actividad cultural al cierre de paz y ddhh-diez años

El local Cambalache
fue el sitio del acto cultural del X Aniversario del Programa Asturiano de Atención a Víctimas de la Violencia en Colombia.

En la apertrua del evento se hizo presente el abogado Enrique de Santiago Romero,
a quien un integrante del colectivo de colombianos refugiados en Asturias dirigió estas palabras:

"Estimado Enrique, sabíamos que vendrías al acto de aniversario del Programa de acogida,
del mismo modo que sabemos que contamos contigo en la defensa de los derechos de los perseguidos por defender los derechos humanos.
Recodamos que en el verano de hace diez años en Madrid, en el marco de la fiesta del pecé concebiste la idea de utilizar herramientas legales para crear un programa que diera cobijo temporal a personas perseguidas en Colombia.
Tuviste la iniciativa de gestionar siendo Secretario General de CEAR una reunión con el Ministerio Español de Asuntos Exteriores para viabilizar la idea.
Con tu impulso y el que le dio posteriormente Soldepaz y Amnistía Internacional de Asturias
comenzó esta "aventura solidaria" que ya a acogido a setenta (70) personas entre sindicalistas y defensores de derechos humanos condenados a muerte en nuestro país.
Queríamos verte como ponente en las mesas del acto de aniversario, no fue posible.
Pero estás aquí con nosotros, y sabemos que estarás en las gestiones legales que llevarán a ALVARO URIBE VELEZ ante la Corte Penal Internacional,
del mismo modo que hiciste un trabajo encomiable para que compareciera ante la justicia el otro monstruo del sur, Augusto Pinochet.
Bienvenido Enrique, compañero defensor de los defensores".

El propio Enrique fue animado a saludar y contextualizar las actuaciones politicas y jurídicas que en el estado español se refieren a Colombia.

Después, las representaciones de "Barro Colorado" , diatriba en el patio ensangrentado, basado en un texto de José María Vargas Vila, a cargo de
Manuel Jaimes y Rafael,
y la de Cellero, personaje asturiano representado por Carlos Alba,
además de alguna poesía de Miguel Hernandez, dedicado al internacionalista cubano en la guerra civil española Pablo de la Torriente Brau,

pusieron broche y cierre de despedida
al encuentro de dos dias intensos en la capital asturiana para seguir abriendo vias a la Paz en Colombia y la defensa irrestricta de los derechos elementales.