Días de la LUCHA Campesina.

ABRIL CAMPESÍN

Cada 17 d’abril campesinxs de tol mundu cellebren la llucha pola tierra, la defensa del territoriu y los derechos de les persones que trabayen produciendo alimentos en tol planeta. Y fácenlo n’alcordanza d’otru 17 d’abril, el de 1996. Aquel día policíes militares brasileños abrieron fueu contra una marcha del Movimientu de lxs Ensin Tierra de Brasil, en Eldorado dos Carajás, nel estáu de Pará. Diecinueve persones fueron asesinaes. El so crimen: lluchar pol derechu a la tierra.

Gracies a la presión y a la llucha de les comunidaes campesines de tol mundu, la ONU aprobó la declaración sobre los derechos del campesináu y d’otres persones que trabayen nes zones rurales. Ye una reconocencia histórica que, sicasí, nun igua tol dañu causáu a la población campesina, encargada de producir la mayor parte de los alimentos que caltienen la nuesa vida, anque ye esfamada, invisibilizada y primida. El campesináu ve cada vez más frayaos los sos derechos básicos. Esta situación de vulnerabilidá ta enforma rellacionada con constantes violaciones de los derechos humanos como son: espropiación de tierres, desagospios forzosos, discriminación y violencies machistes, dificultá d’accesu a la tierra, baxos ingresos y alloñamientu de los medios de producción, protección social insuficiente y criminalización de los movimientos que defienden los derechos de les persones que trabayen nes zones rurales en tol mundu.

Les empreses tresnacionales d’estracción de recursos naturales, producción agroindustrial intensiva, construcción de grandes infraestructures y otres actividaes destructives invaden los territorios y frayen el derechu a la vida de les comunidaes que viven de la tierra. Les grandes consecuencies de l’actividá desendolcada por estes empreses queden impunes. El pasáu 25 de xineru, la rotura d’una represa de la empresa Vale S.A. provocó’l vertíu de más de 14 millones de metros cúbicos de refugaya de mineral que s’espardió a lo llargo de la rexón de Brumadinho, en Brasil. Como consecuencia d’esti desastre, amás de la evacuación de 24 000 persones, caméntanse más de 300 desapaecíxs y 58 muertes.

Esta impunidá contrasta de forma asimétrica cola persecución exercida sobre les comunidaes que se rebelen contra estes inxusticies. Asina ye’l casu de Moira Millán, muyer de la comunidá mapuche, que foi xulgada’l pasáu 23 de febreru por sofitar como weichafe (guardiana de la vida) una acción de toma pacífica del xulgáu d’Esquel (Arxentina) pa visibilizar la represión y les tortures sufríes pola lof (organización social) mapuche “Vuelta del Río”. Cuando los pueblos s’organicen contra l’espoliu del territoriu y la invasión corporativa, les represalies inclúin respuestes tan escomanaes como amenaces violentes y asesinatos. Samir Flores, activista indíxena defensor del territoriu y opositor al gasoductu y la termollétrica en Morelos (México), foi asesináu a balazos el pasáu 20 de febreru.

Toes estes inxusticies afítense nun sistema que nagua por mercantilizalo too. Les simientes tán suxetes a lleis de propiedá intelectual, perdiéndose asina gran parte de la diversidá y bayura biolóxica que s’heredaba d’una xeneración a otra. Los alimentos ya inclusive l’agua conviértense n’activos financieros dispuestos a la especulación. La complicidá de los gobiernos cola mercantilización de la vida faise nidia cuando éstos se xunten pa negociar la firma de Trataos de Comerciu ya Inversión (TCI), dirixíos a afitar midíes que pretenden adautar los sistemes políticos, mercantiles y xudiciales de los estaos a los intereses de les empreses.

Les resistencies que combaten la mercantilización de los recursos herédanles les comunidaes qu’intenten caltener formes de vida lligaes a la protección del territoriu. Ye fundamental que tengamos bien presente que lo qu’estes lluches pretenden conservar son los recursos básicos pa sostener la vida, de los cualos respiramos, comemos y, a la fin, vivimos. La despoblación del mundu rural ye una realidá que pon en peligru la continuidá d’estes formes de vida y los vieyos saberes de los pueblos, hasta’l puntu de perder el propiu sentíu de comunidá. Les iniciatives de repoblación rural y práctiques que busquen una economía d’autosuficiencia nun interesen a les instituciones y son represaliaes, como pudimos conseñar en casos como’l de Fraguas (Guadalaxara), onde la sentencia pue condergar a seis de lxs sos repobladorxs a prisión.

Asturies ye un exemplu d’esti procesu de destrucción al que se ve sometíu’l nuesu campu, como consecuencia d’unes polítiques dictaes en despachos pesllaos de ciudaes axenes a la realidá de la producción agraria. Lxs campesinxs asturianxs desapaecen o sobreviven a base de grandes esfuercios. L’aire del centru de la rexón ye irrespirable, los pueblos desaníciense por abandonu, les quemes afaren el territoriu, esmantélense les comunicaciones y tresportes públicos que xunen les zones rurales, demientres que s’invierte n’autovíes y obres faraóniques qu’aisllen los pueblos. Cuanto más avacaos tean los territorios rurales y más segregada la so población, menos sedrá la resistencia y la oposición a megaproyectos de mines a cielu abiertu, gasoductos, térmiques, autopistes y trenes d’alta velocidá que tresformen violentamente l’entornu rural y campesín.

La respuesta de les organizaciones campesines de tol mundu xuníes na Vía Campesina ye la llucha pola soberanía alimentaria, ye dicir, pol derechu de los pueblos a decidir cómo producir y distribuyir los sos propios alimentos, garantizando l’alimentación sana y segura de toles persones. Esti derechu afítase nel trabayu de lxs campesinxs que caltienen la producción d’alimentos basándose nes conocencies tradicionales y na conservación de la biodiversidá.

Les muyeres son centrales nesta llucha y la soberanía alimentaria faila posible la resistencia cotidiana de muyeres que curien los nuesos cuerpos y los nuesos territorios. Pa tresformar el modelu económicu afogadizu que se sostién sobre’l llombu de muyeres invisibilizaes hai que poner los cuidaos nel centru, asumiendo toles persones la prioridá de los trabayos asociaos al caltenimientu de la vida. Devolver los cuidaos a la comunidá y resistir a la economía capitalista ye una revolución feminista.

Son munches les torgues a les que s’enfrenta’l campesináu: la precariedá de medios; los baxos precios de los productos agrícoles; la desvaloración ya invisibilización de la vida nel campu; la falta de polítiques y aguiyos que sofiten l’agricultura campesina, llocal y artesanal; la existencia de llexislaciones afeches a la gran producción… Poro, p’avanzar hacia la soberanía alimentaria faise fundamental l’apoyu decidíu a la producción agroecolóxica llocal. N’Asturies fai años que va afitándose una rede de pequeñxs productorxs que, magar les dificultaes crecientes, lluchen por caltener unes formes d’economía y de vida que-yos permitan siguir viviendo de cautivar y curiar el terruñu. Pela parte de lxs consumidorxs ye necesario tomar conciencia de lo que cuesta esti tipu de producción, y mercar productos y de temporada per venta directa, en mercaos llocales, organizándose en grupos de consumu. Productos derivaos del trabayu de campesinxs que caltienen el mundu rural vivu, cuidando del entornu y conservando les tradiciones culturales y los saberes populares. El consumu responsable ye una forma de sofitar les lluches campesines.

Dende la Campaña Asturiana pola Soberanía Alimentaria sumámonos un añu más al llamamientu mundial de la Vía Campesina pa conmemorar el Día Internacional de les Lluches Campesines, y siguir trabayado pa puxar pola soberanía alimentaria, la llucha contra’l cambiu climáticu y la conservación de la biodiversidá. Y facemos nuestres les sos reivindicaciones. ¡Alimentamos los nuesos puesblos y construyimos movimientu pa camudar el mundu! ¡Contra’l saquéu del capital y el imperiu! ¡Pola tierra y la soberanía de los nuesos pueblos!

17 d’abril, Día Internacional de les Lluches Campesines.

Campaña Asturiana pola Soberanía Alimentaria.

Programa. Días de LUCHAS Campesinas.

El 6 de Abril tendrá lugar Encuentro de grupos de consumo en Cambalache .
Invitados grupos: Ecocestu. Pola Lena. La Casa Azul. El Cabillón. Mieres. La Semiente. Otur. La Ponte. Cabranes. Avilés. Ramitas.

Jueves 18 de Abril Jornada en Pola L.lena. Charla y Talleres. A las 11 hrs. tema despoblamiento rural. Cita en estación tren Campomanes.

Refuerzo mercaos sociales de Cabranes 14-A, Nava-20-A, y Pola Lena 13-A.

Sábadu 13 o domingu 14 : documental "Tigernut. La patria de las mujeres íntegras". CSA L’Apiaderu.

13 de Abril : Sábado Verde en Libélula Huerta.

Martes 16 en el C.M.I. El Llano, 7,30 hrs: Toda esta sangre en el monte. Movimiento campesino de Santiago del Estero .

Miércoles 17 de abril: en el Caricós de Siero a las 8: Coloquio SOBERANÍAS, con proyección de corto de la Vía Campesina sobre cambio climático https://www.youtube.com/watch?v=5m1_WaYG6Ws y con Alberto Buznego, del Picu Rabicu, Alba Nogueiro de Pachakuti, y presentado por J Arjona coautor de Rebeldes Sin Tierra.

Sábadu 20, Mercáu de Nava, a les 18:30h proyección y coloquiu coles creadores de "La huerta de la esquina". CSA L’Apiaderu.

Martes 23 de Abril a las 19:30: Semillas 9.70. Colombia.