La Verdad duele, sobre los derechos humanos violentados masivamente en Perú

La sede de Aprodeh luce en su fachada un hermoso mural de Victor Delfín, el prestigiado artista peruano que mediara con Guayasamín en un puente fronterizo para tratar de evitar la guerra entre Perú y Ecuador..

Ese mural ha sido por segunda vez destrozado, y es de suponer que no es ajeno a ello la campaña que la institución de ddhh apoya de extradición de Fujimori para que sea juzgado en Perú..

70.000 personas es la cifra que da la Comisión de la Verdad de muertos por la violencia de 20 años, de 1980 a 2000, con tres gobernantes implicados, Belaunde, Alan García, Fujimori..

El 75% de esas víctimas eran indígenas, y pobres, y la Comisión de la Verdad “recomienda” actuar contra la pobreza y la ausencia de estado en muchos lugares del Perú… pero las políticas neoliberales han acentuado la pobreza, y han ausentado al estado de más lugares todavía del país..

La Verdad que muestra la Comisión nombrada al caer el régimen corrupto de Fujimori es molesta para muchos sectores: una intensa campaña se desarrolla contra las ONG, tanto feministas, como ambientalistas, pero en especial las que se relacionan con los derechos humanos, que tuvieron protagonismo especial a la hora de aportar testimonios y documentación de la violencia..

Han aparecido ahora pintadas por edificios públicos de Lima: “Alan abogado de asesinos”. Y parecen tener relación con la directa intervención del presidente actual para eliminar las Recomendaciones de la Comisión de la Verdad: Para impedir que los militares sean juzgados, Alan ha declarado que el gobierno pondrá abogados a su servicio.

El presidente peruano trata con ello no sólo de protegerse a sí mismo, que tuvo un periodo de gobierno confuso en ese periodo negro, sino de tranquilizar a la derecha que le dio su apoyo electoral en la segunda vuelta, y del fujimorismo al que le otorgó parcelas importantes de poder.

Pero Alan García parece ir más allá, y al asumir al completo la agenda de la derecha en materia económica, al achicar aún más el presupuesto estatal, (al tiempo que exhibe un aparente diálogo en sectores en conflicto) pretende darle al APRA el protagonismo de un nuevo autoritarismo, útil también en unas relaciones exteriores marcadas por la afinidad pro-Estados Unidos.

Toledo prometió acatar y cumplir con el resultado de la Comisión de la Verdad, pero fue una farsa. El estado peruano es totalmente ineficaz para asumir responsabilidad en esta parte de la historia, y se aboca por tanto a un periodo “enfermizo”, al negarse a admitir los hechos cruentos en toda su dimensión.

Esa tenaz resistencia a la verdad, y el cultivo intencionado de la ignorancia y el olvido, cuenta con otra complicidad, que es la debilidad parlamentaria, la ausencia de oposición: tanto porque Humala tiene dudoso pasado como militar en ese periodo de violencia, como sobretodo por la disgregación y dispersión de sus congresistas: de 45 electos, permanecen en el PNP 22, y algunos de ellos de tan dudosa credibilidad como que estén propugnando la pena de muerte..

El amigo español del APRA.

El APRA en el gobierno pertenece a la internacional socialdemócrata igual que el PSOE español. Y ya ha llegado un par de veces Trinidad Jiménez , en camapña y después, a asegurar una relación, económica y política, con el liderazgo de derechas de Alan García, que al parecer se pretende trasladar al ámbito de la cooperación.

La cooperación de gobierno a gobierno, y la otra la realizada por las ONGs pretende seguir el modelo de Uribe en Colombia: controlarla para ponerla al servicio de las políticas de ambos gobiernos, y en ese camino van las efectistas campañas, mediáticas y semijurídicas, dirigidas contra las ONGs, quitándoles su independencia, y señalándolas como colaboradoras de terroristas..

Está claro el diseño para quebrar la lucha contra la Impunidad, para impedir la extradición de Fujimori, para que no haya reparación a las víctimas, a los presos inocentes, a las mujeres violadas por el ejército, para no permitir que la defensa de los derechos humanos tenga vigencia efectiva en Perú.

Diez años de dictadura, corrupción y violación de derechos humanos:

Firma por la extradición de Fujimori: www.aprodeh.org.pe