Intervencion del gobierno asturiano

Palabras de la intervención del Director de Cooperación... en la jornada de Comunicación Alternativa, organizada por soldepaz.pachakuti

Bones tardes amigues y amigos:

Quiero en primer llugar, como Director de l´Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu, tresmitivos un candial saludu, fraternal y solidariu, del Gobiernu d´Asturies y el nuesu más sinceru agradecimientu por convidanos a participar nel entamu d´esti alcuentru internacional.

Vais permitime que faiga´l restu de la mio intervención en castellán, pa facilitar l´entendimientu de les mios pallabres poles persones que güei tan ente nosotros y nosotres, que vienen d´estremaes partes del mundiu y que nun son asturfalantes.

Buenas tardes, pues, amigas y amigos:

Quiero, como Director de la Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu, transmitiros un afectuoso saludo, fraternal y solidario, del Gobierno de Asturies y nuestro más sincero agradecimiento por invitarnos a participar en la apertura de este Encuentro Internacional.

Un encuentro, que es también un reencuentro entre personas, organizaciones y movimientos sociales, que desde diferentes posiciones y espacios, incluso desde las instituciones, cuestionamos radicalmente el sistema capitalista y queremos comenzar a dar pasos de coordinación y convergencia social y política.

Siendo este encuentro organizado por Soldepaz Pachakuti, quiero volver a condenar con toda contundencia la vulneración de derechos, integridad y dignidad que sufrieron Ana García y Clara Zamorano, dos mujeres asturianas que formaban parte de una Misión de Verificación de la Situación de los Derechos Humanos en Chile de Soldepaz Pachakuti, y que al visitar a presos y presas mapuches en el recinto peninteciario de Victoria, fueron obligadas a desnudarse y sufrieron tratos vejatorios. Además, por denuncias que hemos recibido, esa parece ser la forma habitual de actuar sobre todas las mujeres que van a visitar a presos y presas a ese centro penitenciario. Por todo ello, hemos hecho llegar desde el Gobierno de Asturies a la Presidenta de Chile, a varios Ministros y a las Comisiones de Derechos Humanos del Senado y de la Cámara de Diputados, una protesta formal y la exigencia que de forma inmediata se iniciara una investigación y se tomaran las medidas pertinentes sobre las personas responsables de hechos tan graves.

En los momentos en que vivimos el mensaje objetivo ya no vende. Las personas o movimientos sociales, que de una forma u otra, queremos cuestionar al sistema, no tenemos prácticamente cabida en los grandes medios de comunicación. Y cuando alguna vez la tenemos, las informaciones sufren tal manipulación que el mensaje resulta falseado, anulado o utilizado para atacarnos. Nadie duda de ese papel manipulador y desinformador de los medios masivos de comunicación, sin embargo, tampoco dudamos de la necesidad de responder de manera organizada, ante una situación de dispersión, de atomización, de desgaste en la lucha por dar a conocer la realidad que vivimos y, que pese a su crudeza, permanece oculta. Tal vez, el mayor logro virtual de la manipulación y la desinformación sea, precisamente, invisibilizar la realidad real hasta hacerla desaparecer.

Medios de comunicación que incomunican a la gente. Son como la inteligencia militar o la monarquía democrática, una contradicción en sí mismos. Son como una especie de comunicación incomunicante. Desaparecen la realidad real y convierten la realidad virtual, en la única realidad posible. Consiguen hacer realidad aquella frase tan reconocida de: “Nos mean y ellos dicen que está lloviendo”.

Dice Ramonet: “Insensiblemente, las leyes del espectáculo mandan sobre las exigencias y el rigor de la información. Los sucesos, deportes, anécdotas,…, son, a menudo, más importantes que los temas políticos, económicos o sociales. Y la fragmentación sutil de la actualidad en un mosaico de hechos separados de su contexto tiene como objetivo principal distraer. Divertir en función de lo accesorio. Y evitar que se reflexione sobre lo esencial a partir de la información”.

Desde que está considerada como una mercancía, la información ha dejado de estar sometida a la verificación, la autenticidad o el error. Ahora se rige por las leyes del mercado. Los medios de comunicación justifican la injusticia social, las desigualdades y refuerzan cada día, cada segundo, la idea de que todo se controla, todo se manipula y refuerzan cada día, cada segundo, el mecanismo de control, de presión y de represión más perfecto: el miedo, un miedo a todo, del cual se hacen portavoces indiscutibles e interesados.

Ante una globalización excluyente de los medios de comunicación, debemos desarrollar y fortalecer vías alternativas y protegerlas para que no las ocupe la ideología de la globalización insolidaria. El proyecto alternativo de comunicación es también un instrumento de lucha, no sólo para contar sino para producir hechos diferentes. Nuestro objetivo es reemplazar el espectáculo, la representación de los hechos por la palabra de los actores mismos de los hechos.

Que las personas y los movimientos podamos expresar nuestra opinión. Darle voz, a las que no tienen voz, a los que no tienen voz.

Pero también, tenemos que cuestionar, analizar y objetar el papel de los medios de comunicación dominantes e incidir en la agenda oficial que marcan los grandes medios y las grandes agencias de información. Tenemos que participar en los procesos sociales como sujetos de la acción social. Y lo debemos hacer porque es nuestro derecho, porque es un derecho humano universal.

Desde la izquierda, desde los movimientos sociales, desde los sindicatos de periodistas, debemos colocar entre nuestros objetivos fundamentales la democratización de la comunicación, el fortalecimiento de la comunicación como servicio público, entendido como público y no como gubernamental, un mayor y mejor control sobre los negocios de la información, apostar por la alfabetización en comunicación de los ciudadanos y ciudadanas, luchar por el derecho de acceso para las iniciativas sociales y la protección laboral y profesional de los y las periodistas.

Dice Eduardo Galeano: “El número de quienes tienen derecho a escuchar y ver no cesa de acrecentarse, en tanto se reduce vertiginosamente el número de quienes tienen el privilegio de informar, de expresarse, de crear. La dictadura de la palabra única y de la imagen única (…) impone en todas partes el mismo modo de vida, y otorga el título de ciudadano o ciudadana ejemplar a quien es consumidor dócil, espectador pasivo, fabricado en serie, a escala planetaria, conforme al modelo propuesto (…). En el mundo sin alma que los medios de comunicación nos presentan como el único mundo posible, los pueblos han sido reemplazados por los mercados; los ciudadanos y ciudadanas, por los consumidores; los pueblos y naciones, por las empresas; las ciudadaes, por las aglomeraciones.

Jamás la economía mundial, y diríamos que la comunicación, han sido menos democráticas, ni el mundo tan escandalosamente injusto”.

Desde la Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu del Gobierno de Asturies estamos convencidos y convencidas que este Encuentro, será un espacio de trabajo, reflexión, diálogo y propuesta en nuestro camino para elaborar un proyecto alternativo, para organizar la esperanza y para rescatar la utopía.

Salud y muchas gracias.