el lunes 5 es el día mundial de la MUJER Indígena

Ni Patriarcado, Ni machismo, Ni Colonialismo, Ni Racismo, Ni Capitalismo…

el 9 de agosto era el dia internacional de los pueblos indígenas, una fecha signada por la ONU:

http://pachakuti.org/spip.php?article400

el 5 de septiembre es el día internacional de la mujer indígena,

una fecha determinada por organizaciones de mujeres indígenas,

que rememora a Bartolina Sisa, una de las guerreras aymaras que lideraron la rebelión contra la colonia española en el cerco a Chuquiago, actual La Paz-de Bolivia.

Además, del gran reconocimiento a Bartolina Sisa, este día es un homenaje a miles de mujeres que como ella murieron en su lucha contra la discriminación y los abusos cometidos a las mujeres indígenas a lo largo de la historia.

Un día para festejar las luchas, los logros, la identidad.

Las mujeres indígenas juegan un papel sustancial para lograr que sobreviva la cultura de los pueblos indígenas y gracias a ellas perduran las costumbres propias, la transmisión de los conocimientos a sus descendientes así como su lucha constante e insistente contra la exclusión étnico-cultural.

Este día sirve para visibilizar ante el mundo la situación de los pueblos y las mujeres indígenas y como reclamo para que los gobiernos tomen conciencia de sus obligaciones por hacer valer los DD HH y se acaben las exclusiones.

Distintas organizaciones luchan para que tengan los mismos derechos, oportunidades de vivir y desarrollarse como el resto de poblaciones. Los esfuerzos también van dirigidos hacia la mejora de vida de las mujeres indígenas para que puedan gozar de libertad y vivan en plenitud sus derechos, cultura y autonomía.

El 5 de septiembre, en memoria del cruel asesinato de Bartolina Sisa, comandanta y cabeza del mayor levantamiento aymara contra la corona española, se celebra el Día Internacional de la Mujer Indígena. A 234 años de su muerte, las originarias de Nuestra América siguen su ejemplo de lucha, tesón y rebeldía contra la opresión.

“Este un Día especial, no para alegrarnos por los sucesos del pasado, sino para conmemorar la Lucha de nuestras hermanas, Rememorar mujeres como Bartolina Sisa y recordar a las tantas Mujeres que han entregado la vida por la defensa de sus Pueblos Indígenas, y por la lucha diaria de las Mujeres por conservar nuestro legado milenario de guardianas de Vida.”

Cualquier proceso de descolonización debe entenderse como una disputa con las estructuras coloniales de poder y persigue una redistribución de ese poder en favor de quienes históricamente han sido sojuzgados: no puede haber descolonización sin proceso paralelo de despatriarcalización y su inversa, es decir, no puede darse un verdadero y real proceso de despatriarcalización si no se opera a la vez el necesario proceso de descolonización.

Este 5 de septiembre.. sucede pocas horas después de que se cumplan 6 meses del asesinato de Berta Cáceres: resistente al golpe de estado en Honduras, feminista, lideresa indígena del pueblo lenca, defensora de la vida, Berta encarna valores similares a los de Bartolina Sisa, en la rebelión contra las injusticias y en la defensa de la Mama Tierra .

¡¡Jallalla Bartolina Sisa!!

¡¡Jallalla Berta Cáceres¡¡

Un saludo a todas las hermanas… aymaras, lencas, quechuas, shuar, mapuche, mayas, likan-antay, rapa nui, kunas, guaraníes, mixtecas, tojolabales, mixes, nasa, embera, yanomami, nukak makú, awás, zenús, lakota, garífunas, miskitas, samis, kankana-ey ...

La sentencia:

“A Bartolina Sisa Mujer del Feroz Julián Apaza o Tupaj Catari, en pena ordinaria de Suplicio, que sea sacada del Cuartel a la Plaza mayor atada a la cola de un Caballo, con una soga al Cuello y plumas, un aspa afianzada sobre un bastón de palo en la mano y conducida por la voz del pregonero a la Horca hasta que muera, y después se clave su cabeza y manos en Picotas con el rótulo correspondiente, para el escarmiento público en los lugares de Cruzpata, Alto de San Pedro, y Pampajasi donde estaba acampada y presidía sus juntas sediciosas; y después de días se conduzca la cabeza a los pueblos de Ayo-ayo y Sapahagui en la Provincia de Sica-sica, con orden para que se quemen después de un tiempo y se arrojen las cenizas al aire, donde estime convenir”.