Cumpleaños 37 del MST

El MST cumple 37 años y muestra la fuerza de la agricultura familiar durante la pandemia.

Pese a los ataques del gobierno de Bolsonaro, el movimiento donó más de 3.000 toneladas de alimentos en 2020.

Mariana Castro
En Brasil de Fato

Entre el 20 y el 25 de enero de 1984 tuvo lugar en Cascavel (PR) un encuentro entre ocupantes ilegales afectados por represas, migrantes, aparceros y pequeños agricultores que perdieron su derecho a producir alimentos en Brasil.

En medio de la efervescencia de los levantamientos sindicales, la decadencia del régimen militar y la fundación del Partido de los Trabajadores (PT) y la Central Unica dos Trabalhadores (CUT), esta reunión dio lugar al Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra, el MST.

Allí, hombres y mujeres fundaron el movimiento campesino nacional con tres objetivos principales: luchar por la tierra, por la reforma agraria y por los cambios sociales en el país. Al año siguiente, en 1985, el primer Congreso del MST declaró: "Sin tierra no hay democracia".

A lo largo de los años, los objetivos se han ido ampliando según las necesidades de cada época y las condiciones de dignidad de los trabajadores en el campo y también en la ciudad, donde migran los expulsados de sus territorios.

En 2020, si por un lado el movimiento sufrió los ataques del gobierno de Bolsonaro, por otro lado mostró al mundo el poder de la agricultura familiar y su organización de base, que permitió donar más de 3.000 toneladas de alimentos durante los primeros meses de la nueva pandemia de coronavirus.

Sobre esto y las expectativas para el 2021, conversamos con María de Jesús Santos Gomes, de Ceará, figura histórica del movimiento que participó en la primera ocupación de tierras en su estado, en 1990.

En la primera ocupación de tierras en Ceará, María se encargó de movilizar y alimentar a las familias / MST

Nacida en Catolé do Rocha, María vive en el Asentamiento Bernardo Marin II, en el municipio de Russas (CE). Con 30 años de marcha y resistencia con el MST, ahora compone la dirección nacional y el sector educativo del movimiento.

En nombre de tantas Marías, a lo largo de la entrevista habla del desafío del protagonismo femenino en el movimiento y señala la agroecología como una salida a la crisis alimentaria del país.

“La opción por una producción saludable tiende a crecer en Brasil y la única clase que puede ofrecer alimentos saludables es la clase campesina. Somos nosotros, los agricultores de ese país ”, señala.

Respecto al desmantelamiento de las políticas públicas profundizado por el gobierno de Bolsonaro, además del apoyo irrestricto a los ruralistas (latifundistas) e incluso el estímulo a la violencia en el campo, María de Jesús explica las contradicciones predicadas por la agroindustria y refuerza que el movimiento se mantendrá firme en defensa de las banderas populares.

“Sabemos lo que queremos con el campo brasileño: queremos una reforma agraria popular. Y como este programa no se llevó a cabo, somos muy firmes en la defensa de este proyecto. La agroindustria no tiene capacidad para abastecer de alimentos a la población brasileña, porque ese no es el propósito ”

Brasil de Fato: Casi cuatro décadas después de su creación, el MST sigue siendo el movimiento de masas más grande del país, con participación fundamental en varias agendas: alimentación, educación, política e incluso salud. ¿Cuál es el motivo de este perfil integral del movimiento?{{}}

María de Jesús: El MST es fruto, diría heredero, de todas las luchas de resistencia popular y el derecho al acceso a la tierra en nuestro país.

Nuestro movimiento está formado por familias, no solo por hombres, solo por mujeres o niños. Involucra a toda la familia, por eso no luchamos solo por el acceso a la tierra. No solo tenemos reclamos económicos, tenemos reclamos sociales, económicos, culturales y políticos.

Nuestro movimiento tiene esta característica, es un movimiento que tiene carácter popular, sindical, de masas y político.

Defiende un proyecto político para el campo y para la sociedad brasileña. Entonces, construir una organización tan importante para los trabajadores es una gran esperanza para la gente, para los trabajadores, para los pobres.

La mayor política para combatir el hambre en Brasil es la reforma agraria y necesitamos fortalecer esta lucha.

Yo estoy en el movimiento desde hace 30 años y hay algo así que marca mucho, que son las ocupaciones de tierras.
Llegamos con esas familias, la mayoría se lleva solo una olla, una bolsa con ropa, una bolsa con alguna olla, pero vamos a ese asentamiento a los cinco años y ya vemos una gran diferencia en las familias, ya ven una mejora.

Yo diría que la mayor política para combatir el hambre en Brasil es la reforma agraria y necesitamos fortalecer esta lucha, especialmente en un momento como este que profundiza las desigualdades sociales en nuestra nación.

En 2020, hubo un hito para el movimiento, que fue el I Encuentro Nacional de Mujeres. ¿Es esto una consecuencia del fortalecimiento del protagonismo femenino y del sector de género del movimiento que se viene desarrollando?

Yo diría que para mí fue como revivir el recuerdo de la construcción de la participación de las mujeres, que sigue siendo un desafío para nosotras.

En esta pandemia, estamos haciendo campaña contra el virus, porque tenemos que ser conscientes de que no es solo el virus covid, sino principalmente este virus llamado Bolsonaro, que tenemos que enfrentarlo.

Sabemos que cuando la sociedad está en crisis, las mujeres y los niños son los más afectados y, con esta pandemia, con el aislamiento social, la violencia contra las mujeres, el feminicidio, se ha intensificado.

Por supuesto, eso en nuestros asentamientos no es una realidad y afortunadamente, pero sabemos del desafío que todavía tenemos de la violencia doméstica.

Las mujeres del MST hemos tenido varios logros. Me gustaría destacar algunos.
El de la participación igualitaria en las instancias de hombres y mujeres. En todos los casos, desde el núcleo base y en el campamento, desde el asentamiento, hasta la dirección nacional.
También me gustaría destacar la importancia de la educación infantil, la ciranda infantil, que fue un logro nuestro, de las mujeres.

La masificación del MST será la respuesta para este estado que cerró la puerta a la reforma agraria

Tenemos también el desafío de organizar diversos temas y debates en nuestra construcción política y, principalmente, el feminismo campesino y popular nos da mucha esperanza para la construcción de este proyecto histórico de la clase obrera, de participación de mujeres con conciencia, con la defensa del valor de con la construcción de nuevas relaciones sociales y de género.

Creo que esto es muy importante en la construcción del proyecto histórico de la clase trabajadora y en la construcción de la reforma agraria popular. Tanto mujeres, hombres como niños, tenemos que defender lo que hemos logrado.

El propio Fidel Castro tiene una frase que me gusta mucho: “Todo logro solo vale la pena si sabemos defenderlo”, por eso hay que defender la tierra y los derechos que hemos ganado como familia sin tierra.

No podemos rendirnos. La otra pregunta es que la masificación del MST será la respuesta para este estado que cerró la puerta a la reforma agraria. Necesitamos tener grandes luchas en este país y esa es mi gran esperanza con la pospandémica.

En medio de la pandemia, el MST jugó un papel clave con donaciones de toneladas de alimentos en todo el país. La comida es el resultado de la producción de los propios colonos. ¿Qué legado dejan las acciones para el país? ¿Qué tienen que enseñarnos?

Me gustaría destacar, por ejemplo, ¿qué estado donó más alimentos? Era el estado de Paraná.

En todo Brasil, logramos hacer este momento de donación de alimentos en los estados, pero la abundancia de alimentos que tenemos en los asentamientos de reforma agraria del MST en Paraná es el resultado de dos acciones muy importantes del movimiento.

Primero la acción del trabajo de las Jornadas de Agroecología. El estado de Paraná cuenta ya con más de 20 años de trabajo con la agroecología, un trabajo intensificado y generalizado.

La otra gran acción fue la formación de técnicos. Paraná contaba incluso con más de 20 clases de técnicos capacitados, hijos e hijas de los pobladores y pobladores de la reforma agraria.

Allí tenemos IALA [Instituto Latinoamericano de Agroecología].

Entonces esta formación agroecológica, de los campesinos y campesinos, permitió hoy la abundancia de producción de alimentos en nuestros territorios, en nuestros asentamientos y campamentos.

Entonces la agroecología, la agricultura basada en la agroecología, es muy importante para nosotros. En este sentido, no se trata simplemente de tener acceso a la tierra y producir sin pesticidas.

Estamos construyendo sistemas de producción agroecológicos, donde buscamos la autonomía campesina, la autonomía alimentaria y económica, la soberanía de nuestros forrajes, la alimentación de nuestros animales y el agua.

Para nosotros en el Noreste, esta es una soberanía fundamental, la soberanía del agua, que ahora bajo el gobierno de Bolsonaro se han cortado todas las políticas de apoyo al semiárido, pero nosotros, los pueblos del semiárido, seguimos reclamando estas políticas, y una de ellas es el agua.

La opción por una producción saludable tiende a crecer en Brasil y la única clase que puede ofrecer alimentos saludables es la clase campesina.

También consideramos muy importante la soberanía cultural. La defensa de nuestras formas de vida, de la forma en que hacemos nuestra comida, el tema del uso de nuestros alimentos locales.
Su importancia desde el punto de vista nutricional, pero también en la valorización de estos alimentos. Y esa es nuestra gran tarea.

Es producir alimentos saludables, tanto para el abastecimiento de nuestras familias, como para el abastecimiento de la sociedad brasileña.

La opción por una producción saludable tiende a crecer en Brasil y la única clase que puede ofrecer alimentos saludables es la clase campesina. Somos los agricultores de ese país.

El gobierno de Bolsonaro ha sido uno de los mayores desafíos que ha enfrentado el movimiento, con el desmantelamiento de programas y políticas públicas, además del apoyo irrestricto a los ruralistas y el fomento de la violencia en el campo, pero el 2021 parece llegar con nuevos aires, nos dice el propio Stedile.

¿Es la expectativa de un levantamiento de movilización masiva? ¿El MST se siente empoderado para este propósito?

El Movimiento de los Sin Tierra vive una ofensiva del Estado brasileño y de la capital en el campo para aplastar al MST, pero su ofensiva tiene contradicciones. La primera contradicción es que es imposible aplastar al MST por su forma de funcionamiento.

A lo largo de nuestra trayectoria, el MST se ha ido adaptando a cada momento de la lucha de clases y esto ha sido una gran sabiduría de todas las instancias colectivas del MST y da un salto de calidad.

Este salto de calidad está impulsado por algunos elementos. Primero sea un movimiento nacional. Esto nos da mucha fuerza en nuestra lucha. El segundo, tener un programa.

Sabemos lo que queremos con el campo brasileño: queremos una reforma agraria popular.

Como este programa no se llevó a cabo, somos muy firmes en la defensa de este proyecto. Y la agroindustria no es una propuesta que responda a las necesidades del pueblo brasileño.

La agroindustria no tiene la capacidad de abastecer de alimentos a la población brasileña, porque ese no es el propósito.
Y tenemos que avanzar en la sociedad, en la comprensión de este problema al que nos enfrentamos, incluida la inseguridad alimentaria.

Estoy muy indignada de saber que Brasil ... con tanta tierra fértil, ¿cómo es que Brasil está importando arroz? Eso es un absurdo. Nuestro país tiene la capacidad y autonomía para producir todos los alimentos que abastece a todas las familias de nuestro país.

El movimiento no será destruido, no será aplastado, no será aislado, no será cooptado

En este sentido, el movimiento también es una respuesta al hambre y la miseria de millones, especialmente los de las afueras de las ciudades. Tenemos que pensar en eso, en cómo vamos a incorporarnos a los parados.

Vivimos en un momento del capitalismo en el que el tema del empleo es estructural. Y la hegemonía del capital en esta coyuntura no es la hegemonía del trabajo, es la hegemonía financiera. Ahora agricultura, tenemos que entender esto, no tenemos desempleo en la agricultura.

Los que estamos en los asentamientos no nos damos cuenta de la cantidad de trabajo que tenemos que hacer. Así que quiero decir que veo que cuando surgió esta crisis de capital, también vi con suerte la salida de otros tipos de economías y otros tipos de formas de vida. Y la agricultura es una de las posibilidades. Agricultura agroecológica, agroforestal.

El movimiento es una gran esperanza. El movimiento no será destruido, no será aplastado, no será aislado, no será cooptado. El MST es la gran esperanza de los pobres, trabajadores y desempleados de Brasil.

Entonces no van a hacer grandes movilizaciones masivas. Tenemos que cuestionar la cuestión de la concentración de la propiedad privada en nuestro país.

Y tenemos que exigir en Brasil un estado que mire a la gente. Mira, todavía no tenemos la seguridad de la vacuna, cuando todo el mundo está siendo vacunado. Así que tenemos que afrontar todo esto que se soporta con muchas luchas, mucha esperanza y mucha fe en que venceremos.

Edición: Leandro Melito