Neopaisanas en Siero

Neopaisanas.

7 muyeres. Construyendo Vida.

Se celebraba mesa-coloquio , neopaisanas y medio rural vivo, en el marco de la XIII semana de comercio justo que organiza el Consejo Local de Solidaridad, órgano de participación ciudadana adscrito al Ayto de Siero,

presentada y articulada por Irene García Roces, doctoranda en agroecología y feminismo, que realizó preguntas a otras 6 mujeres en base a sus experiencias como neocampesinas.

Lu de El Terruño , donde trabajan con semillas, Vero , de la cooperativa Kikiricoop , que hacen Asturcilla y comidas sanas, Sara, de Brin de Sante , que hacen productos de limpieza ecológicos, Aída que hace educación y formación en agroecoloxía, y Laude y Paula que han construido en fases distintas la granxa agroecolóxica el Noceu.

Y salieron propuestas, experiencias, expectativas, valores, inconvenientes y dificultades, que han sentido y sienten ellas, en el camino de fortalecer un mundo rural más Vivo:

- Que las abuelas y abuelos son los últimos indíxenas de estas tierras.

- que la burocracia administrativa, como escollo, está pensada en exclusiva para explotaciones empresariales, pero no para la economía social y solidaria.

- la importancia de los apoyos en el entorno de los proyectos.

- el financiamiento del colectivo cercano, en alguno de los proyectos en curso.

- la “autoexplotación” que muchas han sufrido para llevar a cabo la iniciativa rural.

- el esfuerzo para conseguir productos sanos y de calidad, que amerita mayores valoraciones de la colectividad.

- la satisfacción de recuperar tierras, que estaban en otro uso menos adecuado.

- la mucha relación con buenas voluntades de gentes de intenciones buenas.

- el intento de autoafirmación, para recuperarse del descrédito de la gente del campo, abandonados por el estado.

- la ventaja de vivir con otro reloj, con otro ritmo, marcado por la relación con la naturaleza.

- muchas mujeres jóvenes, en estas experiencias, criando, y haciéndolo compatible con su dedicación rural.

- que los beneficios no son sólo económicos.

- que hace falta también mucho más apoyo de la propia gente rural, para fortalecer ese mundo rural.

- las Escuelas, en zonas rurales, re-cuperadas con el aporte neopaisanas.

- el trabajo colectivo enriquece. Las redes sociales construidas animan.

- el significativo aporte del financiamiento Coop57.

- el orgullo, la valoración de los productos locales.

- saber que se hace algo que tiene mucho sentido.

- la desigualdad de género que es igual que en lo urbano pero que tal vez se manifiesta de manera más cruda. La ganadería intensiva que “obliga” más a las mujeres. Los cuidados, con muchas personas mayores en el campo.

- Maquinaria y herramientas que están diseñadas para varones.

- Kikiricoop que comparten cuidados de niñas-os, y lo valoran como un trabajo cooperativo más.

- el reto de superar la simplificación y caricaturización del mundo campesino. En vez de valorizar sus Culturas.

- el éxodo que debilita la resistencia rural.

- mujeres re-construyendo lo destrozado por hombres.

- recuperando, si es posible, las redes de confianza tradicionales, como un desafío de futuro, en un contexto en el que el capitalismo europeo ha destruido al campesinado.

- la aspiración a que sus hijas no se sientan obligadas de mayores a irse del pueblo. Que tengan opción a escoger quedarse, con sus propios proyectos de vida.

- no vivir del campo, sino con el campo: la calidad de vida, con menos dinero que en la ciudad, es mucho mayor.

- aumentar las redes de consumo. Responsable y coherente.

- la emoción de escuchar experiencias concretas en la comarca, frente al envenenamiento masivo que nos trasladan las transnacionales del acaparamiento de alimentos.

- el objetivo de conseguir kilómetro cero en los alimentos saludables..

- la asociación de productoras y consumidores en objetivo común de revitalizar el mundo rural y alimentación sana y rica.

- querer la tierra. Alianza con educadoras: para que nunca más se puedan inculcar valoraciones negativistas en las escuelas rurales.

Y en una mirada de lo local a lo global, recordando que la Vía Campesina coordina también mujeres organizadas en sindicatos, pero que tiene objetivos similares de defensa de la agricultura campesina (frente a la industrial), ha propuesto el concepto de soberanía alimentaria, y anima a las luchas campesinas..
que esa Vía Campesina Europea ya tuvo reunión en paralelo y refuerzo a una de las semanas de comercio justo en Siero hace unos años..

y que en las próximas semanas, en julio, la Vía Campesina Internacional, (que articula a varios cientos de millones de la campesinada mundial) va a tener encuentro, incluida una Asamblea de Mujeres, en Bilbao, y qué bueno sería que las 7 mujeres neopaisanas del coloquio de hoy pudieran llegar a compartir.. desde lo más cercano y local hasta las preocupaciones y aspiraciones globales de quienes alimentan al mundo.