Informe Colombia (castellano)

INFORME DE LA QUINTA VISITA ASTURIANA DE VERIFICACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS EN COLOMBIA, 2009

https://issuu.com/soldepaz-pachakuti/docs/v-informe-colombia-cast

1-. Presentación

“Las comunidades de paz del bajo Ariari y la guardia indígena del Cauca, han tomado los derechos humanos en sus propias manos a pesar de la represión. Son valiosas experiencias de resistencia pacífica a la violencia, para las que es muy importante la solidaridad del Principado de Asturias que recibe y protege a personas perseguidas que de otro modo tal vez no estarían contando su historia. El trabajo de la comisión asturiana ayuda a protegernos de la arbitrariedad del ejército y de los paramilitares que saben que no habrá silencio para sus crímenes”
S.J. Javier Giraldo. CINEP. La Macarena, 21 de abril/09

El gobierno de Colombia reconoce la persistencia de graves violaciones de los derechos humanos, proclama haber obtenido avances y se declara abierto al escrutinio internacional en esta materia, por lo que tomó la iniciativa de presentarse al Examen Periódico Universal de derechos humanos en diciembre de 2008.

Esta disponibilidad a hablar de los derechos humanos se comprobó en las entrevistas institucionales sostenidas por la comisión asturiana y en los reportes de la oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los derechos humanos, que estará en el país hasta el 30 de octubre de 2010.

El gobierno colombiano presenta las violaciones de los derechos humanos como series de cifras que suman hechos aislados, como si fuesen desgracias fortuitas que no están ligadas al conflicto social y militar, originado en desigualdades y desequilibrios estructurales históricos.

Así, mientras se niega la existencia del conflicto militar [1] -al que se destina gran parte de los recursos públicos- se descuidan las obligaciones sociales del estado y se atribuyen las ejecuciones extrajudiciales a conductas desviadas de individuos aislados dentro de la fuerza pública.

Se elude la responsabilidad política y se intenta limpiar la imagen de instituciones que como el ejército nacional, o el DAS, están inmersos en violaciones sistemáticas de los derechos humanos, como hemos podido constatar a lo largo de cinco visitas realizadas a Colombia y como lo han constatado la Corte y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Aunque en Colombia en las violaciones de derechos humanos tienen responsabilidad todos los actores armados, legales o no, es el gobierno quien tiene la responsabilidad constitucional de velar por el respeto del derecho a la vida, la integridad física y las libertades básicas de la población.

En el contexto de conflicto colombiano las cifras de violaciones de los derechos humanos siguen siendo muy elevadas, tanto como los índices de concentración de la renta, el ingreso, la riqueza y la propiedad de las tierras que llevan aparejados.

Continuaron los ataques contra los grupos especialmente vulnerables, como los sindicalistas, defensores de los derechos humanos y grupos étnicos, en muchos casos con responsabilidad de los empresarios y de fuerzas de seguridad del estado.

Especialmente grave es la constatación de que amplios sectores de los poderes públicos fueron copados por agentes de los grupos narcoparamilitares pertenecientes a sectores políticos afines al gobierno. Hay una cifra elevada de senadores y representantes a la Cámara presos y otro grupo importante llamado a juicio por lo que se llama “la parapolítica”.

La Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo atendiendo al deber ético y al llamado de las organizaciones colombianas que defienden los derechos humanos, decidió fortalecer en el 2009 Programa Asturiano de Derechos Humanos que acoge a sindicalistas y defensores cuya vida estás amenazada y realizar la V Visita de verificación de los derechos humanos en seis regiones del país, donde hay operaciones militares en curso y donde persisten las violaciones de los derechos humanos.

El presente es el quinto informe de una realidad que sigue preocupando al gobierno astu- riano. Lo presentamos como un aporte solidario contra la impunidad, con la admiración de la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo por el valor de las personas que se juegan la vida en Colombia por el respeto de los derechos humanos y por la paz con justicia social.

El V informe se entrega a la opinión pública, a los sistemas de derechos humanos de la ONU, OEA, Unión Europea, OIT, Parlamentos y gobiernos de Colombia, Europa, España, Asturias, organizaciones sociales y medios de comunicación.


[1"Las autoridades colombianas mantienen una postura de negación absoluta: incluso se niegan a reconocer que hay un conflicto armado en el país. Sin embargo, la gente nos cuenta una versión muy diferente… Es imposible resolver un problema sin admitir que existe. Negando la situación sólo se consigue condenar a más personas a sufrir abusos o a morir." Marcelo Pollack, investigador sobre Colombia de Amnistía Internacional. Madrid, 28 Oct/08.1