Crímenes ambientales y humanos en una empresa privatizada.

Luiz Alberto Gomez de Souza

Destrucción en Brumadinho

Estamos frente a la terrible y delictiva tragedia del 25 de enero, cuando se rompió la represa de los restos de Corriente Feijão, de Vale, en Brumadinho, en la región metropolitana de Belo Horizonte, con un río de barro cubriendo rápidamente un área administrativa de la Vale y, una comunidad cercana. Este lodo está contaminando el río Paraopeba, afluente de San Francisco, pudiendo llegar hasta este, con un resultado catastrófico.

Una represa es un depósito destinado a retener residuos resultantes del procesamiento de minerales. Estos residuos se almacenan en una especie de vertedero, para evitar que, sueltos, causen daños ambientales. Sin embargo, rompiendo la represa, la salida violenta del fango represado de los residuos produce daños aún mayores.

Este enorme accidente se da tres años después de la mayor catástrofe ambiental del país y una de las más grandes del mundo. En noviembre de 2015, se rompieron las represas de Santarém y del Fundão, en Mariana, destruyendo el distrito de Bento Rodrigues, contaminando el río Doce hasta su desembocadura y dejándolo prácticamente sin vida. Fueron daños ambientales incalculables en Minas Gerais, Espírito Santo y Bahía. Daños materiales y humanos enormes. Hasta hoy las poblaciones afectadas luchan por sus derechos. Responsable es la Samarco, vinculada a Vale.

El accidente actual es aún más grave desde el punto de vista humano. Hasta el momento son cientos de desaparecidos, lo que hizo al presidente de la Vale declarar: "Esta vez la tragedia es humana. ¿Cómo voy a decir que la gente aprendió (con Mariana) si acaba de ocurrir un accidente de esos? ".

El gran interrogante ahora es sobre los miles de represas repartidas por el país. ¿Cómo se ha hecho el monitoreo de esas represas? Un informe de noviembre, de la Agencia Nacional de las Aguas (AGA), afirmó que sólo el 3% de las 24.092 represas repartidas por el país fueron inspeccionadas.

La represa de Brumadinho estaba inactiva hace tres años, es decir, no recibía más desechos resultados de la minería. Se consideraba con un bajo riesgo de accidentes y no estaba incluida entre las 45 que tenían notificación de riesgo.

En esa misma área de Corriente Feijão hay otras cinco represas que también reciben desechos. Cinco están clasificadas de bajo riesgo y sólo una con medio potencial de daños. De las 45 con riesgo en el país, diez se quedan en Bahía y las otras esparcidas en otros estados. Si el accidente ocurrió con una represa pequeña, inactiva y de bajo riesgo, estamos ante posibles nuevos y terribles accidentes en cualquier momento. En el instante en que escribo, ya se indica que existe un riesgo inminente de rompimiento de otra represa en Brumadinho.

Un proyecto de ley, que partió de iniciativa popular con más de 50.000 firmas, endurecía las reglas para licencias para represas. Fue rechazado por la Asamblea Legislativa de Minas Gerais.

El diputado Thiago Costa, del MDB, afirmó que su aprobación haría inviable la minería en Minas Gerais. Pero el diputado estadual Rogério Corrêa del PT, ahora elegido diputado federal, denunció: "Existe ese tipo de pensamiento, que mucha fiscalización enturbia al empresario".

En la misma línea, en diciembre de 2018, el entonces candidato Jair Bolsonaro, en un discurso transmitido por internet, prometió que acabaría con el "capricho de los fiscales". Y declaró: "licencia ambiental obstaculiza obras". ¿Seguirá diciendo lo mismo, después de sobrevolar el lugar del actual accidente? Es increíble la ligereza e irresponsabilidad de este ciudadano que ahora se convirtió en presidente. Y de los diputados mineros que vetaron el proyecto de endurecimiento de las reglas de licenciamiento, por posible presión de empresarios.

Sabemos que el medio ambiente no es prioridad en el actual gobierno, centrado en la defensa del agronegocio a cualquier costo, como ha expresado la ministra de agricultura, Tereza Cristina, vinculada a la bancada ruralista.

Pero no queremos quedarnos en el análisis aislado de la tragedia, sino verla desde una perspectiva histórica más amplia. Para ello, debemos conocer la historia de la Vale, la responsable del desastre. Todo comenzó en 1911, con la creación, por el aventurero Percival Farquhar, de Itabira Iron Ore Company, con un proyecto ambicioso de extracción de hierro que acabó no dando los resultados esperados. En la ocasión, tuvo la oposición del gobernador de Minas Gerais, Artur Bernardes, más adelante presidente de la república, que se posicionó en la defensa de la soberanía nacional sobre las riquezas del subsuelo.

En el primero de junio de 1942, por el decreto-ley 4352, el presidente Getulio Vargas encapsuló las reservas de hierro de Farquhar, creando la empresa estatal Companhia do Vale do Rio Doce (CVRD), de economía mixta, pero con el control del gobierno.

Contó con el apoyo de los gobiernos de Estados Unidos e Inglaterra. Era el tiempo de la segunda guerra mundial y Brasil, por su posición estratégica en el Atlántico Sur era un aliado importante. Getúlio, con una visión nacionalista y habilidad política, supo aprovechar la situación internacional. Así, en la misma ocasión, también se creó la Compañía Siderúrgica Nacional, con donación norteamericana de su infraestructura, a cambio de la utilización de la base aérea de Natal, fundamental para un puente aéreo de los aviones entre Estados Unidos y el norte de la región, África. Se crearon otras empresas estatales, además de esas dos, como la Fábrica Nacional de los Motores y la Compañía Hidroeléctrica del Valle de San Francisco.

La CVRD comenzó con la explotación del mineral de hierro en Minas Gerais y extendió sus actividades a la Amazonia y al Pará, con la prospección, entre otras de oro, bauxita, titanio (éramos el mayor tenedor de las reservas de este último). Se creó una malla ferroviaria de unos 2.000 kilómetros para la salida de la producción.
La Vale do Rio Doce se ha convertido en una de las mayores empresas del país, con una amplia gama de explotaciones del subsuelo.

Luego se convirtió en objeto de apetito de grupos privados nacionales e internacionales.

Vino entonces el gobierno Fernando Henrique Cardoso, con su Programa Nacional de Desestización (PND). El 6 de mayo de 1997 la CVRD fue privatizada, siendo José Serra, en la ocasión, ministro de planificación, pasando a llamarse simplemente Vale S. A.

Se abrió una convocatoria para una subasta de venta, preparado por Merryl Lynch y Bradesco. Lo increíble es que este último, más adelante, sería uno de los controladores de la nueva Vale, lo que es totalmente ilegal, habiendo sido uno de los elaboradores del edicto.

Ganó el Consorcio Brasil, liderado por la Compañía Siderúrgica Nacional, aliada con otras empresas y fondos de pensiones, con financiamiento subsidiado del BNDES.

Así, un banco del estado adelantaba la cantidad de compra para grupos privados. El favorito parecía ser hasta entonces a Velacom, del grupo Votorantim, encabezado por Antônio Ermilio de Morais. Por una clara presión del gobierno, la mayoría de los fondos de pensiones entraron en el Consorcio Brasil, que venció la licitación.

La evaluación en 3,338 millones de dólares fue escandalosamente baja, hecha por el flujo de caja, no teniendo en cuenta el valor potencial de las reservas de mineral de hierro, manganeso bauxita, níquel, titanio entre otros, que elevar esa evaluación a un valor aproximado de 215 mil millones . Tampoco se incluyeron la malla ferroviaria y las terminales portuarias. Elio Gaspari apodó la operación: privataria. Joseph Stiglitz, premio Nobel y antiguo economista jefe del Banco Mundial, llamó a los procesos de privatizaciones por todo el mundo en aquel tiempo de briberization (propinización).

Hubo gran movilización en la sociedad contra esa privatización. En el día de la subasta, 600 policías se enfrentaron a unos cinco mil manifestantes en la plaza XV de Río, al lado de la entonces Bolsa de Valores, con 33 heridos. En 2007, se celebró un plebiscito popular con tres millones y 700 mil votos contrarios a la medida. Se presentaron más de cien acciones populares para anular la venta, por juristas como Fabio Konder Comparato y Dalmo Dallari; todavía hay acciones judiciales por aquello. Hay que decir que los gobiernos petistas no hicieron nada para cuestionar la privatización.

Una de las razones alegadas para la privatización fue permitir que se abatía la deuda externa e interna de la Unión. Esto no ocurrió. El dinero fue empleado en gastos corrientes y para atender demandas de parlamentarios.

Para tener una idea de la dimensión de la Vale, ella opera en 14 estados y en los cinco continentes. En 2008, su valor de mercado era evaluado en 196 mil millones de dólares, al frente de IBM, sólo debajo de Petrobrás (ésta con 287 mil millones). En el ranking mundial, ocupa el 559º lugar entre las 2000 gigantes. Su situación relativa ha decaído en los últimos años. En Brasil, bajó del tercero al quinto lugar entre las empresas; entre las mineras, cayó del 2 ° al 3er lugar. En el ranking mundial de las mineras bajó al 8 ° lugar.

Una comparación: las acciones de Petrobrás no privatizadas subieron el 1200% entre 1997 y 2007; ya en la Vale privatizada, crecieron un 50% menos. En esos 21 años de privatización, los accionistas recibieron la enorme cantidad de R $ 320 mil millones. Lo que podríamos llamar un "negocio de China" ...

En cambio, en 2012, Public Eye People’s declaró a Vale como la peor empresa del mundo en relación a los derechos humanos y al medio ambiente. Ella recibió el llamado Oscar de la Vergüenza (después de ella venía la empresa japonesa responsable del accidente en Fukushima). Esto puede explicar en parte el descuido y los accidentes que ocurrieron.

El ministro Paulo Guedes alega, como razón para una serie de privatizaciones previstas, lo mismo que hizo el gobierno FHC en el momento de la privatización de la Vale: pagar la deuda de Unión y generar caja. Probablemente nada sucederá con la deuda y las entradas serán pulverizadas en el presupuesto, para atender a una clientela voraz a cambio de su apoyo.

Estamos atentos al riesgo de nuevas tragedias anunciadas. Una ya fue indicada, como se mencionó anteriormente.

Y volvamos a una posición nacionalista, como en 2017 contra la privatización de la Vale y desde antes, durante todo el proceso de la creación de Petrobras ("el petróleo es nuestro").

Hay que denunciar la lista de privatizaciones que será anunciada, que atentará contra nuestra soberanía y debilitará aún más un estado combado por el desgobierno. La gestión Bolsonaro parece ir en el camino opuesto de lo que proponía como ética política en el período electoral.

Y el neoliberalismo de su ministro de la economía es francamente autodestructivo. Él encuentra resistencias, hasta en el área militar. El presidente oscila, como una marioneta perdida, entre varias tendencias. Con pocos días de gobierno, ya da señales precoces de caducidad.

https://www.prensaindigena.org/web/index.php?option=com_content&view=article&id=32084:brasil-rescates-mineros&catid=86&Itemid=820