Emergencia Climática 15-M

Movilización mundial con protagonismo juvenil: en defensa del planeta A, porque no hay un B.

Correspondía acompañar y felicitar a la juventud que expresa su rebeldía de emergencia para detener el desastre climático producido por el capitalismo.

No hay planeta B y por lo mismo habría que apoyar las Alternativas que ofrecen los pueblos indígenas y la agricultura campesina que se confronta con el agronegocio, el acaparamiento de tierras, la deforestación y la gran minería e industria extractiva.

El clima y el negacionismo de proviene de la derecha y la derecha extrema, debieran tener fuente principal de atención en las próximas contiendas electorales.

Ayer en la asamblea de accionistas del BBVA se hacían llegar los datos y denuncias al banco sucio, uno de los mayores afectadores del clima con sus negocios de muerte.

También ayer se conocía el dato de los muchos millones de toneladas de plástico que produce la kaka-kola, que además roba acuíferos a las comunidades y destruye la soberanía de los pueblos.

Bolsonaro, Trump, Duterte, Guaidó, Duque, Macri.. lo que están haciendo es desconocer los derechos de los pueblos, favorecer su exterminio, destruir las selvas, y las respuestas a las ya anunciadas oleadas de migraciones climáticas, nos hacen escuchar demandas elementales, de rabiosa actualidad, como la que Berta Cáceres, asesinada hace tres años por defender los ríos, exponía al recibir el Goldman ambiental: la defensa de los bienes naturales. Ese es el programa que podríamos desarrollar.

“despertemos humanidad, ya no hay tiempo”

“En nuestras cosmovisiones somos seres surgidos de la tierra, el agua y el maíz. De los ríos somos custodios ancestrales, el pueblo Lenca, resguardados además por los espíritus de las niñas que nos enseñan que dar la vida de múltiples formas por la defensa de los ríos es dar la vida para el bien de la humanidad y de este planeta.

El COPINH, caminando con otros pueblos por su emancipación, ratifica el compromiso de seguir defendiendo el agua, los ríos y nuestros bienes comunes y de la naturaleza, así como nuestros derechos como pueblos.

¡Despertemos¡ ¡Despertemos Humanidad¡ Ya no hay tiempo.

Revertir la guerra que el capitalismo le ha declarado a la Vida.

Ni un grado más ni una especie menos.

Si el planeta fuera un banco ya lo habrían rescatado.

A Defender a nuestra madre primera, la Madre Tierra.