniformes reglamentarios, helicópteros militares aterrizando junto a la escuela, militares acampados dentro de las casas del pueblo, poniendo además en peligro la vida de la población civil en caso de combates.

La Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo del Gobierno del Principado de Asturias expresa su voluntad política y su compromiso permanente para apoyar todos los esfuerzos que se hagan para encontrar la paz con justicia social en Colombia y contribuirá a crear espacios de diálogo y debate para encontrar una salida negociada al largo conflicto político, económico, social y armado que vive el pueblo colombiano.

Rafael Palacios García
Director de la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo del Gobierno del Principado de Asturias


VI INFORME DE LA DELEGACIÓN ASTURIANA
PA PESCUDAR LA SITUACION DE LOS DRECHOS HUMANOS EN COLOMBIA 2010 (asturianu)

https://issuu.com/soldepaz-pachakuti/docs/vi-informe-delegacion-asturiana-col

1. Presentación

“Los asturianos y les asturianes van ser la voz de los mudos, porque equí nunca mos dexen falar, y si lo faemos amenácenmos, o nun mos oyen, nin mos creen”.

El conflictu políticu, social y armáu que sufre Colombia dende hai décades por causa de la desigualdá y la inxusticia social, agrávase con una de les mayores crisis humanitaries conocíes na so Hestoria. Esta crisis esprésase con una de les tases más altes d’esllarigamientu internu del mundiu, con execuciones estraxudiciales, tortures, detenciones masives y arbitraries, semáu indiscrimináu de mines antipersona, ametrallamientos y bombardeos sobre comunidaes llabradores ya indíxenes, xunto con bien d’atentaos a los drechos humanos y d’incumplimientos del drechu humanitariu internacional.

Los ataques a los drechos humanos y los incumplimientos del drechu humanitariu internacional cometíes por tolos actores armaos, xunto cola distribución inequitativa de la riqueza, la discriminación y estigmatización de grupos fráxiles, la impunidá y les dificultaes pal accesu a la xusticia siguen condicionando’l gociu integral de los drechos humanos.

La situación de los drechos humanos en Colombia ta ausente de los grandes medios de comunicación, pero ye parte de la esmolición compartida polos sistemes de drechos humanos de la ONX y de la OEA, amás de tar presente na axenda de les principales organizaciones que los revisen.

Les consecuencies que tien sobre los drechos humanos el conflictu armáu son dramátiques y anque coyunturalmente dellos indicadores baxen, como lo fixo la tasa d’homicidios hasta’l 2008, ye un fechu qu’en dalgunes ciudaes hai un aumentu de la violencia asociáu a la presencia d’estructures armaes illegales que’l gobiernu y l’Estáu colombianu se ñeguen a llamar “paramilitares” y que tienen vínculos con componentes de la fuercia pública.

El gobiernu colombianu invierte cada añu sumes enormes de dineru en seguridá y defensa. Diose prioridá al gastu militar sobre la inversión social y eso refléxase na militarización de la sociedá y nel desamparu de millones de persones. Creció’l conflictu social y nun s’acabó col conflictu armáu.

Nel 2009 hebo un crecimientu del númberu de persones amenazaes de muerte, sobre too d’opositores sociales y políticos al gobiernu colombianu, y siguió la violencia escontra los sectores más fráxiles y persiguíos: coleutivos de muyeres y estudiantes, defensores de los drechos humanos, sindicalistes y periodistes, comunidá de LGTB, puelos indíxenes y comunidaes afrocolombianes.

Un sector importante de les instituciones públiques del Estáu colombianu que nun ocuparon los axentes de los grupos paramilitares defende la so independencia del gobiernu.

La Corte Suprema de Xusticia mantién con munches dificultaes la llucha escontra la impunidá y por preservar la independencia frente al poder executivu. Paga un preciu altu, incluyíes les families de los maxistraos, n’amenaces, acosos, acusaciones y siguimientos illegales, por parte del DAS, policía secreta que depende direutamente de la presidencia del gobiernu colombianu.

Pa Naciones Xuníes sigue siendo prioritaria l’atención a la situación de los drechos humanos en Colombia. Cinco rellatores van presentar los informes a lo llargo del 2010 sobre cuestiones fundamentales: defensores de drechos humanos, puelos indíxenes, execuciones estraxudiciales, independencia xudicial y minoríes étniques.

La cooperación de determinaos Estaos de la Xunión Europea, canalizada a traviés del gobiernu colombianu, denunciáronla les comunidaes llabriegues como dañina, porque se convierte “nun apoyu esterior a la política de guerra del gobiernu, un preséu pa llexitimar la presencia del exércitu y de la policía en rexones onde cometieron actos terribles y a les que regresen pa realizar obres civiles, brigaes de salú y actos de beneficencia que son competencia d’autoridaes civiles, ensin que los militares pagaran polos crímenes, nin pidieren perdón, nin cambiaren de conducta”.

La embaxada d’España en Colombia considera prioritaria la cuestión de los drechos humanos: “Apoyamos el trabayu de la Comisión Nacional de Compensación y Conciliación y la Comisión Nacional de Busca de Persones Desapaecíes [...]. Hai presencia de grupos paramilitares, o como se llamen, en diversos sitios del territoriu nacional [...]. Los drechos humanos van ser tema de trabayu nel diálogu XE / Colombia y ún de los compromisos de la AECID esti añu ye la promoción de los drechos humanos [...]. Queremos cuntar cola Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu pa trabayar esi tema cola nueva alministración colombiana que salga elixida en mayu del 2010”.
El gobiernu colombianu considera que son innegables los avances en materia de drechos humanos. Nesa valoración coincide’l ministru d’Asuntos Esteriores y de Cooperación d’España, Miguel Ángel Moratinos: “La situación de los drechos humanos en Colombia ameyoró durante’l mandatu del presidente actual, Álvaro Uribe, anque entá queda un camín llargu por percorrer”.
La misión de parllamentarios y parllamentaries del Estáu español considera que “la población civil ye la víctima principal del conflictu al involucralo de manera forciada y creciente les diferentes partes en conflictu. Esti procesu xenera sufrimientu enforma, impotencia na población, falta d’enfotu nes instituciones y, sobre manera, la perceición d’impunidá respeuto al ataque a los drechos humanos.
El senador catalán Joan Josep Nuet considera que “la política de seguridá d’Uribe paez más una política de violencia aparentemente democrática, cola apaición de grupos paramilitares mui rellacionaos coles instituciones".6
Colombia ye un Estáu prioritariu pa l’Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu del gobiernu del Principáu d’Asturies, na puesta en marcha de proyeutos de cooperación, solidaridá y defensa y promoción de los drechos humanos. Sobre manera pola crisis sostenida qu’afeuta a los drechos económicos, sociales y culturales, y les graves consecuencies del conflictu militar sobre les organizaciones y persones defensores de los drechos humanos.

Dende l’añu 2001 el gobiernu del Principáu d’Asturies patrocina’l Programa Asturianu d’Atención a Víctimes d’Ataques a los Drechos Humanos en Colombia, que permite dar acoyida temporal a sindicalistes y defensores de los drechos humanos que tienen riesgu altu probáu de perder la vida o la integridá física.

El programa atendió a 64 persones hasta marzu del 2010, y van ser 70 persones al acabu d’esti añu.

Dende l’añu 2005 y de forma añal, l’Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu del gobiernu del Principáu d’Asturies pon en marcha una delegación pa pescudar la situación de los drechos humanos en Colombia col oxetivu d’ellaborar un informe que se pon a disposición de los parllamentos asturianu, español y européu, de los gobiernos asturianu, español y colombianu, de la ONX, OIT y OEA, y de coleutivos, ONGD y movimientos sociales.

Dando continuidá a estes iniciatives, esti añu 2010, una delegación asturiana viaxó a Colombia, del 29 de xineru al 12 de febreru, col oxetivu fundamental d’ellaborar el VI informe sobre la situación de los drechos humanos, como espresión del compromisu de l’Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu del gobiernu del Principáu d’Asturies cola preservación del drechu a la vida y el respetu polos drechos humanos, tamién como xestu de solidaridá coles miles de víctimes de la violencia en Colombia. Específicamente planificóse la visita a los departamentos d’Antioquia, Caquetá, Cauca, Cesar, Putumayo, Sur de Bolívar y Cundinamarca, amás de la ciudá de Bogotá. D’esti viaxe informóse, de manera oficial, al gobiernu de Colombia y a la embaxada d’España en Bogotá.

La Delegación Asturiana agradez l’esfuerciu de les organizaciones integrantes del Comité de Seleición del Programa Asturianu d’Atención a Víctimes d’Ataques a los Drechos Humanos en Colombia, encargaes d’ellaborar el programa de la visita y del acompañamientu.

El so trabayu ye vital pa qu’en Colombia se camine hacia la paz con xusticia social, poro, espresamos públicamente la nuesa reconocencia a: Departamentu de Drechos Humanos de CUT Colombia; Comité Permanente pola Defensa de los Drechos Humanos, CPDH; Fundación Comité de Solidaridá colos Presos Políticos, FCSPP; Asociación Nacional d’Ayuda Solidaria, ANDAS; Coleutivu d’Abogaos José Alvear Restrepo.

La Delegación Asturiana pa Pescudar la Situación de los Drechos Humanos en Colombia ta fondamente conmovida ya indignada énte la gravedá de les denuncies y testimonios recoyíos y énte los ataques a los drechos humanos y los incumplimientos del drechu humanitariu internacional constataos.

Resulta incuestionable que la situación de los drechos humanos en Colombia sigue siendo crítica, altísimos los niveles de impunidá, precariu l’accesu de la población a la xusticia y poco efeutives les midíes entamaes pa protexer la vida de los sectores más fráxiles de la población.

La Delegación Asturiana denuncia l’actitú intimidatoria, fosca y amenazante de les fuercies armaes colombianes con esta misión internacional. El 2 de febreru en Piñuñanegro, departamentu de Putumayo, un helicópteru militar aterrizó xunto a la escuela del llugar. Los xenerales Cabrera y Rafael Colón, al mandu de dellos oficiales y numberosa tropa que llevaba armes de guerra, xunto a civiles armaos que los acompañaben y que fotografiaron a los componentes de la misión, interceptaron a la Delegación Asturiana col oxetivu evidente d’amedranala y torga-y que constatara sobre’l terrenu los ataques y los incumplimientos del drechu humanitariu internacional por parte de la fuercia pública: barcos militares con armamentu de guerra atracaos dientro del llugar, requises y rexistros por parte de militares a población civil, soldaos ensin identificaciones nin uniformes reglamentarios, helicópteros militares aterrizando xunto a la escuela, militares acampaos dientro de les cases del puelu, poniendo amás en peligru la vida de la población civil en casu de combates.

L’Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu del gobiernu del Principáu d’Asturies espresa la so voluntá política y el so compromisu permanente p’apoyar tolos esfuercios que se faigan p’alcontrar la paz con xusticia social en Colombia y va contribuyir a crear espacios de diálogu y alcuerdu p’alcontrar una salida negociada al llargu conflictu políticu, económicu, social y armáu que vive’l puelu colombianu.

Rafael Palacios García
Direutor de l’Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu del gobiernu del Principáu d’Asturies