GRACIAS FIDEL

Emoción y mucho cariño se desprendía hoy de todas las intervenciones en el acto de despedida a Fidel en la Pza La Habana en Xíxón.

Compartimos el recuerdo con el Colectivo Luciano Romero en su intervención . El Coordinador del Programa Asturiano de Atención a Victimas de violación de los DDHH en Colombia dijo:

*Gracias Fidel *

Corría 1948 y un joven Fidel Castro junto a jóvenes de Colombia, Venezuela, Panamá, Costa Rica, México, Cuba y de la Argentina Peronista convocaban en Bogotá el Congreso Latinoamericano de Estudiantes como contra-cumbre de la IX Conferencia Panamericana que declaró al comunismo como una actividad ilegal y creó lo que más adelante se llamó la OEA.

Fidel se había reunido con el Jorge Eliécer Gaitán, el más importante dirigente de oposición al fascismo y al imperio en Colombia, para pedirle que asistiera a la marcha estudiantil hacia la Plaza de Bolívar, pero el líder colombiano fue asesinado pocas horas después en hechos en los que metió mano la CIA.

Ese magnicidio desató la actual guerra colombiana que hacia 1964 pasó de ser una confrontación entre militantes de los partidos tradicionales a una guerra de liberación nacional con las FARC, el ELN y el EPL al frente, conflicto que aún persiste.

El asesinato de Gaitán obligó a otro joven, un campesino de 18 años llamado PEDRO ANTONIO MARIN a meterse junto con su familia y un puñado de amigos al monte para defender la vida. Asumió el nombre de MANUEL MARULANDA VELEZ, y el mundo lo conoció como Tirofijo, comandante y fundador de las FARC.

Manuel y Fidel en adelante llevaron vidas paralelas. Ambos son héroes de la lucha contra el imperio, los dos abanderaron la lucha por la dignidad humana, por la justicia social, y contra ambos el imperio y sus lacayos tejieron centenares de atentados, tantos que la prensa los dio por muertos muchas veces, pero los dos murieron de causa natural y militarmente invictos.

Durante la guerrea colombiana que aun no acaba, Fidel y el pueblo de Cuba han acompañado las aspiraciones de cambio de nuestro país y cuando se hizo evidente que la única salida era la negociación política Fidel lo dijo sin ambages y se puso al frente de los equipos de mediadores, garantes y anfitriones para la solución definitiva y política de nuestro conflicto armado interno.

Fidel fue visionario al proponer al presidente Pastrana y a Marulanda hace 17 años y 60 mil muertos atrás un arreglo que llamo la solución *sui géneris *ante el empate militar negativo en Colombia y ante la compleja situación internacional. Dijo que una solución decorosa para las dos partes sería ganancia para todos y afirmó que incluso si la guerrilla colombiana triunfara sería una victoria muy difícil de sostener.

Calculó que era un error cargar en las selvas con el lastre de prisioneros de guerra por años, que no se debía retener civiles ajenos a la guerra y que una guerra tan extremadamente prolongada como la colombiana daba tiempo a la contra-revolución antes de la revolución, a todo tipo de desgastes y al escenario de tener triunfos militares y derrotas políticas.

Sus opiniones sinceras han calado, como el estímulo al expresar en todas partes su más alta valoración por el pueblo de Colombia, por su heroica y prolongada lucha en solitario.

Fidel y su pueblo han estado a nuestro lado en la guerra y lo están en la paz, es decir en las duras perspectivas del fin del conflicto en Colombia, cuando también se negocie con el ELN y con el EPL en medio del plan de exterminio que por esos días sacude a nuestra patria y que oculta la prensa.

La experiencia y la claridad de pensamiento de Fidel nos valen para re-organizarnos, para luchar por una paz imperfecta antes que para persistir en una guerra interminable.

Gracias Fidel, amigo, por tu compromiso con Nuestra América y de manera especial con Colombia desde aquel el lejano abril de 1948.