Bety Cariño

Derechos de los Pueblos Indígenas.
El crimen de Bety y la Impunidad en Oaxaca.
Bety Cariño presente, hoy y siempre.

Bety , de origen mixteco, era una excelente amiga, luchadora, madre y soñadora empedernida. Siempre preocupada por los derechos de los pueblos indígenas y la calidad de vida de las comunidades y en especial de las mujeres. Apostando por la comunicación popular y alternativa, por las construcciones desde abajo. Buscando nuevas formas de cambiar la realidad, desde la coherencia y el compromiso. Desde la ética y el ejemplo. Con alegría constante y humildad permanente.

Aquí no más vergüenza por la piel,
por la lengua, por el vestido, por la danza,
por el canto, por el tamaño, por la historia.
Aquí el orgullo de sernos
morenitas, chaparritas, llenitas,
ñuu savis bonitas,
ñuu savos valientes,
con la frente digna
aquí no el silencio
aquí el grito
aquí la digna rabia
Bety Cariño

Bety Cariño, acompañada de su esposo Omar Esparza, fundó el Centro de Apoyo Comunitario Trabajando Unidos (Cactus), asociación civil dedicada a desarrollar proyectos de educación popular alternativos, derechos indígenas y derechos de la mujer y era integrante de la Red de Radios Indígenas Comunitarias del Sureste Mexicano.

Fue asesinada hace 6 años cuando los paramilitares emboscaron a una caravana humanitaria en su camino a la comunidad indígena de San Juan Copala. La caravana, incluidos los observadores de derechos humanos locales e internacionales, estuvo entregando alimentos a la comunidad que estaba bajo un bloqueo de los paramilitares aliados con el gobierno del estado . En el ataque murió también el finlandés Jyri Jaakkolay y más de diez personas resultaron heridas.

El dibujante asturiano Ruma Barbero está preparando un comic sobre Bety con Mugarik Gave, organización navarra con la que Bety y su gente mantuvieron fértil relación de colaboración.

Bety camina ya a la sombra de Coo-Dzahui, la serpiente emplumada, el Quetzalcoatl de los mixtecos.

Es viento que sopla en favor de los pobres. Es nube que dará lluvia para embarrar los pasos de sus verdugos.

Es luz y agua para el maíz que alimenta a sus hijos. Y es huracán para sus amigos y para todas las solidarias del mundo que reclaman Justicia.

Dejó dicho:

“Creo que nuestros retos es solo uno: construir un mundo en donde quepan muchos mundos y que tengan que ver con la igualdad, donde haya una vida digna, un vivir bien, justicia y dignidad. Eso implica mucho trabajo, mucho sueño. Implica una utopía que nos sirva para seguir caminado.

Tenemos mucha esperanza en lograrlo. De pronto, a veces llegan momentos difíciles en los que quisiera una mejor no continuar en la lucha pero viene un compañero o compañera y te da ánimos, te dice: levántate, no te preocupes, así es esto, ya pasará. De esta manera salimos del bache y seguimos caminado. El sueño es realmente grande, paso a paso se hará realidad”.