la Paz en camino, en Colombia

Hablemos de Paz, para inaugurar el espacio Kamxtaka en semana negra.

Con la visión de Jenifer Burbano Mora, a nombre de la organización campesina Fensuagro, que tiene el triste record de integrantes asesinados sobre la cifra de 1700, ligeramente por encima de los 1500 asesinados que tiene el MST de Brasil, de dimensiones superiores, y también una de las organizaciones que, siempre, desde que la hemos conocido y antes, ha estado hablando y aspirando a la paz, a construirla, a conseguirla y disfrutarla en los territorios..

Así que agradecemos a Jenifer su invitación a compartir en este espacio, para refrescar con rapidez alguito de memoria de diversas participaciones asturianas en los anhelos de Paz para Colombia.

Y podemos empezar recordando a Huber Ballesteros, que nos acompañó en Asturias, que fue invitado por el gobierno asturiano, por el ayto de Avilés, que participó en un encuentro estatal bolivariano en Xixón, y que va a cumplir 3 años preso. Un prisionero político detenido mientras era portavoz de la confluencia de organizaciones populares que protagonizaron el Paro Agrario, y desde entonces está preso, sin juicio. Como otro centenar de activistas de Fensuagro. Como miles de prisioneros/as políticos/as en las horripilantes cárceles colombianas que en algunas ocasiones nos han permitido visitar, y otras se nos ha impedido…Integrantes de la Vía Campesina Latinoamericana CLOC y VCI.

Porque Huber Ballesteros, vivo pero prisionero político , y Gerardo González, también varis veces presente en Asturias, fallecido hace poco tiempo de viejito, tuvieron mucho que ver con las enseñanzas, de los territorios , de las diversidades, de las luchas e resistencia popular en Colombia, para diversos colectivos asturianos.

Tuvimos el honor de realizar junto al joven campesino Jimmy Ortiz, que regresó en marzo del año anterior a su país, el último reportaje-entrevista a Gerardo Gonzalez en el marco del Congreso de Fensuagro hace un año..

y hay mucho pendiente de reflexionar en torno a figuras como él, fundador de Fensuagro, en la siembra de gerardo luchador por la reforma agraria, ocupante de tierras en la pelea contra el latifundio en la extensa Cundinamarca, afiliado de base en el páramo de Sumapaz en cuyas asambleas escuchamos su nombre al pasar lista.. y permanente defensor de la paz.. que tanto ha costado al campesinado colombiano, y que tantos intentos ha habido para tratar de conseguirla… siempre hasta ahora abortados por la increíble capacidad de avaricia de la oligarquía colombiana, que se ha beneficiado exhaustivamente de la guerra, robando tierras, expulsando campesinado, indígenas, negritudes de los territorios por métodos ultraviolentos.

En un intento anterior, de negociación entre el ELN y el gobierno de Uribe, se tuvo algún conocimiento escaso en Asturias, y algunos detalles se compartieron, las Casas de Paz, donde con apoyo del gobierno de México, llegó a estar el comandante Antoni García en conversaciones más o menos abiertas, y aquí en Asturias se conoció por ejemplo a través de las visitas del sindicalista Domingo Tovar. Eso no llegó a nada.

El anterior, más conocido, fue el proceso del Caguán, gobierno de Pastrana, y varios grupos de Asturias llegaron a curiosear, a observar qué estaba pasando entre 1998 y 2002. Más de una anécdota sabrosa se podría contar en otro momento. Gente asturiana que se entrevistaba con la máxima dirigencia insurgente, otra gente que lograba entrevistar en video a otro de los comandantes, Simón Trinidad, en aquellos momentos en conversaciones, que también fueron abortadas.

De las anteriores, las de los años 80 entre Farc y gobierno, que sí fraguaron en Acuerdos, llamados de la Uribe, (en esa zona de la Uribe, que logramos visitar después, estaba un cura de León, Ricardo Cantalapiedra, como el cantante, que atendía católicamente a la zona, y por lo tanto a los guerrilleros, era el que decía las misas, daba las hostias a los guerrilleros.. que después resultó preso, por denunciar ejecuciones extrajudiciales del gobierno), que dieron lugar a un movimiento político amplio, que participó en elecciones, que ganaron alcaldías, diputados, senadores… ya sabemos el resultado: genocidio político de la Unión Patriótica, tres candidatos presidenciales asesinados, y regreso de la guerrilla al monte para evitar su total exterminio: una traición en toda regla a lo que se había decidido en las conversaciones. Pero de ese periodo hubo menos participación asturiana, pues entonces la solidaridad de esta tierra estaba centrada en Nicaragua, El Salvador, Guatemala.

Desde siempre.. desde el inicio de las actuales guerrillas colombianas, FARC, ELN, EPL, de otras que sí llegaron a acuerdos definitivos y se desmovilizaron y fueron también casi exterminados sus integrantes, desde siempre la propuesta de paz, de negociación política, ha estado presente y siempre ha habido conversaciones incluso en los momentos más duros de la guerra.

Y también Asturias ha tenido alguna participación: en 2006 y en 2010, con el auspicio del gobierno asturiano se dieron dos encuentros importantes para la Paz en Colombia. De carácter estatal, de claro apoyo a la paz, con presencia de interlocutores relevantes. Con sendas “declaraciones de Oviedo”, y con coincidentes “atentados” esos días en Colombia, de dudoso carácter, pero como señales claras de respuesta militar.

Y el año pasado en octubre, el ayto de Oviedo organizaba otro encuentro más modesto. Y el 5 de setiembre hará lo propio el ayto de Xixón. Para acompañar la necesaria Paz para Colombia, que ha sido decidida como estratégica por todas las organizaciones colombianas, conociendo sus complejidades, sus dificultades, sus enemigos, que no están únicamente representados por el sector de Uribe, el asesino de masas que recaba Firmas contra la Paz, y que la universidad Menéndez Pelayo le había concedido una medalla que por fortuna se ha revertido este mes .. sino que hay otros enemigos muy poderosos, militaristas, latifundistas, encanallados en la guerra más sucia jamás conocida, descuartizadores de cuerpos, paramilitares ligados siempre a las estructuras estatales, que han tenido el éxito de conseguir los mayores crímenes de estado, en cantidades demenciales , y que se han mostrado también este 20 de junio día mundial de las personas refugiadas con el Informe de la ONU: Colombia primer país del mundo en personas desplazadas, por encima de Siria..

De esa parte, de las violaciones a los ddhh, que se prevé van a aumentar en este periodo, remitimos a la presentación del Informe de la Delegación asturiana de este año, que será el último día de esta feria de semana negra, el domingo 17 a las 6 en la carpa de Encuentros..

Una visión de la Paz..desde el territorio campesino, víctima masiva de esa guerra, pero resistente permanente contra los abusos incalculables de sus hacedores, nos la ofreció Jenifer..


Llamamiento por la Paz

Revista Insurrección

El Ejército de Liberación Nacional, hace un llamamiento a todas y todos los colombianos amantes de la paz, a continuar con mucha decisión, a organizarse y movilizarse para participar de manera decidida en el proceso de paz y en la Mesa pública de diálogo, que a la fecha debería estar abierta, en Quito la capital de la hermana República de Ecuador.

Las organizaciones populares y sociales no deben esperar las formalidades que se establezcan entre las Partes, sino que desde ya deben unirse y organizarse en torno a los motivos y objetivos, que tienen para participar en el proceso de paz, para vincularse a la movilización ciudadana motivada por la esperanza de lograr una solución política del conflicto.

Los avances que ya existen deben seguirse desarrollando y fortaleciendo, convocando a nuevos sectores de colombianos, que aún no estén vinculados a los procesos de paz.

En este histórico momento, consideramos necesario expresar unas precisiones, sobre la paz justa y duradera, que queremos para Colombia:

No se trata solo de silenciar las armas de la insurgencia, tal como se lo ha propuesto el régimen dominante, a cambio de unas cuantas promesas, mientras reafirma el salvaje modelo capitalista neoliberal, cuando es precisamente este modelo económico social, el responsable de la tragedia que viven Colombia y los países donde lo aplican; porque es inhumano, excluyente, bárbaro y al servicio de una ínfima minoría de súper multimillonarios, que controlan y someten por la fuerza a las grandes mayorías.

Un modelo de paz que no afecte las estructuras económicas y política del régimen, es una mentira y no podemos disfrazarla. Por ello, el clamor que levantan las movilizaciones ciudadanas, de que “la paz son cambios”, es el principal objetivo de un proceso de paz para Colombia.

Cuando hacemos énfasis en que es indispensable que la sociedad, sobre todo la excluida del poder, participe en el proceso de paz, es porque los cambios se logran en un proceso de lucha por la paz, que debe comenzar desde ahora y no dejarla para un momento posterior, a los acuerdos entre el gobierno y la insurgencia.

El gobierno de Santos avanza en dirección contraria a la paz, porque al tiempo que negocia con la insurgencia, hace nuevas leyes para entregar las riquezas nacionales a la voracidad del capital foráneo; y penaliza el derecho a la protesta, cuando entrega facultades exageradas a la policía corrupta, para que de trato de guerra a las movilizaciones populares; al tiempo que sigue incumpliendo los compromisos que adquiere con el pueblo movilizado, con lo que da origen a nuevas movilizaciones y protestas; en un interminable circulo vicioso, que hunde la sociedad colombiana en el desespero y la polarización.

Buscamos aportar a lograr una paz justa y duradera, más allá de la que está ofreciendo una parte del régimen y que ni tan siquiera así le sirve, a la otra parte, la recalcitrante de la extrema derecha, que tan sólo persigue la paz de los sepulcros.

Nuestro compromiso por la paz y el diálogo es parte esencial de nuestro pensamiento y práctica política, porque estamos convencidos que es el mejor camino, para que las y los colombianos alcancemos una salida política al conflicto. Serán la vida y los hechos los que demostrarán quienes en Colombia, tienen una voluntad de paz por convicción y no, por conveniencias del momento.