PRESENTACIÓN

- ANA ANDRÉS - SOLDEPAZ PACHAKUTI

Buenas tardes, bienvenidos y bienvenidas a todos y a todas a este otro Encuentro de mujeres. Otro Encuentro más de Sensibilización de Soldepaz Pachakuti. Es el trece, por eso será especialmente bueno.

Es un Encuentro con mujeres pero que no está dirigido sólo a mujeres. Es un Encuentro dirigido a hombres y mujeres con la intención de mostrar, de mostrar con letras mayúsculas, de mostrar un poco más allá de la llamada perspectiva de género y para que eso no pueda sonar como muy esquemático o muy tecnicista.

Mostrar desde la experiencia de las mujeres organizadas, en este caso en América Latina. Ya que hay mucha gente que está en movimiento, que algo se mueve por allá y que además llena de esperanza a otras gentes de otras latitudes como la nuestra donde pareciera o parece que está todo está bien amarrado.

Lo que vamos a ver a lo largo estos dos días es la lucha de las mujeres. El ejemplo de mujeres y también en la defensa de la Madre Tierra. Para ello hemos contado con un buen número y un gran grupo de mujeres que tienen mucho que enseñarnos de sus luchas, porque las experiencias son grandes y porque las rebeldías y la de sus organizaciones vienen creciendo.

Un grupo de nuestra gente, de Soldepaz Pachakuti que andaba por México la semana pasada, nos decían recién llegados como hasta el gobierno mexicano de la derecha, el gobierno del PAN, habla de aplicación de la perspectiva de género en sus acciones de gobierno. Sin duda en este caso se trata de una apropiación del lenguaje por parte de instancias que nada tienen que ver con términos que se acerquen a la equidad.

La perspectiva de género del gobierno mexicano tiene que ver más seguramente con cómo están reprimiendo, encarcelando, violando a las mujeres en Atenco, en Oaxaca... o como siguen desapareciendo en Ciudad Juárez.

Por cierto, para contrarrestar mínimamente esa represión estamos muy contentos y contentas y nos congratulamos que el premio de Derechos Humanos que todos los años concede el Ayuntamiento de Siero, este año haya sido para el Frente de Pueblos de Defensa de la Tierra, de la gente egidataria que puebla Atenco.

Creemos en Pachakuti sin embargo, que el trabajo por la equidad de género, tiene más que ver con los resultados, el trabajo real y lo cotidiano. De gentes como el MST que ha logrado imprimir en la participación de las mujeres en su organización, o los grupos de gente colombiana con la que venimos trabajando desde hace muchos años. O la Asociación de Mujeres Rurales Indígenas de Chile, o con las mujeres de la Selva Amazónica boliviana del Beni, o con las nuevas leyes, es así, perspectiva de género con mayúscula que se han aprobando en Venezuela y que se aprobarán y se están aprobando en Bolivia. Sin embargo que todo esto los medios hablan muchísimo menos. Seguramente porque estos logros debieran de silenciarse, puede ser que por los subversivos que pueden resultar para algunos.

Contamos hoy con la presencia Jacinto Braña Santos, que es el nuevo director de la Agencia de Cooperación al Desarrollo del gobierno de Asturias y que ha sido delegado por la consejera María José Ramos para acompañarnos hoy en la inauguración, a quien desde ya, Jacinto, le damos las gracias y la bienvenida por estar aquí.

La modalidad del Encuentro para aquellos y aquellas que no lo conozcáis es la misma que todos los años. Para las que lo conocéis, porque veo caras que repiten, os decimos que repetimos porque funciona este Encuentro. Son cuatro mesas de debate buscando la máxima participación de todo el mundo. Con las intervenciones que queráis y desde luego desde la franqueza y desde la sinceridad.

Son gente que vienen desde muy lejos con muchas ganas de contar, de mostrar, enseñar... preguntar cualquier cosa que queráis.

Además presentaremos un documental que nos acaba de llegar desde Oaxaca, México que se llama La Rebelión de las Oaxaqueñas está realizado por Mal de Ojo Televisión.

- JACINTO BRAÑA SANTOS - AGENCIA DE COOPERACIÓN AL DESARROLLO

Muchas gracias Ana, y en primer lugar muy buenas tardes a todos y a todas. Voy a ser breve puesto que entiendo que todas las actividades tienen que recaer primero, en las que lo organizan y después por una simple norma de cortesía en quienes han hecho el esfuerzo de, por un lado, de cruzar el Océano Atlántico para venir a compartir con nosotros y nosotras su experiencia, su lucha...

Y con las personas que habéis decidido dedicar estas horas del viernes más propias al ocio y de mañana sábado a compartir las experiencias, y compartir las reflexiones en torno a lo que es la lucha de las mujeres en América Latina y cuales son sus propuestas. Cómo esa lucha además se concreta en logros y en objetivos cumplidos.

Por un lado excusar la presencia de María José Ramos y como muy bien decía Ana, el delegado, y nunca mejor dicho, porque la consejera María José Ramos, como muchos y muchas de vosotros sabréis la consejería que dirige, la Consejería de la Presidencia Justicia e Igualdad, es una persona que en su trayectoria política ha estado vinculada a todo lo que es la lucha por la igualdad de la mujer y en este caso ha delegado en mi, ya que su intención era estar presente en este acto compartiendo, por la doble vinculación que tiene con las mujeres y con la cooperación para desarrollo, que son dos áreas que en este momento están en su responsabilidad.

También excusar al Viceconsejero de Cooperación para el Desarrollo que en estos momentos está en otro acto de clausura en unas Jornadas en Oviedo y que también le hubiera gustado estar aquí con nosotros y con nosotras para daros la bienvenida.

Dar la bienvenida especialmente a Asturias a las compañeras de Brasil, Colombia, Bolivia, Chile y Venezuela. Y esperar que su participación en estas Jornadas sea fructífera y que también tengan la oportunidad de disfrutar del entorno y de la región en que muy gustosamente os acogemos en estos días.

El papel de la administración es acompañar, pero el protagonismo tiene que ser de las personas que tienen algo que aportar diferente a lo que por otra parte desde la administración muchas veces somos repetitivos.

La actividad que está clausurando el Viceconsejero hoy y que me tocó a mí el miércoles inaugurar era la “Identidad como factor de exclusión, el papel de la cooperación para el desarrollo”. Y si alguien sabe de exclusión es la mujer. Y en el entorno de América Latina es evidente que las mujeres han sido las paganas de un sistema que aún todavía pervive.

Como bien decía Ana, se están produciendo cambios, hay movimiento, hay en América Latina una pulsión en la sociedad, de distintos países, con distintos orígenes pero que todos ellos se apuntan a una cierta rebeldía contra un estatus que llevaba durante muchos años postergando a esta zona del continente; por no hablar de otras zonas del planeta a lo que parecía una resignación frente a la desigualdad, frente a las tremendas desigualdades que son el origen, la causa de la pobreza en el mundo. Y en este caso las mujeres, se dice y no en vano, que las mujeres son la cara de la pobreza y es el colectivo sobre el que la pobreza golpea con más fuerza y que aquellos efectos de la pobreza más perniciosos, como pueden ser la violencia, la exclusión... se arraiga de manera especial. No en vano la Declaración del Milenio de los ocho objetivos, más del 70% tienen como protagonista fundamental a la mujer. Contribuir a disminuir la situación de la mujer, bien sea de la igualdad, educación, salud materno infantil... es decir las mujeres son protagonistas pasivas con respecto a la declaración, pero tienen que ser necesariamente protagonistas activas porque si no de ninguna otra forma se podría avanzar en logros, en la consecución de las metas que se plasma en la Declaración de Objetivos del Milenio.

Como decía esta situación es por todos y por todas conocida, las condiciones en las que se encuentran las mujeres en el mundo y en América Latina en concreto. Pero lo interesante y lo que yo destacaría de estos Encuentros que se vienen celebrando, es que existen alternativas, que existen personas, que existen mujeres que están trabajando, que están luchando por demostrar a su entorno más cercano en primer lugar, y que en este sentido tenemos la oportunidad de compartir con ellas desde otros países en este caso desde España, desde Asturias, están demostrando que otro mundo es posible, que se puede vivir una realidad distinta.

Que el nacer mujer no es una condición sin-ecuanun, ni suficiente para resignarse a vivir eternamente en la desigualdad, vivir eternamente en la pobreza... y eso es lo interesante y es lo que debemos buscar. Buscar vías y encontrar aquellos espacios donde compartir las experiencias que son exitosas para no caer en el derrotismo que muchas veces puede invadir a las sociedades acomodadas. Porque a veces la situación parece irreversible y sin embargo existe algo intangible que hace que unas zonas del planeta vivan en un estado de bienestar, mejorable siempre y nunca comparable, y que en otros tienen por contra sufrir, vivir en la pobreza, en la falta de acceso a los servicios básicos, en la desigualdad…

Las mujeres son muchas y diversas y aquí vamos a tener una buena muestra de ello. Mujeres que vienen de comunidades indígenas, mujeres que trabajan en movimientos donde abogan por la propiedad de la tierra. La experiencia de estas mujeres nos demuestra como a través de su lucha transforman poco a poco, todavía queda muchísimo, pero están transformando, están dándole la vuelta a una situación en la que a priori podría parecer que deberían de resignarse.

Desearos que aprovechéis este Encuentro como Agencia de Cooperación al Desarrollo y además en el proceso en el que estamos actualmente de elaboración de lo que serán las nuevas estrategias del próximo Plan Anual 2008-2011 estaremos muy atentos a las conclusiones y reflexiones que aquí se produzcan, para incorporarlas a este Plan Anual como objetivo lógicamente que la igualdad entre hombre y mujer que es un factor transversal para la cooperación al desarrollo.

Y cómo llevar eso a la práctica lógicamente eso son las experiencias que vais a compartir durante estos dos días que nos indicará el camino a seguir.

Muchas gracias a Soldepaz por el trabajo que estáis desarrollando en estos años, muchas gracias a las compañeras que venís de Brasil, Colombia, Bolivia, Chile y Venezuela y muchas gracias al resto de personas que destináis parte de vuestro tiempo a compartir, a reflexionar sobre cómo podemos construir una sociedad más equitativa, una sociedad más igualitaria... Muchas gracias.